Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier Semyr

Introducción

Amaia Arizaleta et Luis González Fernández

Résumés

Présentation du contenu des actes de la journée d’études du 9 décembre 2010, ainsi que des grandes lignes du projet « Livres hispaniques à Toulouse à la fin du xve siècle »

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Agradecemos a la Sociedad de estudios medievales y renacentistas (SEMYR) la oportunidad que se nos (...)
  • 2  El segundo encuentro del programa, en torno a la actividad de Juan Parix, tuvo lugar el 9 de dicie (...)
  • 3  Miguel Ángel Pallarés Jiménez, La imprenta de los incunables de Zaragoza y el comercio internacion (...)

1Salen a la luz las comunicaciones leídas el 10 de diciembre del 2010 en el marco de la primera jornada de estudios del proyecto de investigación « Livres hispaniques à Toulouse à la fin du xve siècle » (« Incunables hispánicos tolosanos a fines del siglo xv »), financiado por el Institut de Recherche Pluridisciplinaire en Arts, Lettres et Langues (IRPALL) de la Universidad de Toulouse, en colaboración con el laboratorio FRAMESPA, UMR 5136 del CNRS1. El Hôtel de Boisson-Cheverry, obra maestra de la arquitectura renacentista tolosana, acogió aquel día el trabajo de filólogos, historiadores, historiadores del arte y lingüistas que se reunieron para intentar plantear algunas preguntas sobre la producción incunable en lengua castellana facturada en Tolosa de Francia a fines del siglo xv. Se pretendió entonces ordenar una serie de hipótesis relativas al carácter de la aportación de la imprenta tolosana a la edición de libros ilustrados y a su evidente interconexión con las redes y centros de estampa libresca peninsulares especializados en estos productos2. Merecía la pena interesarse, a partir acaso de presupuestos nuevos, por los productos editoriales tolosanos, por su importancia en el milieu de la imprenta hispánica y, en definitiva, por la elección estratégica e intelectual de la lengua en que algunos de esos libros antiguos salieron de las prensas de la ciudad rosa, el español ; algunos investigadores siguen defendiendo la idea de que el mercado al que estos productos iban destinados había de ser forzosamente el de los reinos hispánicos, y en ningún caso el propio lectorado local tolosano, fuera este de origen peninsular o languedociano3. No cabe sin embargo soslayar la posibilidad de que la decisión conjunta, o progresiva, de los tres impresores de origen germánico (Parix, Mayer y Klébat) de sacar de sus prensas libros para un lectorado capaz de leer castellano se debiera a la presencia de una nutrida comunidad hispánica en la ciudad del Garona.

  • 4  Vid. Hilario Casado Alonso, El triunfo de Mercurio. La presencia castellana en Europa (siglos xv y (...)
  • 5  Se verán al respecto los trabajos de L. González Fernández, en vías de publicación.

2El proyecto cuyos primeros resultados se publican aquí conjuga historia editorial y literaria con historia local e internacional –pues se interesa por las rutas comerciales y personales que vincularon Toulouse con ciudades como Zaragoza y Burgos o Pamplona. El último cuarto del cuatrocientos vio cómo Toulouse destacaba en varias empresas de gran alcance : la ciudad se convirtió en el siglo xv y hasta más allá de mediados de siglo xvi en la capital de la exportación del pastel, tinte de gran valor para la industria lanera y textil de los países europeos atlánticos, Bretaña, Inglaterra, Norte de Francia, y Países Bajos4. Las relaciones comerciales dieron lugar al establecimiento de relaciones de naturaleza más personal, de modo que la urbe tolosana acogió en su seno a mercaderes castellanos que en algunos casos se implantaron en la ciudad para hacer no solo una brillante carrera mercantil sino para forjarse a sí mismos unos destinos políticos y sociales que nada tuvieron que envidiar a sus homólogos tolosanos de larga raigambre5.

