Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier : Des textes à l'œuvre : la poésie narrative castillane au XIIIe siècle

Reflexiones sobre la edición crítica del Libro de Alexandre

Réflexions autour de l’édition critique du Libro de Alexandre
Thoughts on the critical edition of the Libro de Alexandre
Jorge García López

Résumés

Postuler un texte critique pour le Libro de Alexandre constitue un travail presque impossible, en raison de l’état de détérioration des témoignages conservés. Cet article mène à bien une révision des problématiques ecdotiques des deux manuscrits principaux, fait une valoration des autres manuscrits et, à la lumière des citations et du long usage de l’Alexandre pendant près de trois siècles, propose et commente un stemma possible de l’œuvre. Finalement, ce travail propose de nouvelles lectures pour de nombreux lieux critiques en s’appuyant sur une vision renouvelée de la valoration ecdotique des témoignages.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Recordemos que la crítica al método lachmanniano está desarrollada en su estudio sobre el Lai de l’ (...)
  • 2 No insistimos en el tema, que ahora nos interesa de soslayo, y nos remitimos al análisis de John W. (...)
  • 3 Buena parte de la crítica textual románica del siglo xx puede entenderse como un intento de superac (...)
  • 4 Puede verse un repaso actualizado de la crítica genética, aunque solo en su aplicación a textos con (...)
  • 5 Francisco Rico, El texto del ‘Quijote’, Barcelona: Destino, 2005.
  • 6 Habría que recordar las importantes contribuciones de Jaume Moll, De la imprenta al lector. Estudio (...)

1Quizá nada más difícil que articular un corpus de reflexiones sobre lo que podría o debería ser una edición crítica del Libro de Alexandre, obra de la que tenemos testimonios dispersos, algunos de ellos muy tardíos, muy deteriorados, y en varios romances peninsulares. Estamos ante una obra difícil, de la que apenas nos han quedado restos y de la que pontificar una edición crítica raya en la ficción o en la paradoja. Quienes lo hemos intentado, nos hemos enfrentado a un laberinto de problemas insolubles que ahora aspiramos a racionalizar en una serie de reflexiones. Todas ellas están realizadas a partir de una concepción de la crítica textual neolachmanniana como ciencia. Como una actividad científica que debe expresarse en el terreno de una epistemología propia que pueda ser compartida más allá del exclusivismo subjetivista del bedierismo o el mero descripcionismo de la crítica genética. Joseph Bédier fue sin duda un gran romanista, pero como hombre de su tiempo, trasladó a la crítica textual de raigambre lachmannianna el escepticismo contra cualquier objetividad científica que había surgido en la Europa de finales del siglo xix1. Como tal, el personalismo, la intuición irracional, la arbitrariedad y el subjetivismo se convirtieron en normas científicas, al igual que hicieron y teorizaron variadas filosofías y movimientos estéticos de finales del ochocientos, donde el culto a la personalidad o la supervaloración de la subjetividad eran la norma de la creatividad estética y filosófica2. La crítica textual sólo tenía dos opciones extremas: o editar todos los manuscritos en sus testimonios singulares o inclinarse por la pura arbitrariedad subjetiva (le goût, en terminología bedierista) y editar uno cualquiera. En ese mundo que además conoce una importante crisis de la ciencia físico-matemática heredada de la Ilustración, nace la crítica bedierista del método científico y el intento de superar esas contradicciones dentro de la misma filología románica de la centuria3. Por su parte, la crítica genética reivindica como novedad lo que es práctica habitual desde hace dos siglos: la recensión completa de los materiales con huella autorial directa o indirecta, pero negándose ahí a un enjuiciamiento crítico en lo que nos parece una reedición del mero descripcionismo bedierista4. Por su parte, la bibliografía material, de reciente desarrollo magistral en el hispanismo5, no pretende articular una hipótesis sobre la naturaleza del arquetipo, sino que, de acuerdo con la naturaleza de su objeto –es decir, un texto impreso, de origen material y fenomenología muy diversa al manuscrito– describir un arquetipo históricamente existente y que ha llegado hasta nosotros, aunque en última instancia deba recurrir al método lachmanniano para clarificar y definir la tradición impresa derivada de ese arquetipo superviviente6. Partimos, pues, de bases teóricas muy precisas asumidas como una práctica científica capaz de fundamentar sus afirmaciones para realizar un repaso que querríamos lo más objetivo posible sobre las características ecdóticas de la tradición alejandrina hispánica y sobre qué afirmaciones fundamentadas podemos hacer en torno al arquetipo probable de esa tradición superviviente. El método científico pervive en la conciencia y en la descripción de sus limitaciones: el Saber Absoluto sólo lo tienen los chamanes.

  • 7 Nuestra exposición presupone, como es lógico, los repertorios clásicos y las principales ediciones (...)

2Comencemos por los testimonios. Y puesto que son pocos y muy conocidos, los repasamos rápidamente7. Existen dos manuscritos de larga extensión, que quisiéramos más o menos completos –y de hecho actuamos en general como si lo fueran– y una serie de fragmentos de muy corta extensión, que, por tanto, tienen un impacto muy reducido en cualquier hipótesis sobre la reconstrucción del texto o sobre la lengua del arquetipo. Pero aquí ya debemos hacer una distinción que, si bien se realiza, por supuesto, en los catálogos clásicos, no siempre se asume con claridad su sentido cabal y la realidad de su alcance ecdótico. De los tres fragmentos, dos de ellos no son propiamente fragmentos, sino meras citas largas, muy tardías y probablemente manipuladas, de testimonios no conservados. En el caso del manuscrito del monasterio de Bujedo o en el uso del Alexandre por parte de Díez de Games, no estamos ante testimonios, sino ante citas de la obra cuya fidelidad es desconocida por nosotros. Así, pues, junto a los dos testimonios principales, tenemos un fragmento muy exiguo que recoge los 27 primeros versos de la obra (6 estrofas y tres versos de la séptima estrofa), el llamado fragmento de Medinaceli (Med) y dos citas de la obra, una de ellas del xv en El Victorial de Díaz de Games y otra en un cronicón del siglo xvii que copia un manuscrito que dice estar en el monasterio de Bujedo. Estos dos últimos constituyen en términos técnicos una tradición indirecta; una tradición de citas de la obra maestra sobre testimonios hoy desaparecidos. De entrada, esto ya es una limitación que no siempre se tiene en cuenta o a la que no se le concede la suficiente importancia, puesto que estos dos fragmentos se manipulan en términos ecdóticos como si fueran testimonios, pero el caso es que no lo son. Estas dos citas tardías de la obra poseen un segundo nivel de calidad ecdótica (una tradición indirecta nunca puede ponerse al mismo nivel que un testimonio) y por tanto un nivel inferior de autoridad textual, puesto que no derivan de manuscritos (primer nivel), sino que han sido citados, y muy probablemente manipulados, especialmente en términos lingüísticos, en una obra ajena a la tradición alejandrina (segundo nivel). En el caso del fragmento de Medinaceli, el poco trecho del texto que nos transmite lo convierte también en un testimonio casi nulo para conocer la tradición manuscrita y mucho menos para articular una hipótesis sobre la lengua del arquetipo. Los tres fragmentos, tan exiguos, fragmentarios y originados en una tradición indirecta, apenas nos dicen nada sobre el texto y sobre la obra. Es, por tanto, muy difícil aceptar cualquier conclusión de cualquier tipo basándonos en el minúsculo fragmento conservado o en la tradición indirecta de la obra. Y la conclusión más obvia es que en realidad sólo tenemos dos manuscritos básicos del Alexandre, el manuscrito P y el O, únicos testimonios sobre los que es dable fundamentar alguna conclusión ecdótica o lingüística.

