Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : Fábula Esópica

La fábula esópica: de la tradición grecolatina al siglo XV

La fable ésopique : de la tradition gréco-latine au XVe siècle
Aesopic fables, from the Greco-Latin tradition to the 15th century
Laura Fernández Gómez

Résumés

La fable est l’un des genres les plus populaires et adaptés tout au long de la tradition littéraire médiévale, imposant aux textes différentes variantes pour les adapter au contenu moral d’un texte plus vaste dans lequel la fable est insérée, au cours des xive et xve siècles. Comme preuve de cela nous nous tournons vers la fable du « lion» dont l’histoire, en raison de son caractère exemplaire, peut être retracée dans différentes œuvres médiévales hispaniques et surtout dans les manuels de prédication.

Haut de page

Texte intégral

La presencia de las fábulas esópicas en la literatura castellana medieval

  • 1 Vid. Rodríguez Adrados, 1979, p. 11.

1La fábula es uno de los géneros literarios que ha permanecido vivo desde sus orígenes porque «es un género popular y tradicional, esencialmente “abierto”, que vive en infinitas variantes»1; sin embargo, a pesar de esa continuidad no ha tenido siempre la misma importancia a lo largo de la historia de la literatura.

  • 2 Son varios los críticos que realizan un estudio del significado de las distintas acepciones del té (...)
  • 3 Vid. Rodríguez Adrados, 1988, p. 1153.
  • 4 Vid. Rodríguez Adrados, 1993, p. 7.

2Resulta imprescindible comenzar con una caracterización genérica para poder diferenciarla de otras formas afines, como son el apólogo, el exemplum, el cuento, o los bestiarios2. La fábula es «una contrapartida popular del mito, de carácter crítico y satírico. Hace ver que el fuerte se impone, aunque carezca de razón, pero que también el débil, pero astuto, puede triunfar»3. El género «deriva del mito, pero es mucho más flexible y adaptable que este»4.

  • 5 «A través de la comparación con animales se trataba de educar al hombre, de hacerle ver sus vicios (...)

3Así pues, la fábula, escrita en prosa o en verso, es un género épico de carácter popular y oral con una estructura sencilla que se caracteriza formalmente por su brevedad, lo que implica una exposición directa del contenido, ya sea por medio de una narración sin artificios o recurriendo al diálogo entre los personajes, animales en el caso de la fábula esópica5. Estos son simples arquetipos que se configuran como antagonistas, representando la virtud frente al vicio o el pecado, que será castigado. El autor puede adoptar una actitud crítica o satírica para dirigir al lector hacia el didactismo de la pieza, explícito en una moraleja que puede enunciarse, bien al principio del texto (promitio), bien al final (epimitio).

  • 6 «El Pañcatantra, o Panchatantra, título que significa “las cinco series”, es el fabulario más impo (...)
  • 7 Véase sobre la presencia de la fábula en la literatura helénica García Gual, 1977.
  • 8 «La fábula aparece en la literatura griega arcaica y clásica como un ejemplo, solo a partir de la (...)
  • 9 «A este fabulista no le consideraban los griegos como el inventor del género, sino el introductor (...)
  • 10 Tiene más lógica pensar, como García Gual (1977, p. 312-313), que Esopo no es más que un narrador (...)

4Las primeras manifestaciones de fábulas provienen de la India6, y pronto se incluyen en la tradición helénica, de manera que ya en los Trabajos y días de Hesiodo encontramos la primera fábula griega de «el halcón y el ruiseñor» (v. 203-212)7. Esta se utiliza para ejemplificar la maldad de la soberbia de Perses8. Arquíloco (712 a. C.- 664 a. C) intercala en la parte central de sus epodos ejemplos o fábulas. Otras las encontramos en Semónides, Aristófanes, Esquilo o Sófocles, entre otros. Sin embargo, es Esopo quien se configura como el fabulista por excelencia y modelo a seguir, por compilar la primera colección de fábulas y darle forma al género9. Es un personaje legendario cuya existencia real se pone en duda10. Se suelen citar las ciudades de Frigia o Tracia como lugar de su nacimiento en la segunda mitad del siglo vi a. C. y, según su Vida, era un esclavo inteligente pero deforme y con problemas de tartamudez, lo que le lleva a componer sus fábulas para enfrentarse a aquellos que se burlaban de él.

  • 11 Vid. Rodríguez Adrados, 1952, p. 349.
  • 12 Vid. Rodríguez Adrados, 1988, p. 1155. Hay que tener en cuenta que «nuestra Augustana no es otra c (...)

5Posteriormente afloran numerosas recopilaciones de fábulas esópicas, siendo la primera de ellas obra de Demetrio de Falero (350-280 a. C.). Rodríguez Adrados apunta que en el papiro de Rylands 493 (s. i d. C.) aparecen varias fábulas conservadas tan fragmentariamente que su identificación no es posible11. El mismo autor cita también la colección de fábulas coliámbicas de Babrio (s. i d. C), el pseudo-Dositeo (s. iii d. C.), las tablas de Assendelft (s. iii d. C.), las fábulas de Aftónio (s. v d. C.) y la Augustana (s. v d. C.), la colección anónima de fábulas en prosa más antigua conservada, y cuyo origen podemos remontar al siglo i d. C12.

  • 13 Vid. Bizarri, 2011, p. 59.
  • 14 Me remito a la obra de Hervieux (1893-1899) que recoge los códices y colecciones fabulísticas escr (...)

6En el siglo i d. C Fedro introduce las fábulas esópicas en la literatura latina. El autor divide su obra en cinco libros, sumando un total de 94 fábulas, 5 prólogos y 3 epílogos. En los prólogos, el autor latino reflexiona «sobre el género porque era una forma literaria nueva en el mundo romano y […] para darle prestigio era necesario decir que retomaba un género anterior»13. De Fedro habrá toda una serie de imitadores, directos e indirectos, cuyas colecciones en latín se extienden por toda Europa hasta época medieval, en que se traducen a las lenguas vernáculas y se adaptan14.

7En cuanto a la finalidad de las mismas, la fábula nace en la antigüedad como un medio

  • 15 Vid. Mañas Nuñez, 2005, p. 56.

para hacer oír la voz impotente de los débiles contra los poderosos, con fuertes tintes políticos y sociales y con elementos de crítica y sátira contra la sociedad y la moral propias de aquella época15.

8En la época helenística la fábula se incluye en los programas escolares como un progymnasmata, como un ejercicio retórico para ejercitar la escritura y la memoria. Las colecciones tardolatinas de la Edad Media todavía conservan esa función pedagógica, que va evolucionando hacia una intención moral propia de la fábula medieval.

  • 16 Desde este enfoque, Harto Trujillo advierte que los exempla grecolatinos se adaptan a la doctrina (...)