  • 6  Vid. por ejemplo, S. Piron, « Les studia franciscains d’Aquitaine et de Languedoc (1275-1335) », i (...)
  • 7  Se verá en su día el trabajo de Fermín de los Reyes, en las actas del seminario « Jean Parix, un i (...)
  • 8  De obligada consulta es Sophie Cassagnes-Brouquet (éd.), Le livre dans la région toulousaine et ai (...)
  • 9  Ténganse en cuenta el estudio prosopográfico realizado por Esther Ruiz, Doctores et scholares : le (...)

3A este grupo de pobladores hispánicos, lato sensu, conocedores de preocupaciones venales se han de añadir otros, como el de los judíos castellano-aragoneses tras el edicto de 1492, sobre los cuales versa el artículo de María José Vega. Paralelamente, Toulouse, con sus diversas facultades, fue un destino ideal para los estudios universitarios : su facultad de derecho fue una de las más reputadas de Europa y atrajo a sus colegios estudiantes de Castilla y de los territorios de la Corona de Aragón. Queda constancia no solo del número importante de profesores peninsulares que impartían clase en las aulas tolosanas sino del de los estudiantes que afluían a las riberas del Garona6. Cabe recordar que la ciudad rosa fue una de las primeras en dotarse de imprenta en el reino de Francia, tras París y Lyon. Como queda señalado en la detallada contribución de Jean-François Courouau, la imprenta tolosana no nace de la expansión de las prensas parisinas y lionesas, sino que viene a Toulouse desde Castilla. No se han de obviar los vínculos existentes entre los pioneros de la imprenta tolosana y los talleres en tierras germanas, pues los grabados que ilustran muchos de los títulos que nos interesan dan fe de la estrecha relación entre ediciones alemanas y tolosanas, como ha demostrado Jean-Michel Mendiboure. Juan Parix, precursor de la imprenta castellana en Segovia7, abandonó la Meseta para instalarse en Toulouse. El porqué de su elección de producir libros en castellano (frente a una casi total ausencia de libros en francés o en la lengua local occitana) es una de las preguntas que se plantea este proyecto. Las cifras en torno a la impresión tolosana de incunables son de lo más elocuentes : del centenar largo de libros salidos de la estampa tolosana algo más de un 10 % está escrito en castellano. Dos obras son publicadas en catalán, y del amplio centenar de libros restantes publicados en latín una decena amplia de títulos recoge obras de autores hispánicos, de modo que numéricamente hablando la producción libresca estrechamente relacionada con autores peninsulares salida de las prensas tolosanas en la época de los incunables ronda un 20 % del volumen total de impresos, con una concentración de títulos en los años 1488-1490. Si nos ceñimos a algunos de los títulos publicados (La historia de la linda Melusina, El pelegrino de vida humana, estudiados por Laura Baquedano y Elise Arnaud, o El libro de las propiedades de las cosas), había en Toulouse personas capacitadas para la traducción al castellano de obras que ya habían probado sobradamente su grado de popularidad y que prometían cierto éxito comercial. Parte de la producción de los primeros impresores (casi todos alemanes como Parix, como demuestra Sophie Cassagnes-Brouquet)8, ha sido relacionada con prácticas lectivas judeoconversas : el caso más notable es el de la Visión deleytable del converso Alfonso de la Torre (libro publicado por Parix y Klebat en 1489 y luego por Mayer en 1494). Por fin, conviene señalar la coincidencia de nombres relacionados con el comercio castellano lanero y con la traducción de libros : un tal García de Mazuelo está mercando en Toulouse en los años en que el traductor Vicente de Mazuelo está empleado en la traducción de al menos dos libros impresos en la ciudad, El pelegrino de vida humana y el Libro de las propiedades de las cosas. En el estado actual de las investigaciones que se están llevando a cabo podemos constatar lo siguiente : a lo largo de casi dos siglos, desde 1470 hasta 1640, no deja de sorprender la continua y fecunda presencia de hispanos en Toulouse. Coincide la producción de textos españoles a fines del siglo xv con la llegada e implantación de familias adineradas provenientes de las juderías españolas y con el establecimiento de unas redes comerciales en pleno apogeo. Falta por ahora lo esencial, que es establecer la relación exacta entre unos, los impresores junto con su círculo de producción (traductores, obreros especializados, traperos, fabricantes de papel), y otros, mercaderes que hayan podido intervenir de alguna manera en el proceso o bien ser los clientes locales de productos en su lengua de origen9.