  • 8 Contemos todas las obras conocidas en cuaderna vía (Berceo se cuenta como una sola entrada), además (...)

3Sin embargo, los testimonios y las citas de la obra sí nos dicen mucho sobre lo que debió ser una lectura y una transmisión múltiple y compleja. En efecto, si atendemos a las obras en las que sabemos que el Alexandre ha influido de forma indubitable (que son aproximadamente una docena y algo más, en torno a una quincena)8 y sumamos dos testimonios, un fragmento y dos citas largas, entonces podemos sospechar la existencia de cerca de 20 manuscritos del Alexandre que circularon durante el siglo xiii y hasta muy entrado el siglo el xiv –puesto que ya no influye en el Canciller de Ayala– y de los que tenemos constancia expresa y textualmente documentada: no se trata, pues, de un cálculo aproximado, pero sí de un cálculo muy conservador, que sin duda se podría extender sin problemas. Y esto es así, además, porque es difícil suponer que alguno de los veinte autores u obras que citan, copian o utilizan el Alexandre lo hiciera sobre el mismo manuscrito. Es muy difícil concebir que Gonzalo de Berceo (primera mitad del siglo xiii), Alfonso X (segunda mitad del siglo xiii), el Arcipreste de Hita (primera mitad del siglo xiv) y Díaz de Games (primera mitad del siglo xv) utilizaran el mismo o los mismos manuscritos. Se trata de una suposición inverosímil. Así, pues, el mero recuento de las citas, versos literales, alusiones indirectas pero claras, utilizaciones evidentes y lecturas deducibles, el Alexandre fue una obra muy leída entre los años treinta del siglo xiii y la segunda mitad del siglo xiv, y era todavía recordado en el siglo xv, aunque mediante citas y recuerdos alejados, como es el caso del Marqués de Santillana. De esta forma, el Alexandre se convierte en la obra más copiada y leída de los dos primeros siglos de la literatura española e incluso de gran parte de toda la literatura medieval española.

4No sabemos cuál es el origen de semejante irradiación, realmente extraordinaria, y parece que sólo comparable con el taller alfonsí o los bestsellers de finales del siglo xv, para una obra peninsular en romance; quizá debamos atender a su uso en el Estudio general, aunque sobre el particular nada podemos decir y la hipótesis sobre su uso escolar en Palencia no ha conseguido una testificación documental. Semejante riqueza manuscrita constituye ya una primera indicación de que una valoración adecuada de los testimonios conservados y de los fragmentos y citas que han llegado hasta nosotros debe tener en cuenta este dato, que relativiza el valor de los testimonios conservados y nos pide –y nos obliga– a una reflexión preliminar de carácter teórico que después se debe matizar y afianzar a lo largo del recorrido ecdótico. Y esta conclusión preliminar es que el valor literario y ecdótico de los materiales conservados es muy, pero que muy relativo. Su autoridad está mermada por la gran cantidad de manuscritos que podemos documentar y suponer y este dato perfectamente objetivo debe tenerse en cuenta en el razonamiento ecdótico. Tratar los manuscritos O y P como si fueran representativos de las instancias textuales más cercanas al autor es un grave error de principio en el que caen casi todas las ediciones críticas: sólo tenemos los residuos finales de un naufragio y su autoridad es en verdad muy relativa.

  • 9 Pueden verse en J. Casas, ed. cit., 2007, p. 146.
  • 10 J. García López (ed.), Alfonso de la Torre, Visión deleytabe, Salamanca: Servicio de Publicaciones, (...)
  • 11 Esto implica necesariamente que el orden que nos presenta P en esas estrofas no debe ser a priori e (...)

5A esta característica se añade otra muy singular que el Alexandre apenas comparte con alguna obra medieval castellana. Y es que es posible que las estrofas 48-859, donde el autor expone los castigos de Aristóteles al joven Alejandro, género de los castigos y en este caso también del regimiento de príncipes, el primero sobre todo tan en boga en esos siglos, tienen dos redacciones muy diferentes en O y P, de forma que podemos sospechar de forma muy verosímil que estamos ante una difusión del texto del Alexandre mediante pecia y su uso escolar. Un caso semejante lo constituye Visión deleitable, que en sus capítulos dedicados a la filosofía natural podemos sospechar la probable existencia de copias en pecia debido a la doble redacción que nos presentan –imposible de remontarse al autor, por supuesto– en algunos de los testimonios de las ramas bajas10. Ello implica una difusión muy importante y también una difusión de un muy probable origen escolar. Pues bien, lo mismo podría suceder con las aludidas estrofas del Alexandre dedicadas a un género escolar por excelencia o próximo a las escuelas como el de la literatura sapiencial. Pero si esto es así, entonces se abre paso la idea de que posiblemente uno de los dos principales testimonios del Alexandre está contaminado por una tradición escolar. Idea que apuntamos aquí y que valdría la pena analizar con detalle11.