9Durante la Edad Media se desarrolla una literatura didáctica y sapiencial que se manifiesta en la composición de debates, manuales de predicadores o speculum principis; géneros caracterizados por su fuerte carga moral y filosófica. Pero sobre todo, se recogen colecciones de exempla y sententiae, que sirven a su finalidad pedagógica. El exemplum medieval tiene un doble objetivo: por un lado, se utiliza en la educación de las clases elevadas, de príncipes y gobernantes, y por otro, la predicación religiosa se vale de ellos para entretener al vulgo durante el sermón de manera que penetre en él la lección doctrinal16. La fábula es para entonces un género conocido a través de las diversas colecciones latinas u orientales que se difunden por Europa y cuyos temas y moralejas se transmiten en la tradición oral del pueblo, de manera que los predicadores y eruditos medievales las incorporan dentro de los libros de exempla y de otros textos, por su valor ejemplificador y moralizante.

  • 17 Vid. Lacarra, 1980, p. 17.

10La más antigua de las colecciones de exempla castellanas es la Disciplina clericalis, escrita en latín a comienzos del siglo xii. A lo largo de los 12 títulos en que se divide, Pedro Alfonso «va repasando la exégesis de las Escrituras, para concluir con un intento de armonización entre la ley de los cristianos y la de Moisés»17. En el texto se aprecia el conocimiento del autor de los textos bíblicos, las fuentes hebreas y la tradición árabe, que combina proverbios, citas, versos, ejemplos y fábulas procedentes de las tres culturas con una finalidad moralizante y catequética. Resulta novedosa su estructura dialogada, que será imitada en El Conde Lucanor. La Disciplina se erige como obra fundamental para el desarrollo de la cuentística medieval al servir de fuente para los ejemplarios posteriores.

  • 18 Vid. Cacho Blecua y Lacarra, 1984, p. 10. A su vez, durante el siglo xiii van apareciendo traducci (...)

11En el siglo viii, Ibn-al Muqaffa adapta al árabe el Panchatantra, obra que versiona en el siglo xii Juan de Capua en su Directorium humanae vitae, recogiendo en lengua latina la tradición fabulística india. Ya en el siglo xiii, Alfonso X el Sabio ordena su traducción al castellano como el Calila e Dimna, que se sitúa dentro del género del regimiento de príncipes. De este modo penetra en Castilla la tradición fabulística oriental, que recurre a los animales «para caricaturizar o moralizar sobre las relaciones humanas»18 y en la que se insertan también el Sendebar, cuya versión castellana recibe el nombre de Libro de los engaños e los asayamientos de las mujeres (1253), y Barlaam y Josafat (s. xiii-xiv), versión cristianizada de la vida de Buda. Estas obras, siguiendo el ejemplo de Las mil y una noches, van incorporando apólogos, cuentos y fábulas dentro de una narración que sirve de marco, estructura que imitarán las obras castellanas del siglo xiv.

  • 19 Vid. Crosas López, 2010, p. 118.

12Hay que tener en cuenta que los autores medievales castellanos no se remiten directamente a Esopo, sino a Fedro, al que se confunde con Rómulo. Las fábulas de Fedro se conocen de manera indirecta por sus imitadores. Advierte Crosas López que durante la baja Edad Media el conjunto de fábulas esópicas se difundieron en latín y también en las lenguas vernáculas en los Isopetes y en colecciones como las de Gualterio Ánglico, Odo de Cheriton, Marie de France, el Roman de Renart, etc.19. De la tradición fabulística grecolatina, unida a la oriental, se sirven autores posteriores, como el Arcipreste de Hita o don Juan Manuel, para nutrir sus obras de argumentaciones y ejemplos moralizantes. Así, en el Libro de buen amor se insertan en la historia un total de 25 fábulas esópicas,

  • 20 Vid. Lecoy, 1974, p. 113.

como ilustración de alguna verdad moral como a manera de conclusión de alguna aventura del poeta, sea como argumento en las discusiones o controversias que los personajes oponen los unos a los otros20.

  • 21 En la retórica clásica la «amplificatio de una idea no exige su desarrollo más extenso, sino simpl (...)
  • 22 Vid. Pedraza Jiménez y Rodríguez Cáceres, 1984, p. 514.
  • 23 Vid. Prat Ferrer, 2013, p. 178.

13En El Conde Lucanor, Patronio se vale de estos ejemplos para ilustrar las enseñanzas a su señor. Pero, más allá de su finalidad, los ejemplos y fábulas en las obras del Arcipreste y don Juan Manuel tienen valor en sí mismos por la calidad estética de su escritura. Ambos autores se recrean en la amplificación de las fuentes y el cuidado de la forma, para una mejor argumentación y despertar el interés del lector, lo que facilita la enseñanza21. Así en El Conde Lucanor «abundan la fábulas protagonizadas por animales, a los que ha sabido infundir igualmente un ápice de vida. Su caracterización psicológica no tiene nada que envidiar a la de los humanos»22. También en el Libro del Caballero Zifar se insertan una veintena de exempla encaminados hacia el adoctrinamiento católico; entre estos se encuentran dos fábulas esópicas, que ilustran «algún asunto dentro de una conversación»23.

  • 24 Vid. Gómez Redondo, 2002, p. 3095.

14Gómez Redondo advierte que a partir de El Conde Lucanor, ningún noble va a volver a componer una colección de ejemplos similar, sino que los ejemplarios, siguiendo la línea iniciada por el Libro de los gatos «van a adquirir una orientación básicamente religiosa, convertidos en instrumento de predicación o de aleccionamiento moral»24.

15Durante el siglo xv va a seguir vigente la tradición cuentística y la finalidad didáctica y moralizante de los apólogos. Sin embargo, ya no vamos a encontrar un marco narrativo sino, como se venía haciendo en Europa desde el siglo xiii, una recopilación de ejemplos ordenados alfabéticamente, que facilite a los clérigos la búsqueda de materiales para ilustrar sus palabras en el púlpito.

  • 25 Para un estudio comparativo de ambas obras remito al artículo de Aguilar i Montero (2005); los est (...)
  • 26 Hervieux (1893-1899) señala la existencia de 64 ejemplos, mientras que Darbord, en su edición del (...)
  • 27 Vid. Armijo Canto, 1996, p. 208.
  • 28 Vid. Deyermond, 1991, p. 254.

16Así, el Libro de los gatos (1350-1400) es una traducción y adaptación de las Fabulae del predicador inglés Odo de Cheriton (s. xiii) que acude a las fábulas esópicas para ejemplificar los diferentes tipos de hombres existentes25. Está compuesto por un total de 66 ejemplos protagonizados por animales que se recogen en 58 fábulas o capítulos, cada uno de los cuales presenta la narración de un exemplum, una fábula esópica y una lección moral, a modo de moraleja, de la que se extrae una norma de conducta social26. El texto castellano omite un total de 35 fábulas y 53 ejemplos de las contenidas en la compilación latina de Odo. El Libro presenta «una crítica a la clerecía de su tiempo»27, dirigida especialmente a ciertas órdenes religiosas por su avaricia y continuos enfrentamientos, y a todos los estamentos sociales como respuesta a la crisis social. Según Deyermond, «en la obra se da una fuerte sátira social dirigida contra los ricos y poderosos de la Iglesia y el Estado»28.