Haut de page

Notes

1  Agradecemos a la Sociedad de estudios medievales y renacentistas (SEMYR) la oportunidad que se nos brinda de iniciar la andadura de la « Tribuna SEMYR » en Atalaya (http://atalaya.revues.org/) mediante la publicación de las actas de esta primera jornada del proyecto « Incunables hispánicos tolosanos a fines del siglo xv ». A Carlos Heusch, de la École Normale Supérieure de Lyon, debemos particular agradecimiento, por su ayuda continua, implicación y paciencia a lo largo del proceso de acogida de dicha tribuna por parte de Atalaya. El comité científico de la ‘Tribuna Semyr’ ha logrado aunar eficacia y simpatía en la publicación de los estudios que ahora se dan a conocer.

2  El segundo encuentro del programa, en torno a la actividad de Juan Parix, tuvo lugar el 9 de diciembre 2011 : de las conferencias que entonces se pronunciaron (impartidas por C. Péligry, F. de los Reyes, J. Deschaux, J. Aragués, L. Baquedano y V. Lamazou-Duplan) surgieron algunas hipótesis de enorme interés relativas a la actividad del hasta ahora menos conocido de los impresores alemanes que publicaron en Toulouse, Esteban Klébat. Las actas de dicho encuentro se publicarán en la colección Méridiennes, Toulouse. Un tercer encuentro, dedicado a Enrico Mayer, tendrá lugar el 14 de diciembre del 2012.

3  Miguel Ángel Pallarés Jiménez, La imprenta de los incunables de Zaragoza y el comercio internacional del libro a finales del siglo xv, Zaragoza : Institución Fernando el Católico, CSIC, 2008, p. 241 : « es fácil adivinar a qué mercado estaban destinados, sobre todo teniendo en cuenta que el español en Francia, en esta época, era un idioma poco conocido ».

4  Vid. Hilario Casado Alonso, El triunfo de Mercurio. La presencia castellana en Europa (siglos xv y xvi), Burgos : Cajacírculo, 2003.

5  Se verán al respecto los trabajos de L. González Fernández, en vías de publicación.

6  Vid. por ejemplo, S. Piron, « Les studia franciscains d’Aquitaine et de Languedoc (1275-1335) », in : William J. Courtenay, Kent Emery Jr (dir.), Philosophy and Theology in the Studia of the Religious Orders and at the Papal Curia (15e colloque de la Société internationale pour l’étude de la philosophie médiévale), Turnhout : Brepols, 2008 ; Patrick Ferté, Toulouse et son université, relais de la Renaissance entre Espagne et Italie (1430-1550), Genève : Droz, 2003 ; Id., Les étudiants catalans à l’Université de Toulouse du xiiie au xviiie siècle, Valencia : Universitat de València, 2003.

7  Se verá en su día el trabajo de Fermín de los Reyes, en las actas del seminario « Jean Parix, un imprimeur entre l’Espagne et la France, 1475-1500 ».

8  De obligada consulta es Sophie Cassagnes-Brouquet (éd.), Le livre dans la région toulousaine et ailleurs… au Moyen Âge, Toulouse : Méridiennes, 2010.

9  Ténganse en cuenta el estudio prosopográfico realizado por Esther Ruiz, Doctores et scholares : les lettrés hispaniques à Toulouse (xiv e-xvie siècles), Mémoire de Master Recherche, Toulouse, 2012.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Amaia Arizaleta et Luis González Fernández, « Introducción », Atalaya [En ligne], 13 | 2013, mis en ligne le 13 décembre 2013, consulté le 24 juin 2017. URL : http://atalaya.revues.org/1106

Haut de page

Auteurs

Amaia Arizaleta

Université Toulouse II, FRAMESPA (UMR 5136)
ariza@univ-tlse2.fr

Articles du même auteur

Luis González Fernández

Université Toulouse II, FRAMESPA (UMR 5136)
luis.gonzalez@univ-tlse2.fr

Haut de page