6A estas consideraciones, ya de por sí consistentes, se añade otra característica que refuerza la idea de una tradición textual rica y compleja. Se trata del carácter de las variantes, que, por lo general, refleja la naturaleza y la riqueza de la tradición manuscrita. En efecto, en obras como el Libro de Buen amor, las variantes son relativamente escasas, por lo general lineales, y atañen a vocablos específicos; es por consiguiente fácil hallarles un lugar en un aparato crítico. Ello indica con un grado muy elevado de certeza que los manuscritos copiados de la obra fueron pocos y que quizá los testimonios perdidos no sean muchos. De esta forma, los testimonios conservados podemos suponer que no están muy alejados de los estadios arquetipos y que debieron existir relativamente pocas copias intermedias. Ahora bien, en el caso del Alexandre sucede lo contrario: la dispersión de las variantes y la existencia de fragmentos y tradición indirecta con numerosas lecturas alternativas –que en ningún caso significa, por supuesto, «dobles redacciones autoriales»– implica que las copias fueron abundantes y que la obra se copió y volvió a copiar numerosas veces, por lo que podemos pensar que los testimonios conservados recogen con gran seguridad estadios finales de una tradición manuscrita múltiple y vital y que ha sufrido un intenso proceso de deturpación. La simple existencia de testimonios en varios romances peninsulares apunta en la misma dirección. En el caso del Alexandre, la difracción textual es muy elevada, como suele suceder con obras que tienen una importante tradición textual. Otra reflexión que unir al hecho de que las citas de la obra sean tan numerosas, dispersas y dilatadas en el tiempo y que nos habla de una tradición rica y con un alto grado de dispersión, como corresponde a toda obra de éxito.

  • 12 Yo mismo he intentado, en unión de mi querido amigo Carlos Sánchez, esbozar una aproximación a la c (...)

7Y estas dos constataciones influyen ya de entrada en la consideración de la lengua de los testimonios y en la deducción de la posible lengua del autor. Si nos ceñimos, pues, a los dos testimonios realmente conservados, es decir, P y O, tenemos que, como es sabido, uno está transcrito en aragonés (P) y el otro en leonés (O). Que el manuscrito que en principio podemos denominar melior esté transcrito en aragonés no implica que la lengua del arquetipo también lo sea, como se inclinan por afirmar algunas de las principales ediciones críticas, y ni siquiera que lo sea la lengua de su ascendiente inmediato de copia. Tal afirmación, en efecto, convierte los avatares de la difusión textual de la obra en elementos necesarios. Transforma lo contingente, histórico y posible en necesario y evidente sin ningún fundamento histórico o textual. Tal afirmación, en efecto, implica que lo que nos ha quedado era lo que había o es representativo de lo que hubo en algún momento; parte de un sofisma de base al considerar que lo poco que nos ha quedado es inmediatamente representativo y evaluable en esos términos, cuando las reflexiones preliminares vistas hasta aquí apuntan justamente a lo contrario. Y lo mismo puede afirmarse respecto del manuscrito occidental, es decir, que el hecho de que esté copiado en leonés no significa que la lengua del arquetipo sea el leonés12. E incluso idéntica reflexión valdría para la conclusión clásica de un arquetipo en castellano central, solución facilona que surge de desdibujar las características lingüísticas geográficamente extremas y que demuestra que los estudiosos del Alexandre operan incluso inconscientemente con un stemma lingüístico (no ecdótico).

8El problema es que en realidad los dos manuscritos básicos son meliores y que se reparten de forma equilibrada las cualidades ecdóticas de la tradición manuscrita. Es evidente que P es mejor manuscrito que O. Está mejor copiado, con más cuidado y nos ha transmitido más amplias porciones de la obra. Pero también es cierto que se trata de un manuscrito con letra del siglo xv y con lengua, en muchas ocasiones, muy modernizada, como podemos comprobar. Se trata, pues, de un testimonio muy tardío y muy modernizado y, si bien se cumple el acertado adagio clásico de Giorgio Pasquali (recentiores non deteriores), también puede decirse que el manuscrito P es melior debido a la contingencia de la tradición manuscrita, al hecho arriba citado de que apenas nos han quedado restos de una tradición poderosa y numerosa. El manuscrito aragonés es melior porque se han conservado muy pocos manuscritos de la obra y en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Por el contrario, O está peor copiado y nos ha conservado mucho menos texto que P, pero también es verdad que ha mantenido mejor el léxico técnico, los cultismos y algunas de las formas típicas de la cuaderna vía (contracciones singulares, formas específicas, oscilaciones léxicas características, etc.). Y a este hecho incuestionable se añade el de su probable fecha de copia, puesto que se trata de un manuscrito fechable posiblemente a finales del siglo xiii y podemos considerar que ha conservado la lengua en un estadio arcaico más cercano al autor que el testimonio P. De ahí que afirme que los dos manuscritos son meliores, pues cada uno recoge una o a un grupo de características típicas de la transmisión manuscrita. Este hecho, que singulariza la tradición manuscrita del Alexandre, implica un uso sui generis de las normas para una constitutio textus.

9Partiendo de estas premisas, surgen dos inclinaciones que todo editor del Alexandre debe intentar sortear. En primer lugar, ante el exiguo material conservado y su dispersión, los razonamientos lingüísticos desbordan a los estrictamente textuales y dificultan la valoración de los testimonios conservados desde un ángulo exclusivamente ecdótico. Esta suele ser una tentación irresistible. En efecto, entre las principales ediciones críticas del texto, el editor suele caer en el error de plantear la transmisión del texto y la identificación de sus fases textuales en criterios lingüístico-geográficos. En efecto, el stemma que nos presenta Nelson no es tal, sino una distribución geográfico-lingüística de los testimonios, que da como resultado una suerte de mapa lingüístico donde se posicionan los testimonios como si fuera un mapa dialectal y cada testimonio y fragmento un informante de la variante lingüística determinada. Ello da como resultado una pirámide en cuyo vértice hay un arquetipo escrito en castellano central y cuyas ramificaciones hacia oriente y occidente incluyen a los dos testimonios principales, aunque en el caso de Nelson el arquetipo sería riojano y escrito por Gonzalo de Berceo, lo que es de todo punto imposible, aunque el texto resultante implica círculo vicioso. En efecto, si considero autor a Berceo y sano el texto de P de acuerdo con ese criterio, entonces el texto final que «reconstruya» estará «berceanizado».