  • 29 La obra de Vercial se encuentra también en el ms. Esp 432 de la BNF.

17Con el Libro de los gatos comparte manuscrito (BNE mss. 1182) el Libro de los ejemplos por a.b.c (1429 y 1438) de Clemente Sánchez de Vercial29, quien en un breve prólogo dedica la obra a su «muy amado fijo, Johán Alfonso de la Barbolla». Esta es la colección de ejemplos más extensa que conservamos. Predominan aquellos apólogos

  • 30 Vid. Gómez Redondo, 2002, p. 3099.

relacionados con las vidas de filósofos […] y de personajes de la Antigüedad, junto a episodios hagiográficos que alternan […] con fablas o fablillas que advierten del ámbito de la ficción al que van a ser trasladados los oyentes30.

18Cada ejemplo va precedido de una máxima en latín, por orden alfabético, con su correspondiente traducción al romance. Dichas máximas, cuyos variados temas se relacionan con la religión, se ejemplifican a continuación con el cuento o fábula, cerrándose con unas palabras del autor que encierran una enseñanza religiosa.

19El Especulo de los legos es una traducción tardía (s. xv) del Speculum laicorum, obra inglesa del siglo xiii recopilada por

  • 31 Vid. Mohedano Hernández, 1951, p. xv.

un miembro de las Órdenes Mendicantes […]. Una persona muy familiarizada con la predicación popular y que conocía admirablemente las exigencias teológicas poco elevadas y las necesidades morales de su auditorio31.

  • 32 Si bien desaparece el prólogo que acompañaba al Speculum laicorum, se interpola la anécdota 367ª y (...)
  • 33 Ibid., p. xlii.
  • 34 Ibid., p. xxiv-xxv.

20Apenas existen modificaciones en la versión castellana32. Al igual que el original, se trata de un manual de predicación, que se utilizaba también como libro de lecturas espirituales durante las comidas en el refectorio33. Ambas obras están divididas en 91 capítulos ordenados alfabéticamente, cada uno de los cuales se compone de tres partes: una breve definición del tema a tratar (la abstinencia, los abogados, el adulterio, etc.) tomada «de manuales o de summas de teología y derecho canónico corrientes»; una exposición teológica con «citas de las autoridades de la antigüedad sagrada o profana» y una ejemplificación con anécdotas, hasta un total de 569, escogidas bien de « escritos anteriores, libros históricos sagrados o profanos, recopilaciones teológicas, vidas de santos, leyendas o fábulas», bien de «sucesos contemporáneos, de recopilaciones recientes o de lo que le ha sido contado de viva voz34.

  • 35 Vid. Lacarra, 2007, p. 25.
  • 36 Ibid, p. 21-23 y Haro Cortés, 1992, p. 122-123.

21El Exemplario contra los engaños y peligros del mundo aparece publicado en Zaragoza en 1493. Nos encontramos con una traducción tardía al castellano del Directorium humane vite de Juan de Capua. Lacarra señala la herencia de las fuentes orientales porque la obra vuelve a insertar «los diversos recursos didácticos, fundamentalmente cuentos, proverbios y semejanzas» dentro de un marco narrativo35, sin embargo, existen ciertas divergencias con su modelo latino, como la inclusión de apólogos que no aparecían en el Calila36, y viceversa.

  • 37 Vid. Lacarra, 2004, p. 333.

22El Viridario, o Tractado de vicios y virtudes es una traducción del siglo xiv de la obra latina del italiano Jacobo de Benevento, escrita en la segunda mitad del siglo xiii. Se trata de un «manual moralizante, centrado principalmente en el esquema de vicios y virtudes»37.

  • 38 «El auditorio de los exempla no serán sólo feligreses, sino especialmente lectores o jóvenes en la (...)
  • 39 Vid. Mañas, 2005, p. 56.

23En el siglo xvi, la prosa humanista desvía el didactismo hacia formas como el diálogo, el coloquio, o la epístola, géneros ensayísticos que tendrán gran desarrollo durante el Barroco. El exemplum, y con él la fábula, pierde el valor catequístico anterior para convertirse en un ejercicio retórico, como lo habían sido en su origen las fábulas grecolatinas38. Así pues nos encontramos con que durante los siglos xvixvii los fabulistas vuelven a componer en latín, mientras «el género fabulístico en vernáculo sufre un largo paréntesis y las pocas manifestaciones que hallamos se encuentran soterradas y refugiadas en el teatro y la novela picaresca»39.

  • 40 Vid. Chevalier, 1982, p. 333. Además en sus estudios de 1982 y 1983, y en Camarena y Chevalier (19 (...)

24En el Renacimiento hay una atracción hacia lo popular, de manera que el exemplum medieval deja paso a un floreciente interés por los refraneros y los cuentos folclóricos, cuya presencia, o alusión, podemos rastrear ya desde tratados como el traducido por Boscán (Il Cortegiano), o los de Luis de Milán (El Cortesano) o Cristóbal de Villalón (El Scholástico), a quienes Chevalier señala como los primeros que definen el término de cuento40. Muchas de las fábulas esópicas van a quedar recogidas en estos relatos breves, perdiendo, la mayor parte de las veces, su finalidad didáctica y moral para convertirse en simples anécdotas o textos cómicos que entretienen al lector.

Ejemplo de transmisión de «La parte del león»

25Veamos ahora un ejemplo concreto de transmisión de una fábula y cómo los autores medievales castellanos adaptan las fuentes a su conveniencia según el contenido de la obra en la que se inserta. La fábula de «La parte del león» se identifica en los índices de motivos de la siguiente manera:

Thompson: J 811 «The wise and the foolish: wisdom of concessions to power»; J 811.1 «The lion’s share»; J 811.1.1 «Lyon divides the booty».
Aarne y Thompson: 51 «The lion’s share».
Keller: J 811.1 «The lion’s share».
Tubach: 3068 «Lion’s share I»; 3069 «Lion’s share II».
Camarena y Chevalier: 51 «La parte del león».

  • 41 Vid. Burrus y Goldberg, 1990, p. 35.
  • 42 Vid. Camarena y Chevalier, 1997, p. 94-95.

26Hervieux recoge su presencia en numerosas colecciones latinas ya desde Fedro, siendo una de las fábulas con mayor aceptación en el mundo romano y en los continuadores medievales europeos. Sin embargo, el texto en cuestión parece perder importancia en los textos castellanos, puesto que Burrus y Goldberg la documentan únicamente en el Libro de buen amor (c. 82-88), el Libro de los gatos (15) y el Espéculo de los legos (534)41. Camarena y Chevalier completan la lista con la traducción portuguesa del Esopo de Vidigueira (12); Obras son amores (III), de Lope de Vega; el Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán; el Fabulario (11) de Sebastián Mey y el Deleyte de la discreción (2355), de Fernández de Velasco42.

  • 43 Vid. Bizzarri, 2011, p. 64.

27Conviene recordar que los escritores castellanos medievales conocen la tradición esópica a través de los imitadores de Fedro y Rómulo, cuyas fábulas se trasmiten en los Ysopetes y en traducciones y compilaciones de autores europeos. La Vida de Esopo se conoce en Europa en época tardía. Entre 1476-1477, el médico alemán Heinrich Steinhöwels reúne en una edición bilingüe, en alemán y latín, varios materiales esópicos que circulaban de manera aislada: un prólogo en el que Steinhöwels reflexiona sobre la fábula; la versión de Planudes traducida por Ranutio d’Arezzo de la Vida de Esopo; 17 fábulas extravagantes atribuidas a Esopo; 17 fábulas de Ranutio d’Arezzo; 27 fábulas de Aviano; 22 fábulas coletas de Pedro Alfonso y de Poggio43.

  • 44 Vid. Lacarra, 2009, p. 298-299.

28Dicha compilación, traducida poco después al castellano, se conserva en cuatro incunables: 1) Ysopete ystoriado, impreso en Zaragoza por Pablo Hurus y Juan Planck en 1482; 2) Esopete ystoriado, impreso en Toulouse por Juan Parix y Esteban Clebat en 1488; 3) Esta es la vida de Ysopet con sus fábulas hystoriadas, reedición de Juan Hurus en Zaragoza, 1489; 4) Libro del Ysopo: famoso fablador, historiado en romançe, impreso en Burgos, en el taller de Fadrique Alemán de Basilea en 149644. El ejemplar de 1488 en Toulouse ha sido editado por Victoria A. Burrus y Harriet Goldberg en 1990, texto que sigo y cito como Esopete.

29De las palabras que Fedro nos deja en sus prólogos, podemos observar que el poeta

  • 45 Vid. Mañas Núñez, 1998, p. 24-25.

se considera heredero de los temas que la fabulística esópica había transmitido […] y admite su dependencia respecto a Esopo pero solo en lo que atañe al contenido y argumentos, pues en lo tocante a la forma reclama su originalidad e independencia45.

  • 46 Sigo el texto por la edición de Hervieux, 1893, vol. 1, p. 8.
  • 47 Vid. Martín-García, 1996, p. 19.

30Fedro (I, V) incorpora en el promitio la advertencia de que la asociación con el poderoso nunca es fiable («Nunquam est fidelis cum potente societas. Testatur haec fabella propositum meum») y lo justifica con la historia de una vaca, una cabra y una paciente oveja que se asocian con un león para cazar. El león toma la iniciativa dividiendo la presa en cuatro partes, las cuales se otorga a sí mismo por ser llamado el león y por su mayor fortaleza y valentía. La fábula se cierra con la moraleja de que la maldad se lleva toda la presa («sic totam predam sola, improbitas abstulit»)46. La intención del poeta al componer sus fábulas era fustigar «los vicios de su sociedad: la hipocresía, la codicia y los abusos contra los débiles»47.

31Desde Fedro, la fábula se va a desarrollar sin variaciones en las Fabulae Antiquae (I, VII), Romulo (I, VI) y las sucesivas colecciones tardo-latinas. Sin embargo, en el proceso de difusión los textos van sufriendo modificaciones, ya sea porque el nuevo compilador intenta añadir un punto de originalidad, ya por errores de los copistas o traductores. Muchas veces la transmisión oral de las mismas transforma la historia original y se acaban contaminando y confundiendo unas fábulas con otras. Las fábulas también sufren alteraciones por la intención del nuevo redactor de acomodar el texto a un nuevo contenido moral o por el influjo de la tradición oriental. De este modo, en las versiones medievales la figura del lobo hará desaparecer a la vaca y la cabra; y el león ya no será quien lleve a cabo el reparto, sino el encargado de juzgar las palabras del lobo y el zorro.

  • 48 Vid. Burrus y Goldberg, 1990, p. 35.

32Si comparamos los versos fedrianos con la fábula VI del libro I de la Vida de Esopo no existen diferencias en el cuerpo narrativo de la misma. En el Esopete, la fábula en prosa viene encabezada por las palabras del proverbio «que nunca es fiel ni ygual la partición que se faze entre mayores y menores» que se ejemplifica con la narración de la fábula, en la cual el león reparte la presa quedándose con la pieza entera48. La diferencia está en la moraleja: Esopo, que ha llevado una vida de penurias como esclavo amonesta que «no tome hombre compañía con mayores, porque el trabajo es para los menores y el provecho para los mayores», mientras que Fedro se orienta más hacia una crítica político-social. En el Esopete, el pasaje se cierra con la inserción de un proverbio que incide una vez más en la idea de que «deve el hombre tomar compañía con sus yguales y no con los mayores».

  • 49 Siguen siendo obras de referencia para el estudio de las fábulas esópicas en Libro de buen amor lo (...)

33Lecoy señala que para la mayoría de las fábulas esópicas que aparecen en el Libro de buen amor, Juan Ruiz utiliza como fuente el Romulus de Walter el Inglés49. Sin embargo no incluye dentro de ellas las estrofas correspondientes a la División del león, sino que lo clasifica como un cuento de animales cuyo tema pertenece a la rama XVI del Roman de Renart, obra que posiblemente lo haya tomado del Ysengrimus.

34El Roman de Renart es un retrato satírico del sistema feudal y sus principales estamentos, como la iglesia. Es una obra paródica que se aleja de la intención moralizante de las fábulas esópicas. Aquí los animales se humanizan para encarnar a los distintos personajes de la sociedad de la época. Renart el zorro es un barón de la corte del rey que con su astucia y habilidad se burla de los demás animales.

35En la branche XVI, datada hacia 1202, la versión del Renart se aleja de la tradición fedriana. Contamos con tres personajes: el león Noble, el lobo Ysengrimus y el zorro Renart que se reparten un toro, una vaca y un ternero. El león manda repartir primero a Ysengrimus, que pretende que Renart no reciba nada. Reparte para el león el toro, para la leona la vaca y para sí mismo el ternero, diciendo que todos los demás pueden ir a buscar donde pastar. El león, que lo quiere todo para él, hiere al lobo y manda repartir al zorro. Este entrega todo al león, pues toda la presa debe ser suya, y él recibirá lo que el león no quiera, pero Noble insiste en el reparto y Renart ofrece el toro al rey, la vaca a la leona y el ternero para su cachorro, y él y los demás saldrán otra vez de caza para sobrevivir. Con estas palabras Renart consigue el favor del rey poniendo en evidencia a Ysengrimus.

  • 50 Vid. Lecoy, 1974, p. 148.