10Pero el caso de Berceo, como el de toda la cuaderna vía del siglo xiii, y en especial el Poema de Fernán González, presupone un problema propio con independencia de la imposibilidad de adjudicar la autoría al poeta riojano. Y es que las obras en cuaderna vía del siglo xiii reproducen la lengua formular culta del Alexandre. Por tanto, podemos utilizar las obras más cercanas a la obra maestra, en concreto Berceo y el Poema de Fernán González –éste último en realidad cuasi un apéndice nacionalista y monástico del Alexandre–, para discriminar entre las lecturas de P y de O, puesto que si entre dos lecturas una de ellas reproduce los estilemas propios de las obras en cuaderna vía y en especial los de Gonzalo de Berceo, entonces esa identidad inclina la balanza de la equipolencia. Claro está que el editor del Alexandre debe utilizar este procedimiento con el máximo tacto para no caer en círculo vicioso. Es decir, si algunos trechos del Poema de Fernán González se han reconstruido teniendo en cuenta la lengua del Alexandre, entonces no podemos utilizarlos para discriminar lectura entre P y O, pero sí si esos estilemas y hemistiquios formulares aparecen en los manuscritos –no tanto en las ediciones críticas– de Berceo o del Libro de Apolonio. En este caso, como en el caso de las contracciones que vemos más abajo, la lengua formular del Alexandre, y el testimonio de su uso a lo largo del siglo xiii, puede más que el codex melior en la selectio de variantes.

  • 13 Sobre ese error de base está construido el texto crítico que nos presenta Casas en ambas ediciones (...)
  • 14 Joan Corominas (ed.), Juan Ruiz, Libro de Buen Amor, Madrid: Gredos, 1967.

11Pero a partir de la lectura del Alexandre como obra de Berceo, se produce otro error generalizado al inventarse el editor una lengua que probablemente nunca ha existido, mezclando con baremos de historia de la lengua –no de historia de la literatura o del inventario formular de la lengua alejandrina– el léxico de ambos manuscritos básicos. La tentación de realizar enmiendas generalizadas en P de carácter lingüístico es comprensible, por cuanto a ello nos aboca la singularidad de la tradición, pero claro está que se trata de un comportamiento que todo editor debe soslayar con habilidad, cosa que no siempre ha sucedido. Y de ahí deriva el error fundamental de cualquier editor del Alexandre y es la sustitución sistemática de las características lingüísticas de P a partir de O. Un error que es todavía más grave si consideramos a P como la lengua base del autor o cercana a ella. En efecto, si partimos del supuesto que P transmite una coloración lingüística próxima al arquetipo, no podemos occidentalizar la lengua introduciendo sistemáticamente términos de O: sustituyendo, por ejemplo, de forma sistemático el como de P por el cuemo de O13. Así pues, aquí tenemos la trampa de elefante que ha de sortear cualquier editor del Alexandre: no puede haber sustituciones sistemáticas basadas en criterios lingüísticos, porque entonces a priori cualquier sustitución es posible. Podemos, sí, articular una hipótesis sobre la probable lengua del arquetipo basada en consideraciones lingüísticas procedentes de ambos testimonios, pero no editar un texto fundado en tales hipótesis, porque el esfuerzo será vano y el resultado será una lengua inventada con apoyos científicos muy poco fiables, y eso en el mejor de los casos. Es más, se trata del error típico que se puede encontrar localizado (y duramente criticado) en cualquier manual de ecdótica y es la acusación clásica lanzada contra el editor en su intento de «reconstruir» la lengua del Arcipreste de Hita mezclando con criterios lingüísticos las lecturas de los tres manuscritos14. Si avalamos semejante proceder, nos estamos inventando la lengua del Alexandre y en el mejor de los casos el resultado será inaceptable por completo y por principio.

  • 15 J. García López, ed. cit., p. 15-17.

12Y es que hoy en día nos es imposible llegar a deducir la lengua del autor o la del arquetipo. Del autor apenas sabemos nada y si es, como parece, un clérigo escolar, viajero y conectado con las élites europeas (un magister universitario15), sin duda debía hablar latín en primera instancia y para él el romance era ante todo lengua de expresión artística en su obra y lengua instrumental en otros sentidos posibles (uso popular, cotidiano, etc.). Pero a esta característica se debe añadir otra: las primeras obras literarias en romance del siglo xiii tienen una característica que nunca volverán a tener luego las obras en romance, y es que no tienen tradición literaria que no sea neolatina, galaico-portuguesa, francesa o franco-provenzal (según el género literario en el que escriban). Para la poesía narrativa de tipo histórico-épico de principios del siglo xiii la única tradición anterior era el roman francés de la segunda mitad del siglo xii y, por lo que atañe al verso, otras obras en cuaderna vía europea (neolatina, francesa o italiana). Pero respecto de su romance peninsular, el autor del Alexandre podemos suponer que no tenía ninguna tradición autorizada a la que sumarse y por tanto pudo proceder con entera libertad creativa, sometiendo la lengua romance a la escansión latina. De hecho, lo que hace el autor del Alexandre (y Berceo) es escribir en versos latinos con léxico romance. Es decir que el autor del Alexandre tuvo la suficiente libertad para modular una lengua propia sin una tradición romance peninsular que le proporcionara modelos y al mismo tiempo esa lengua artística (Kuntsprosa) no debe reflejar de forma mecánica el romance que él hablara. En el intento hercúleo de crear una lengua literaria en romance peninsular, el autor del Alexandre no tenía motivos para limitarse a un romance en concreto o al romance que él hablara, por lo que bien podría haber utilizado formas léxicas de otros romances que se adaptaran mejor a la escansión latina en un momento determinado de la andadura prosódica. Y de igual forma que echaba mano de lo que hoy nos parecen violentos latinismos –que para él no tenían nada de violentos– o utilizaba dobletes léxicos cuando le convenía, de igual forma podría haber tomado forma léxicas de romances cercanos al suyo propio. Es más, el estudio del manuscrito O indica que precisamente fue eso lo que sucedió. Se trata de una característica que a principios del siglo xiii opera con fuerza particular, por cuanto el autor romance peninsular no tiene en ese momento concreto ninguna tradición que lo limite y puede tomar léxico de otros romances peninsulares o europeos e incluso del latín, utilizando latinismos imposibles en otras épocas, como vemos que muchas veces hace Berceo. De forma que en ocasiones da la impresión de que la selección léxica, fundada en una prosodia latina, presiona para superar las barreras dialectales de los romances de la época.

13Y a todo ello se añade una característica también peculiar: y es que la ausencia supuesta de tradición literaria en romance peninsular implica que seguramente el autor del Alexandre no tenía una idea prefijada (o semejante a la que será normal con posterioridad) sobre un romance peninsular u otro. Es decir, por ejemplo, no consideraba el leonés una lengua literaria cómica, como suele suceder desde finales de la primera mitad del siglo xv, ni tampoco quería escribir en castellano orientalizado, como los seguidores de Villena en el siglo xv, ni tampoco le inquietaba escribir en castellano central o toledano, como en el castellano drecho alfonsí, y así sucesivamente. Muy probablemente debemos suponer que para él los romances peninsulares no tenían todavía la carga semántica, social y literaria que adquirirán después merced al trasiego histórico: ninguno de ellos tenía marcas especiales de nobleza literaria y creemos suponer bien si pensamos que tampoco una tradición que lo ennobleciera. De esta forma, la lengua romance del autor, la lengua del arquetipo y la lengua de los testimonios conservados no debe necesariamente ser la misma.