36Volviendo a la obra del Arcipreste, advierte Lecoy que parece que «Juan Ruiz no conoció el Roman de Renard ni el Ysengrimus y que tomó su narración de alguna recopilación a la usanza de los predicadores en circulación entre los clérigos»50, razón por la cual paso a exponer primeramente el estudio de la fábula en los ejemplarios castellanos que, aunque posteriores al Libro de buen amor, son traducciones de recopilaciones latinas del siglo xiii de las que Juan Ruiz pudo tener conocimiento para componer su obra en el siglo xiv.

  • 51 Sigo la edición de Darbord, 1984, p. 74-77.

37El exemplum xv del Libro de los gatos («Enxienplo del león e el lobo e lla gulpeja»)51 se corresponde con el número XX de Odo de Cheriton («De leone et Lupo et Vulpe et venatoribus»). Con la narración de la fábula, el predicador consigue atraer la atención del auditorio, al que ofrece, a continuación, una explicación alegórica de la misma.

38La versión del Libro de los gatos sigue fielmente la fábula original de Odo. En ella, el león, el lobo y la gulpeja disponen comer conjuntamente el botín de la cacería (un buey, un carnero y un ganso respectivamente). El león propone al lobo que reparta la carne y este sugiere que «seria bueno que coma cada uno lo que caço», a lo que el león responde matándolo. La gulpeja, con el ejemplo de lo sucedido al lobo, ofrece al león comer cuanto desee «e lo que fincare comeremos nos, ca vuestros ombres somos».

39Se produce en el texto de Odo un cambio importante respecto a las fábulas de Fedro y sus imitadores. Nos encontramos con tres presas diferentes cuyo reparto se encomienda al lobo, no ya al león. Tampoco aparece en la fábula una moraleja explícita pero esta se puede sacar de las palabras últimas del león («quien te amostró tan bien fablar») y la respuesta de la gulpeja («el rostro de my conpanero que esta todo desolado»). Ya no se trata ahora de advertir del peligro de asociarse con los poderosos por el abuso que estos hacen de los débiles, sino que hay que entender que el hombre debe tomar ejemplo de lo que le sucede al prójimo cuando sus palabras o decisiones no son acertadas. La moraleja está orientada hacia una enseñanza religiosa. Esta lección debemos tomarla de tres ejemplos concretos: 1) del castigo que el Señor hizo «a nuestro padre Adan por el pecado que fizo quando fue desobediente […]. Ca sy Adan non pecar, nos non fueramos, nunca morieramos […]. E pues aquel castigo que dio a Adan nos diviera a os dar que nunca fiçiesemos cosa que desplugiese a Dios»; 2) de la expulsión de Satanás al infierno y 3) de los tormentos de la cruz que sufrió Jesucristo por redimir a los hombres. Así, igual que se «devria amansar el leonçilo chiquilo si viese ferir al grand. Dios, Nuestro sennor, castigo tres leones por tal que nos, mesquinos leonçilos, ayamos miedo e nos guardemos de pecar».

  • 52 Vid. Darbord, 1981, p. 107. Donde se citan los ejemplos 2, 3, 5, 11, 12, 15, 16, 17, 19, 21, 27, 3 (...)
  • 53 Vid. Aguilar i Montero, 2005.

40Pero el Libro de los gatos no es simplemente un manual de predicación sino también una obra satírica con su tiempo, por ello, el traductor castellano suele incluir en varios de los capítulos de la obra52 una amplificación en la que dirige una crítica «hacia el feudalismo y las injusticias cometidas por los señores» por ser la causa de la fuerte crisis social que atraviesa el siglo xiv53. Nuestro anónimo autor simboliza en el león a los grandes señores que «façen muchas cosas que no son de façer» y acaban con aquellos que intentan corregir sus vicios, a la vez que reprocha su actitud a aquellos que como la gulpeja prefieren ser lisonjeros por miedo a ser castigados.

  • 54 Sigo la edición de Mohedano Hernández, 1951, p. 417-420.

41En el capítulo LXXXV del Especulo de los legos se nos habla de la compañía, la cual si es buena «faze tres bienes»: «dá al ome consolaçión», «aprovecha mucho a la enformaçión de las virtudes» y «acresçienta las fuerças»; pero si es mala «faze tres males»: «amengua la buena fama del ome», «corronpe la honestidad de las costumbres» y «acarrea la muerte más ayna»54. La predicación se ilustra a continuación con cinco anécdotas, una de ellas incluye la fábula esópica de «el león, el lobo y la raposa». Los tres animales salen a cazar tomando cada uno de ellos una pieza (una vaca, una oveja y un ánsar) que el lobo reparte proporcionalmente según el escalafón de cada protagonista, pero el león descontento le despelleja la cabeza. Ante lo sucedido, la raposa se muestra cauta en su decisión y, de manera similar a la versión del Renart, reparte el total de las piezas entre el león y su familia, quedando ella sin nada. El traductor, citando a Séneca, advierte así sobre el peligro de fiarse de aquellos amigos que lo son por conveniencia, ejemplificados en la figura del león.

  • 55 Sigo la edición de Blecua, 2006, p. 31-32.
  • 56 Ya Cuesta Torre señala que «algunas de las fábulas del Libro de buen amor resultan sorprendentemen (...)

42Por último veamos cómo la versión de Juan Ruiz55 difiere bastante de las colecciones latinas primigenias, mucho más simples en su forma y desarrollo56. La fábula se introduce en un pasaje amoroso. El arcipreste justifica su flaqueza porque, debido a su naturaleza, los animales buscan «conpaña sienpre nueva / e quanto más el omne que toda cosa que·s mueva» (c. 73cd) y como el arcipreste es «omne como otro, pecador» (c. 76a) se ha enamorado de una dueña a la que envía una cantiga por medio de una alcahueta. La noble dama responde a la vieja, con sutil ironía, que «como la rapossa en agena mollera» (c. 81d), ella ha aprendido en el ejemplo de lo que les sucede a otras doncellas a no creer en sus palabras.

43La incursión de la fábula en dicho contexto modifica la aplicación de su moraleja. El arcipreste expresa en el prólogo en prosa la intención didáctica con la que escribe su obra: «Reduçir a toda persona a memoria buena de bien obrar e dar ensienplo de buenas costunbres e castigos de salvaçion». Si Odo lleva su enseñanza al plano religioso y ejemplifica con la caída de los grandes que el hombre debe alejarse del pecado, aquí la intención moralizante se dirige a las doncellas para que no se dejen engañar por el falso amor. En esta primera aventura amorosa, la «dueña cuerda» sale bien parada porque muestra su virtud y su buen seso a la hora de escoger a sus consejeros.

  • 57 Vid. Cuesta Torre, 2011, p. 108. Primero Joset (1988, p. 98-99) y posteriormente Cuesta Torre en e (...)

44En lo que se refiere al cuerpo narrativo de la fábula también se aprecian cambios sustanciales. Sin duda lo más llamativo es el inicio de la misma, que se funde con el motivo del león doliente al que los demás animales vienen a visitar. El tema de la caza es sustituido por el sacrificio del toro. Tampoco el reparto del lobo es aquí equitativo, pues aparta «lo menudo para el león, que comiese / e para sí la canal, la mejor que omne viese» (c. 84bc). Este detalle relaciona la fábula con otras presentes en la obra del Arcipreste donde «el lobo representa el hambre y la avaricia […], la glotonería y la gula»57.

45Una de las principales diferencias que señala Cuesta Torre respecto a las fuentes es «la identificación del león como rey, cosa que no ocurre en la fábula de Odo de Cheriton, donde es uno más de los animales que se reúnen para compartir su caza» Así en la obra del arcipreste, el león

  • 58 Vid. Cuesta Torre, 2012, p. 480.

es el comensal principal en un festín organizado para él por los demás animales; como rey manda matar solo un animal para satisfacer su necesidad de comer, lo que justifica que el sacrificado sea el más grande y grueso58.

  • 59 Vid. Lecoy, 1974, p. 118.

46Destaca también la violencia de la muerte del lobo y la manera en que el autor se recrea en la descripción de la escena porque, como advierte Lecoy, «cierta violencia es a veces necesaria para hacer acordar la moral con el relato»59:

Alçó el león la mano por la mesa santiguar,
dio grand golpe en la cabeça al lobo por castigar:
El cuero, con la oreja, del caxco le fue arrancar (c. 86ac).

  • 60 Vid. Mohedano Hernández, 1951, p. 422.

47Acto de violencia que se repite en el Espéculo de los legos: «E oyendo esto el león tendió la mano e dio con ella al lobo en la cabeça e levole con las unas todo el pellejo della e quedose toda la cabeça sangrienta»60.

  • 61 Vid. Cuesta Torre, 2012, p. 480.

48Sin embargo, en el Libro de buen amor, la actuación del león, aunque «pueda parecer cruel», estaría justificada porque «el protagonista actúa de acuerdo a las normas del buen orden en la sociedad feudal» ante un siervo «que no ha respetado sus privilegios como rey y pretendía aprovecharse de la parte que le corresponde»61.

Haut de page

Bibliographie

Aarne, Antti y Stith Thompson, The Types of the Folktales, Helsinki: Suomalainen Tiedeakatemia, 1961.

Aguilar i Montero, Miguel, «Libro de los gatos. Análisis de un ejemplario medieval», Espéculo: Revista de estudios literarios, 31, 2005.

Armijo Canto, Carmen Elena, «El bestiario medieval: una clave para la interpretación del Libro de los gatos», in: Aurelio González, Lillian von der Walde Moheno y Concepción Company (coord.), Caballeros, monjas y maestros en la Edad Media (Actas de las V Jornadas Medievales), México: UNAM-El Colegio de México, 1996, p. 205-220.

, Carmen Elena, «El Libro de los gatos en la literatura medieval», in: Helena Beristáin y Gerardo Ramírez Vidal (comp.), La dimensión retórica del texto literario, México: UNAM, Bitácora de retórica 17, 2003, p. 147-161.

Azaustre, Antonio y Juan Casas, Manual de retórica española, Barcelona: Ariel, 1997.

Beristáin, Helena, Diccionario de retórica y poética, México: Porrua, 1995.

Bizzarri, Hugo Ó., «El Esopete ystoriado y las teorías sobre la fábula», Acta Poetica 32 (2), 2011, p. 55-73.

Blecua, Alberto (ed.), Juan Ruiz, Libro de buen amor, Madrid: Cátedra, 2006.

Burrus, V. y H. Goldberg (ed.), Esopete ystoriado (Toulouse 1488), Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1990.

Cacho Blecua, José Manuel y María Jesús Lacarra (ed.), Calila e Dimna, Madrid: Castalia, 1984.

Camarena, Julio y Maxime Chevalier, Catálogo tipológico del cuento folklórico español: Cuentos de animales, Madrid: Gredos, 1997.

Chevalier, Maxime, «Entre folklore y literatura: el cuentecillo tradicional (y la novela corta)», in: Francisco Rico (coord.) y Francisco López Estrada (ed.), Historia y crítica de la literatura española, vol. 2: Siglo de Oro: Renacimiento, Barcelona: Editorial Crítica, 1980.

, Cuentos españoles de los siglos xvi y xvii, Madrid: Taurus, 1982.

, Cuentos folklóricos españoles del Siglo de Oro, Barcelona: Crítica, 1983.

Crosas López, Francisco, De enanos y gigantes. Tradición clásica en la cultura medieval hispánica, Madrid: Universidad Carlos III de Madrid-Instituto Antonio de Nebrija sobre estudios sobre la Universidad, 2010.

Cuesta Torre, María Luzdivina, «Tradición y originalidad en una de las fábulas esópicas del Libro de buen amor: el lobo, la cabra y la grulla» in: Francisco Toro y Laurette Godinas (ed.), Juan Ruiz, Arcipreste de Hita y el «Libro de buen Amor». Congreso Homenaje a Jacques Joset, Alcalá la Real: Ayuntamiento de Alcalá la Real, 2011, p. 103-114.

, «Las fábulas esópicas sobre leones en del Libro de buen amor», in: Natalia Fernández Rodríguez y María Fernández Ferreiro (ed.), Literatura medieval y renacentista en España: líneas y pautas, Salamanca: Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas, 2012, p. 477- 487.

Darbord, Bernard, «El Libro de los Gatos: sur la structure allégorique de l’exemple», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 6, 1981, p. 81-109.

Darbord, Bernard (ed.), Libro de los gatos, París: Université de Paris-XIII, Séminaire d’études médiévales hispaniques, 1984.

Deyermond, Alan, Historia de la literatura española. La Edad Media, Barcelona: Ariel, 1991.

Garcia Gual, Carlos, «La Fábula esópica: estructura e ideología de un género popular», in: Estudios ofrecidos a Emilio Alarcos Llorach, Oviedo: Universidad de Oviedo, 1977, vol. 1, p. 309-322.

, «La tradición abierta de los clásicos populares», 1616: Anuario de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Madrid: Sociedad Española de Literatura General y Comparada, 1978, vol. 2, p. 79-86.

Gómez Redondo, Fernando, Historia de la prosa medieval castellana, vol. 3, Madrid: Cátedra, 2002.

Haro Cortés, Marta, «Repercusión de elementos técnico-narrativos en el didactismo del Exemplario contra los engaños y peligros del mundo» in: José Luis Canet Vallés, Rafael Beltrán Llavador y Josep Lluís Sirera Turo (coord.), Historia y ficciones. Coloquio sobre la literatura del siglo xv, Valencia: Universidad de Valencia, 1992, p. 121-130.

Harto Trujillo, María Luisa, «El exemplum como figura retórica en el renacimiento», Humanitas, 63, 2011, p. 509-526.