14El autor debía hablar suponemos algún tipo de romance peninsular (lengua del autor), pero la lengua de su obra (o lengua del arquetipo) es consecuencia de una elección artística muy condicionada por la escansión neolatina, hasta el punto de que, como gran parte de la cuaderna vía del siglo xiii, utiliza formas léxicas que no se volverán a dar en castellano: oscilaciones léxicas o dobletes imposibles en castellano (bispo/obispo, por ejemplo), términos muy particulares, contracciones literarias del léxico peninsular, latinismos en verdad violentos, aunque no para él, etc. Pues bien, tengo la impresión de que un estudio ceñido de la lengua de los dos testimonios principales da como resultado que el autor usó una selección léxica que supera ligeramente las barreras típicas de lo que consideramos «oriental» u «occidental». Esa posibilidad explicaría que podamos encontrar restos de orientalismos muy localizados en O, mientras que podemos sospechar con notable certeza que la lengua del arquetipo no es el aragonés.

15Y, finalmente, esa obra fue copiada posiblemente en varias coloraciones dialectales diferentes (lengua de los testimonios) y algunas de ellas han llegado hasta nosotros y nos dan una imagen deformada de la posible lengua del arquetipo. Aquí interviene ahora la gran cantidad de manuscritos que podemos sospechar que se copiaron a lo largo de los siglos xiii y xiv. Hemos visto que con facilidad podemos llegar a la veintena y quizá sea un cálculo muy conservador y que quiere ceñirse a los datos objetivos. Pero eso significa que el Alexandre podría haber funcionado en términos lingüísticos como tenemos bien documentado que fueron copiadas algunas obras de éxito del siglo xv. Recordemos, por ejemplo, la Visión deleitable de Alfonso de la Torre. Se trata de una obra escolar que circuló intensamente durante la segunda mitad del siglo xv. Tenemos testimonios en castellano central, castellano orientalizado en términos estéticos (lo que creemos que es la opción estética del autor), aragonés en varias facetas, navarro, catalán e incluso un manuscrito en castellano pero interlineado en catalán para los sustantivos técnicos y difíciles. Es decir, que el Alexandre, en cuanto obra escolar que circuló durante varios siglos, podría haber sido copiado en varios romances peninsulares y los testimonios hoy conservados (P y O) no reflejan ni remotamente la lengua del arquetipo. Y no sólo eso, sino que (al contrario de lo que pasa con Visión deleitable), si sólo tenemos (como parece que es el caso) un subarquetipo deterior, entonces es muy problemático intentar deducir de ahí la lengua del arquetipo.

16Esto es precisamente lo que sucede en un estudio sucinto de la lengua de los testimonios. Tomemos, por ejemplo, P. En principio se trata de una lengua oriental. Pero tal característica no es suficiente para acabar de singularizar la obra, puesto que el orientalismo o aragonesismo puede darse en muchas formas y en rasgos variados. Un análisis preliminar que realicé durante el proceso de edición crítica me llevó a una primera conclusión parcial. Y es que algunos de los más marcados orientalismos de P aparecen de forma relativamente exigua y en ocasiones muy tarde, por lo que un estudio un tanto detenido –aunque no sistemático– del manuscrito P arroja una conclusión sorprendente. Y es que los más remarcados orientalismos de P podrían constituir el idiolecto del copista del manuscrito P a partir de un ascendiente de copia más occidental que el mismo P. Y tal análisis, preliminar y parcial, concuerda a la perfección con lo que creemos que fue el origen histórico del manuscrito P. En efecto, sabemos que de forma directa o indirecta P está relacionado con San Millán de la Cogolla, puesto que cita y conoce muy bien a Gonzalo de Berceo y sabe definir con precisión qué función desarrollaba éste en el monasterio, cosa que el mismo Gonzalo de Berceo no explica en sus obras, puesto que tal proceder choca con la imagen de autor humilde que quiere transmitir en su obra y con la característica esencial del narrador como sujeto de supuesto sermo humilis. Partiendo de esta constatación, que ahora sí es una afirmación por completo objetiva, se explica con relativa sencillez no sólo el orientalismo de P. En el fondo, y aunque no sea ésta la única caracterización posible, el manuscrito P no es otra cosa que una operación de imagen de San Millán de la Cogolla en la que se apunta la autoría de la obra al poeta de la casa, convirtiendo a Gonzalo de Berceo en el autor de una de las obras más valoradas de la Edad Media española. Debió ser una operación tardía y por supuesto en la posteridad del propio Gonzalo –razonamiento que concuerda con la fecha tardía de P–, que probablemente nunca hubiera aceptado ser el autor de una obra tan diferente de su propio universo intelectual y literario. Quizá incluso podemos pensar que para el secretario del abad ser el autor del Alexandre hubiera sido una carga o un desprestigio y que jamás hubiera aceptado esa atribución, pero no sucedía lo mismo para la comunidad emilianense en la posteridad de Gonzalo de Berceo, cuando la obra era famosa y muy conocida y copiada por doquier en Castilla desde la segunda mitad del siglo xiii: en ese caso reivindicar la autoría significaba aumentar el prestigio de San Millán de la Cogolla. Pero de igual forma que tal atribución es por completo imposible, la coloración lingüística y la autoridad ecdótica del manuscrito P no debe tomarse como un baremo absoluto, sino que debe valorarse en sus términos exactos.

  • 16 «Polidarius el meie, que los enfermos sanaua» es lectura de 449c en el testimonio O, por ejemplo.

17De una forma complementaria, podemos aislar determinadas características del manuscrito occidental que contradicen su coloración lingüística aceptada. En efecto, en el manuscrito O aparecen de vez en cuando, aunque de una forma realmente muy localizada y mínima, determinados orientalismos, extremadamente limitados en términos cuantitativos y no fáciles de explicar (mege, por ejemplo)16. De ahí que crea que el autor realizó una selección léxica para su compleja escansión latina que en alguna ocasión podría haber superado las fronteras del romance que él hablaba, puesto que no estaba coartado por ninguna tradición literaria peninsular ni por autoridad lingüística o literaria alguna. Y de igual forma que echaba mano de latinismos violentos en caso de necesidad métrica, también pudo haber utilizado, tal como indican estas aparentes contradicciones en la coloración léxica, términos de otros romances peninsulares para una adecuada escansión de sus versos.

  • 17 Puede verse un resumen de todos ellos en J. Casas, ed. cit., 2014, p. 626-629.
  • 18 A. Blecua, op. cit.
  • 19 El ejemplo paralelo que aduce J. Casas, ed. cit., 2014, p. 629, n. 44, no es pertinente, puesto que (...)

18Pero si la cuestión de la lengua es complicada, no lo es menos el intento de confeccionar un stemma. Para ello reivindico de nuevo la filología como ciencia, la ecdótica como una actividad científica interpersonal, lo más alejada posible de la subjetividad y donde las pruebas de una determinada filiación deben ser claras, inequívocas, irrefutables y deben poderse compartir con otros grupos de investigación en el ámbito científico. Partiendo de aquí, también debe decirse que un stemma no se construye a partir de convergencias, y mucho menos a partir de equipolencias, sino a partir de errores comunes conjuntivos y separativos. Es decir, no basta que los manuscritos converjan o den lecciones idénticas o parecidas, sino que deben hacerlo en un error evidente, que pasa a convertirse en error común conjuntivo y que llegado el caso se desdobla en errores comunes separativos. Pues bien, la tradición indirecta y el fragmento de Medinaceli (Med) no se pueden comparar, puesto que transmiten fragmentos que no coinciden entre sí y, por tanto, no puede haber posibilidad alguna de deducir errores comunes, ni entre ellos ni con los manuscritos O y P, puesto que tal comparación es siempre y en todos los casos sobre porciones diferentes del texto. Esto significa de entrada que el stemma no se puede «cerrar» en su parte superior, puesto que es imposible obtener un error común que delate la presencia histórica de un estadio arquetipo común a todos los testimonios hoy conocidos y, por tanto, de entrada, todos los stemmata clásicos son imposibles y no tienen fundamentación real17. Ese supuesto arquetipo en este caso no es otra cosa que –parafraseando a Blecua18– una función en la reconstrucción del texto, es decir, una hipótesis de trabajo, pero no un texto histórico determinado y cuya existencia es demostrable a partir de los testimonios hoy conocidos. Así, pues, todos los stemmata clásicos y actuales del Alexandre carecen de una fundamentación real19. Es más, buena parte de los stemmata propuestos –en especial Moll, Alarcos y Casas Rigall– delatan un razonamiento lingüístico próximo a Nelson, presuponiendo que P y O son los «extremos» de la tradición manuscrita, conclusión que en modo alguno se desprende del análisis ecdótico. Sucede simplemente que un manuscrito está copiado en una variante oriental y otro en una occidental, pero ello no implica ninguna causalidad ecdótica de ningún tipo.

19Por otra parte, tal comparación entre los testimonios no ha atendido a errores comunes conjuntivos, pues no los hay, sino a convergencias más o menos léxicas o lingüísticas, e incluso en muchas ocasiones tan sólo a convergencias gráficas, que en realidad nada nos dicen sobre su auténtica filiación textual, sino que tan sólo sirven para fundamentar en apariencia las intuiciones más o menos subjetivas del editor. Un stemma no es un dibujito más o menos antojadizo o más o menos tentativo cuya función sea engalanar la introducción de una edición supuestamente crítica para darle la apariencia de un trabajo científico, sino la proyección visual de un razonamiento ecdótico donde todos los aspectos gráficos han de estar motivados en términos textuales y bien fundamentados. Pero tal razonamiento en el caso del Alexandre no puede ser conclusivo más allá de ciertos límites por las características de la tradición manuscrita y, por tanto, la mayor parte de los stemmata que traen las ediciones críticas no son otra cosa que proyecciones subjetivas de sus editores. Es decir, constituyen una hipótesis como todas, pero que engaña al lector al presentarse como un razonamiento fundamentado y es tan sólo la proyección de un deseo y una hipótesis falta de base real.

20En efecto, lo único que podemos decir con fundamento es que los manuscritos O y P sí que tienen un origen común, lo que por otra parte es más que curioso y nos enfrenta de nuevo con una tradición textual que nos ha llegado en forma muy fragmentaria. Frente a la anterior dispersión, tenemos, por el contrario, que la filiación de los testimonios principales es muy sencilla, puesto que encontramos un número relativamente apreciable de errores comunes conjuntivos entre O y P, aunque quizá no son tantos dada la longitud de la obra, pero sí altamente significativos. Veamos alguno. Por ejemplo, la estrofa 1847 nos presenta un claro error común en sierba que ambos manuscritos por separado han transmitido en forma errónea:

1847c
la sierba que es áspera espacio la madura
la tierra P / la sierra O

21El subarquetipo α leía sierra, lección que P ha enmendado por conjetura al ver que no tiene sentido, introduciendo un nuevo error mediante lectio facilior, como suele suceder en estos casos. En este caso sí que tenemos una convergencia evidente y un error conjuntivo claro y de baja entidad, que son los más interesantes para la filiación, puesto que pasan desapercibidos para los copistas. Es más, la forma que nos dan los dos testimonios explica el error (eso que llamamos crítica verbal). El término sierba es aquí conjetural, pero perfectamente aceptable a través de la reconstrucción del error y del contexto en el que se da. Lo mismo sucede en la estrofa 2030, que comienza con un craso error que los copistas podían haber sanado por conjetura, puesto que se está hablando de un caballero (no de quatro, como dicen los testimonios), pero que afortunadamente no lo sanaron:

2030ab
Entre todos los otros avié un caballero,
fue de crïazón, era su mesnadero
quatro caballeros OP
  • 20 Isabel Uría, «Secuencias anómalas en la descripción de los pecados capitales del Libro de Alexandre(...)