Hervieux, Léopold (ed.), Les fabulistes latins depuis le siècle d’Auguste jusqu’à la fin du Moyen Âge, 4 vol., París: Firmin Didot, 1893-1899.

Joset, Jacques, «Amor loco, amor lobo», in: Nuevas investigaciones sobre el «Libro de buen amor», Madrid: Cátedra, 1988, p. 91-102.

Keller, John Esten, Motif-index of Mediaeval Spanish Exempla, Knoxville: University of Tenessee, 1949.

Lacarra, María Jesús (ed.) y Esperanza Ducay (trad.), Pedro Alfonso, Disciplina clericalis, Zaragoza: Guara Editorial, 1980.

Lacarra, María Jesús, «Los copistas cuentistas (II): El “apólogo del filósofo que fue a una huerta a cortar verduras” (Ms. BNE 4236)» Archivum, 54, 2004, p. 331-352.

, «El Exemplario contra los engaños y peligros del mundo: las transformaciones del Calila en Occidente», in: Marta Haro Cortés (ed.), Exemplario contra los engaños y peligros del mundo, Valencia: Universidad de Valencia, 2007, p. 15-39.

, «Fábulas y proverbios en el Esopo anotado», Revista de Poética Medieval, 23, 2009, p. 297-329.

Lecoy, Felix, Recherches sur le «Libro de buen amor» de Juan Ruiz, Archiprêtre de Hita, Londres: Gregg, 1974 (reedición con material suplementario de A. D. Deyermond a partir de la edición de París: Droz, 1938).

Mañas Núñez, Manuel, «Pervivencia de la fábula latina en la literatura española: Fedro en Mey, Samaniego e Iriarte», Forma breve, 3, 2005, p. 55-68.

Martín García, Francisco, Antología de fábulas esópicas en los autores castellanos: hasta el siglo xviii, Cuenca: Servicio de publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1996.

Michael, Ian, «The Function of the Popular Tale in the Libro de buen amor», in: G. B. Gybbon-Monypenny (ed.), Libro de buen amor Studies, Londres: Tamesis, 1970, p. 177-218.

Mohedano Hernández, José María (ed.), Espéculo de los legos, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas-Instituto Cervantes, 1951.

Pedraza Jiménez, Felipe y Milagros Rodríguez Cáceres, Manual de literatura española, vol. 1: Edad Media, Cenlit ediciones, 1984.

Prat Ferrer, Juan José, Historia del cuento tradicional, Urueña: Fundación Joaquín Díaz, 2013.

Rodríguez Adrados, Francisco, «El papiro Rylands 493 y la tradición fabulística antigua», Emerita, 20 (1), 1952, p. 337-388.

, «Prolegómenos al estudio de la fábula en época helenística», Emerita, 46 (1), 1978, p. 1-81.

, Historia de la fábula greco-latina, vol. 1, Madrid: Universidad Complutense, 1979.

, «Las colecciones de fábulas en la literatura griega de época helenística y romana», in: J. A. López Férez (ed.), Historia de la literatura griega, Madrid: Cátedra, 1988 (4ª ed., 2008), p. 1153-1159.

, «Mito y fábula», Emerita 61 (1), 1993, p. 1-14.

Thompson, Stith, Motif-Index of Folk-Literature, 6 vol., Bloomington: Indiana University Press, 1955-1958.

Tubach, Frederic C., Index exemplorum. A Handbook of medieval religious tales, Helsinki: Suomalainen Tiedeakatemia, 1981.

Haut de page

Notes

1 Vid. Rodríguez Adrados, 1979, p. 11.

2 Son varios los críticos que realizan un estudio del significado de las distintas acepciones del término «fábula» y sus posibles variaciones de significado en el tiempo para establecer las relaciones, y las diferencias, con otras expresiones que en algún momento se han utilizado como sinónimas. Así comienzan las obras de Martín-García (1996, p. 9-14) y Talavera Cuesta (2007, p. 23-52), que además incluye una revisión del tratamiento que las distintas retóricas han hecho de la fábula.

3 Vid. Rodríguez Adrados, 1988, p. 1153.

4 Vid. Rodríguez Adrados, 1993, p. 7.

5 «A través de la comparación con animales se trataba de educar al hombre, de hacerle ver sus vicios y darle herramientas para manejarse en el mundo» (Bizarri, 2011, p. 62).

6 «El Pañcatantra, o Panchatantra, título que significa “las cinco series”, es el fabulario más importante de la tradición escrita de la India y la colección más antigua de cuentos tradicionales que conocemos […]. Aunque no sobrevive ningún manuscrito en sánscrito anterior al año 1000, parece ser que la colección pudo haber sido compilada hacia el año 300, aunque algunos la retrasan hasta el siglo vi; no obstante, los relatos que contiene pueden tener mucha mayor antigüedad. El origen de esta colección se remonta tradicionalmente a la recopilación de relatos ejemplares (principalmente fábulas de animales) que realizó el sabio brahmán Vishnu Sarman en el siglo iii antes de la Era para la educación de los tres hijos de un rey […]. La primera sección, “Perder amigos” nos presenta la historia de Calila y Dimna […]. Esta primera parte, junto con su añadido posterior, ocupa casi la mitad de la obra, con lo que, con el tiempo, acabó por dar título a la colección entera en la tradición musulmana, el Calila y Dimna» (Prat Ferrer, 2013, p. 76-77).

7 Véase sobre la presencia de la fábula en la literatura helénica García Gual, 1977.

8 «La fábula aparece en la literatura griega arcaica y clásica como un ejemplo, solo a partir de la época helenística comenzó a recogerse en colecciones sin que la fábula-ejemplo dejara de estar presente, también, en la literatura de época helenística y romana» (Rodríguez Adrados, 1988, p. 1153).

9 «A este fabulista no le consideraban los griegos como el inventor del género, sino el introductor en Grecia de la primera colección de fábulas, que fijó el tipo clásico de tales relatos, breves y didácticos, con una estructura narrativa característica» (García Gual, 1979, p. 81).

10 Tiene más lógica pensar, como García Gual (1977, p. 312-313), que Esopo no es más que un narrador ficticio que se introduce en la obra para engarzar las diferentes fábulas dentro de un relato unitario.

11 Vid. Rodríguez Adrados, 1952, p. 349.

12 Vid. Rodríguez Adrados, 1988, p. 1155. Hay que tener en cuenta que «nuestra Augustana no es otra cosa que una reelaboración de fases más antiguas de la misma colección. […] En el siglo i d. C. la Augustana estaba prácticamente en el estadio en que la conocemos salvo retoques estilísticos y lexicales» (Rodríguez Adrados, 1978, p. 5).