22Pero quizá el error común más claro, deducido por conjetura, es el que descubrió con gran habilidad Isabel Uría20. En efecto, las estrofas 2356-2362 están copiadas después de la estrofa 2359, lo que constituye un claro error en la homogeneidad del texto. Ahora bien, se trata de siete estrofas, que son justamente las que caben en la cara de un folio de P. El hecho nos permite deducir que algún accidente cotidiano de copia debió suceder para que exactamente siete estrofas estén desplazadas en ambos manuscritos y mal copiadas en el mismo sitio erróneo. No debió de ser la pérdida o mala colocación de una página, pues entonces deberían faltar catorce estrofas y hacer el folio completo según la actual distribución de P. Por tanto en algún momento, por un accidente cotidiano que hoy no podemos deducir o averiguar (pero sí imaginarnos conociendo el proceder de los copistas medievales), algún copista debió despistarse y se le pasó una cara de un folio, lo que percibió con posterioridad, poco después del error, y rectificó copiando las siete estrofas que faltaban, aunque sin indicaciones o bien esas indicaciones no han llegado a los actuales testimonios O y P. Esto implica que el ascendiente de ambos testimonios debió ser copiado con esmero o al menos controlando los pasos de la copia. De esta forma, tenemos varios errores comunes conjuntivos muy claros y evidentes (hay media docena más) que nos permiten afirmar que los manuscritos P y O descienden de un estadio común a ambos, fechable en la segunda mitad del siglo xiii, que quizá incluso tenía un folio mal colocado o que ya estaba mal copiado en el orden de las estrofas indicadas y que transmitía claros errores comunes.

23Ahora bien, de esta filiación tan singular se desprende una característica que creo que no se ha comentado con frecuencia en las ediciones alejandrinas. Y es que la gran dispersión de la obra y la gran cantidad de manuscritos que podemos sospechar que circulaban, constituye un gran contraste con dos manuscritos altamente deturpados, con gran difracción ecdótica y, sin embargo, cuya filiación es paradójicamente tan sencilla. Eso nos conduce a una sospecha terrible que intenta reflejar el stemma que proponemos. Una sospecha que acaba de certificarnos de hasta qué punto estamos ante hechos insalvables. Y es que estamos leyendo un subarquetipo de la obra, probablemente ya muy deturpado. Es como si en Visión deleitable leyéramos el incunable de Burgos, donde incluso faltan capítulos. Estamos leyendo (o sólo tenemos acceso) a lo que fue un estadio, probablemente ya muy deturpado, y donde las copias servían (como es el caso de P) para operaciones de imagen de instituciones monásticas. Se trata del típico comportamiento de las ramas bajas y más deturpadas de una tradición manuscrita numerosa y de gran circulación, que es copiada para operaciones de imagen cuando ha adquirido una notoriedad pública sobresaliente, lo que no suele ocurrir en los primeros estadios de su difusión manuscrita, cuando nos encontramos con los testimonios más valiosos y más próximos a los estadios arquetipos. Tal es el comportamiento de obras muy copiadas durante el siglo xv.

24A partir de este razonamiento ecdótico, propuse el siguiente stemma para el Alexandre:

Proposición de stemma

Proposición de stemma

25En nuestro caso se trata de un stemma donde no renunciamos a discutir las convergencias o divergencias ecdóticas entre los testimonios, sino que reconocemos que una tal fenomenología no puede conducir en este caso a resultados objetivos y que pueda compartir la comunidad científica. No expresamos lo que nos gustaría que fuera o lo que nosotros creemos que es la tradición textual del Alexandre –que es lo que hacen la mayor parte de stemmata–, sino que expresamos en términos gráficos hasta dónde puede llegar una investigación científica y qué es lo que a día de hoy podemos saber al respecto. Ante todo, este stemma quiere recalcar la falta de fundamentación ecdótica por encima de α. Éste es el único estadio que podemos reconstruir de forma objetiva. Todo el resto se basa en especulaciones más o menos subjetivas y si B o Díaz de Games están más cercanos a O que a P se fundamenta en similitudes y convergencias que no superan el ejemplo único –que es un indicio, desde luego, pero inútil, por cierto, para un razonamiento científico fundamentado– y que en ocasiones tienen una muy alta posibilidad de haber surgido por poligénesis, como por otra parte reconocen los mismos editores. Y eso es precisamente lo que indica la barra horizontal: que no hay posibilidad real de filiación y sí mucha de especulación. Pueden hacerse especulaciones, que serán legítimas por supuesto, pero serán siempre especulaciones: la filiación común entre P y O no es una especulación. Si algún día aparece un testimonio, o sus restos, que nos permitan avanzar, bienvenido sea, pero a día de hoy es esto lo que tenemos.

26Pero esto paradójicamente no es extraño, sino al contrario, tal y como asegura una ley no escrita, pero siempre invocada en estos casos, en el terreno de la crítica textual. Y es que las obras que más circulan en un momento determinado son precisamente las que suelen conservarse peor. El mismo uso y manejo cotidiano las deteriora; las continuas copias constituyen estadios de una deturpación lenta pero imparable. Y además lo que es muy conocido, lo que todos manejan e incluso citan se valora poco, se conserva poco, porque está al alcance de muchos y la misma abundancia evita suponer su desaparición; pensemos, por ejemplo, en la prensa diaria en papel actual o en los pliegos sueltos y en las relaciones de los siglos xvi y xvii (siempre hablamos, por supuesto en términos proporcionales según las épocas y el medio de transmisión). Éste es precisamente el caso del Alexandre, que si no es literatura escolar, se le parece mucho: un libro donde podemos sospechar que los autores hispánicos aprendían a escribir en cuaderna vía, muy citado, muy leído, muy manejado y seguramente muy copiado y en varios romances peninsulares a lo largo de dos siglos. Y el Alexandre es en este caso un fenómeno inverso al de Gonzalo de Berceo, un autor poco copiado en sólo dos recopilaciones manuscritas, el in-folio (F) y el in-quarto (Q), pero muy bien custodiado y celosamente guardado en San Millán de la Cogolla, cuyos lectores eran apenas algunos de los monjes del scriptorium emilianense. Justamente el caso contrario, lo que explica la buena conservación de la obra de Berceo. Pero nosotros, en cuanto historiadores, tenemos que hacernos cargo de este hecho y no considerar, como en el pasado, que puesto que la obra de Berceo se ha conservado tan bien, era el mejor escritor en cuaderna vía del siglo xiii.

27Las anteriores consideraciones nos llevan a reflexionar acerca de las reglas mínimas que debería inspirar cualquier edición del Alexandre para la constitución de un texto crítico que merezca tal nombre. Para empezar, una reflexión preliminar. Editar un texto crítico significa construir una hipótesis de trabajo (según la acertada expresión de Giorgio Contini), pero una hipótesis de trabajo que ha de estar fundamentada en criterios lo más objetivos posibles. Si yo me invento la lengua de la obra que quiero editar estoy adentrándome de forma irreversible en un círculo vicioso y me quedo al margen de criterios objetivos, operando con formulaciones de la historia de la lengua o de la gramática histórica, pero sin saber si tales asertos convienen o no al texto que edito. Por lo tanto, es fundamental aplicar al Alexandre lo que se acepta con naturalidad para cualquier obra de la literatura medieval: no inventarse la lengua a partir de postulados procedentes de la historia de la lengua o de la gramática histórica (que podríamos tomar como norma o regla número 1). Lo mismo podríamos decir de construir el texto crítico del Alexandre a partir de la hipótesis de la autoría berceana. Se trata de una hipótesis totalmente arbitraria y el resultado es un texto que no está basado en criterios objetivos, sino en decisiones subjetivas que constituyen una profecía autocumplida. Si yo construyo el texto del Alexandre a partir de la obra de Berceo, el resultado final será, en efecto, una obra de Berceo, puesto que la ha escrito el mismo editor, que no es por cierto el autor del Alexandre. Así, pues, las hipótesis lingüísticas o autoriales deben quedar al margen de la constitución de un texto crítico (regla o norma número 2).