13 Vid. Bizarri, 2011, p. 59.

14 Me remito a la obra de Hervieux (1893-1899) que recoge los códices y colecciones fabulísticas escritas en latín.

15 Vid. Mañas Nuñez, 2005, p. 56.

16 Desde este enfoque, Harto Trujillo advierte que los exempla grecolatinos se adaptan a la doctrina católica: «Los cristianos vieron también en el exemplum un medio muy eficaz para persuadir, una homilía viva, que ofrece el testimonio de mártires y santos. […] Cambia, pues, el marco (que ahora son homilías orales), cambia la fuente (bíblicas o inventadas), la finalidad (religiosa), pero se mantiene la esencia del exemplum como recurso retórico y estético utilizado para la persuasión. El exemplum medieval se basa en santos, mártires, o en historias y anécdotas de carácter moral y religioso, que entretenían y movían al auditorio» (2011, p. 514-515).

17 Vid. Lacarra, 1980, p. 17.

18 Vid. Cacho Blecua y Lacarra, 1984, p. 10. A su vez, durante el siglo xiii van apareciendo traducciones al castellano de otras obras orientales, como las colecciones de proverbios Flores de filosofía y Bocados de oro.

19 Vid. Crosas López, 2010, p. 118.

20 Vid. Lecoy, 1974, p. 113.

21 En la retórica clásica la «amplificatio de una idea no exige su desarrollo más extenso, sino simplemente su realce, que puede conseguirse mediante otros procedimientos –por ejemplo, cambiando la entonación del pasaje que interesa destacar–. Sin embargo, en la práctica, desde la época medieval se interpretó generalmente la amplificación como alargamiento de contenidos» (Azaustre y Casas, 1997, p. 110). Según esta concepción la amplificación es un procedimiento retórico o «figura retórica que consiste en realzar un tema desarrollándolo mediante la presentación reiterada de los conceptos bajo diferentes aspectos, desde distintos puntos de vista y recurriendo a diversos procedimientos como la repetición, la acumulación, la digresión, la paráfrasis, la metáfora, la enumeración, la perífrasis, la comparación, etc.» (Beristáin, 1995, s. v. amplificación).

22 Vid. Pedraza Jiménez y Rodríguez Cáceres, 1984, p. 514.

23 Vid. Prat Ferrer, 2013, p. 178.

24 Vid. Gómez Redondo, 2002, p. 3095.

25 Para un estudio comparativo de ambas obras remito al artículo de Aguilar i Montero (2005); los estudios de Armijo Canto (1996 y 2003), que se pueden obtener en el sitio web: <http://132.248.101.21/filoblog/cearmijo/informacion/>; y el estudio introductorio de Bernard Darbord en su edición del Libro de los gatos (1984).

26 Hervieux (1893-1899) señala la existencia de 64 ejemplos, mientras que Darbord, en su edición del Libro de los gatos cataloga un total de 66 (1984, p. 31).

27 Vid. Armijo Canto, 1996, p. 208.

28 Vid. Deyermond, 1991, p. 254.

29 La obra de Vercial se encuentra también en el ms. Esp 432 de la BNF.

30 Vid. Gómez Redondo, 2002, p. 3099.

31 Vid. Mohedano Hernández, 1951, p. xv.

32 Si bien desaparece el prólogo que acompañaba al Speculum laicorum, se interpola la anécdota 367ª y se divide el capítulo De Ecclesia en cuatro (Ibid. p. xlix).

33 Ibid., p. xlii.

34 Ibid., p. xxiv-xxv.

35 Vid. Lacarra, 2007, p. 25.

36 Ibid, p. 21-23 y Haro Cortés, 1992, p. 122-123.

37 Vid. Lacarra, 2004, p. 333.

38 «El auditorio de los exempla no serán sólo feligreses, sino especialmente lectores o jóvenes en las aulas, y la finalidad no será religiosa, sino de nuevo el entretenimiento y la propagación de personajes y virtudes del pasado, que servirán muy bien para crear un modelo de conducta […]. El exemplum aparece nuevamente en retóricas y en la obra de humanistas que aconsejan su utilización, como ya hicieron Cicerón o Quintiliano, para delectare, docere y movere» (Harto Trujillo, 2011, p. 515).

39 Vid. Mañas, 2005, p. 56.

40 Vid. Chevalier, 1982, p. 333. Además en sus estudios de 1982 y 1983, y en Camarena y Chevalier (1997) encontramos una recopilación de los cuentos y motivos folklóricos empleados por los autores del xvixvii.

41 Vid. Burrus y Goldberg, 1990, p. 35.

42 Vid. Camarena y Chevalier, 1997, p. 94-95.

43 Vid. Bizzarri, 2011, p. 64.

44 Vid. Lacarra, 2009, p. 298-299.

45 Vid. Mañas Núñez, 1998, p. 24-25.

46 Sigo el texto por la edición de Hervieux, 1893, vol. 1, p. 8.

47 Vid. Martín-García, 1996, p. 19.

48 Vid. Burrus y Goldberg, 1990, p. 35.

49 Siguen siendo obras de referencia para el estudio de las fábulas esópicas en Libro de buen amor los estudios de Lecoy (1974, p. 113-149) y Michael (1970, p. 177-218). Recientemente se ha realizado un completo estudio de las mismas bajo la dirección de María Luzdivina Cuesta Torre dentro del proyecto La transformación y la adaptación de la tradición esópica en el «Libro de buen amor» (LE020A10-1) financiado por la Junta de Castilla y León.

50 Vid. Lecoy, 1974, p. 148.

51 Sigo la edición de Darbord, 1984, p. 74-77.

52 Vid. Darbord, 1981, p. 107. Donde se citan los ejemplos 2, 3, 5, 11, 12, 15, 16, 17, 19, 21, 27, 34, 38(2) y 44.

53 Vid. Aguilar i Montero, 2005.

54 Sigo la edición de Mohedano Hernández, 1951, p. 417-420.

55 Sigo la edición de Blecua, 2006, p. 31-32.

56 Ya Cuesta Torre señala que «algunas de las fábulas del Libro de buen amor resultan sorprendentemente originales al ser sensiblemente diferentes de las que aparecen en otras colecciones medievales» (2012, p. 479). Véase también Cuesta, 2011, p. 104.

57 Vid. Cuesta Torre, 2011, p. 108. Primero Joset (1988, p. 98-99) y posteriormente Cuesta Torre en el artículo citado asocian la glotonería y la gula del lobo con la lujuria de don Amor.

58 Vid. Cuesta Torre, 2012, p. 480.

59 Vid. Lecoy, 1974, p. 118.

60 Vid. Mohedano Hernández, 1951, p. 422.

61 Vid. Cuesta Torre, 2012, p. 480.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Laura Fernández Gómez, « La fábula esópica: de la tradición grecolatina al siglo XV », Atalaya [En ligne], 14 | 2014, mis en ligne le 01 juin 2015, consulté le 23 juillet 2017. URL : http://atalaya.revues.org/1403

Haut de page

Auteur

Laura Fernández Gómez

Universidad de León

Haut de page