28Y para empezar, nadie duda de que la base de la edición crítica debe ser el manuscrito P y esto incluso en el caso de que llegásemos a la conclusión de que la lengua del arquetipo es el leonés. Se trata de un manuscrito muy deturpado, muy modernizado, pero que es lo único que tenemos. Ahora bien, dicha constatación es el punto de partida del verdadero problema de la edición crítica de la obra, que consiste en decidir en qué forma sanamos P. En primer lugar, P sólo se ha de sanar en términos léxicos y siempre y cuando la operación de sanado sea explicable por crítica verbal (regla o norma número 3).

29Recordemos que la cuestión del codex melior es, en el caso del Alexandre, especialmente complicada y que ambos manuscritos pueden considerarse meliores según la categoría ecdótica que consideremos. Así, pues, no deberíamos atrincherarnos en P como melior de una forma dogmática y unívoca, sino deslindar en cada caso la adecuada selectio. Si O presenta lectio difficilior y ésta se acopla perfectamente a la res metrica sin esfuerzo y es un término más arcaico que su modernización en P, entonces P debe ser sanado. Si no lo hacemos, en muchos casos estamos editando una lección cuatrocentista modernizada para un término típico de la lengua del autor que O nos proporciona sin problemas. Veamos un par de ejemplos.

30En la estrofa 276 puede observarse que triple partición es modernización de un típico adjetivo contracto de cuaderna vía que nos transmite O:

276
La materia lo manda por fuerça de razón,
avemos nos a fer una disputación;
cómo se parte’l mundo por treb particïón,
cómo faze en todas el mar división.
treb O / triple P
por treble partición Nelson
por treble partición Cañas, Casas
  • 21 De hecho treble existe en la lengua del siglo xiii y lo usa Berceo, por cierto, e incluso Alfonso X (...)

31Tanto Cañas como Casas, al ceñirse de forma cerrada al manuscrito P, editan una lectio facilior, mientras que Nelson se inventa un adjetivo, que quizá existía en la lengua del siglo xiii, pero no en los testimonios actuales del Alexandre21. Nótese que el término de O respeta perfectamente el usus scribendi y la res metrica. Si no sanamos el manuscrito P en esta forma, aferrándonos al melior de forma dogmática y acrítica, entonces estamos modernizando la lengua del Alexandre y dando la versión del siglo xv. De hecho treb, contracción de treble, es la típica contracción que usa el escritor en cuaderna vía. Estaríamos, así pues, como hemos visto antes con la lengua formular del Alexandre, ante una modulación del clásico aserto del codex melior. Obviamente en caso de duda hay que editar el codex melior, pero en este caso los dos son meliores, tal como hemos visto. Por tanto, la selectio no debe tanto aferrarse a la letra del codex melior, sino a la poética de la cuaderna vía y al espíritu de su lengua formular, que nos dice que muy posiblemente treb es un término aceptable (y triple su modernización cuatrocentista) de igual forma que lo es bispo. En este caso el manuscrito O, tal como decíamos anteriormente, refleja mejor que P la poética y el proceder del estilo del autor. El usus scribendi puede más que el codex melior (4).

32Otro ejemplo podría ser el verso 362b, cuyo texto es el siguiente:

362
afincaban sus vozes semejavan varones
como si fuesen varones P
semeiavan varones O
semejavan varones Nelson
com’ si fuesen varones Cañas
como si fuesen varones + Casas
  • 22 En efecto, véase, por ejemplo, 1870d («semejan bien varones en toda su fechura»).

33En este caso la lección de P puede pasar también por forma modernizada de O. Algunas de las ediciones modernas recogen la lección de P aferrándose en forma dogmática al melior, si bien la expresión es típica del estilo del autor. Cañas recoge la lección de P, pero adapta la métrica, mientras que Casas transcribe P y marca la hipermetría. Sin embargo la lección semeiavan varones es perfectamente métrica y no debe ser despreciada porque aparezca en O, sino que al contrario, muestra muy bien la lengua del siglo xiii22.

34Se trata de tan sólo dos ejemplos, pero podemos multiplicarlos a placer, comenzando a entender hasta qué punto está deteriorado el manuscrito P. Veamos, por ejemplo, los siguientes versos:

324a
Mostráronle el soto do parava sus redes
soto P / siesto O

35(Parece error de O, pero, en efecto, siesto existe como descripción de una tierra. Se trata, pues, de una lectio difficilior y vulgarización de P.)

350
Quando ovo el rey el sueño entendido,
perdió toda la sangre, parós’ estordido;
estordido P / endurido O

36(En este caso endurido [‘endurecido’] tiene mucho más sentido que estordido [‘golpeado, malherido’].)

559cd
Las aguas e los prados todos sangre manavan;
recudién los vallejos a los colpes que davan.
vallejos O / valleros P

37(Parece que valleros no existe en castellano medieval con este sentido y vallejos es difficilior.)

809ab
En medio de la hueste seyé un grant otero;
subió el rey Dario allí con su terçero;
terçero P / trotero O

38(El término terçero no existe con este sentido y es aquí mero error, mientras trotero es un cargo muy conocido en las cortes medievales.)

857c
todo era labrado de obra de grafil;
listado P / labrado O

39(Listado viene a significar ‘con listas o tiras’ y labrado se adapta mejor al sentido; lectio difficilior en O.)

870d
por somo de los cerros
cerros O / cabellos P

40(Parece que O es simple error, pero cerro es el lomo del animal y P inocente modernización.)

1370
Entendió Alexandre que fablava follía,
que dizié vanedat e non barraganía.
barraganía O / caballería P

41(P es simple modernización de O a la vista de 687a y 2288d, entre muchos otros.)

1416d
P que tantas e tan grandes ocasiones ver
O antes que tantas vezes aontado seer

42(Basta conocer el usus scribendi de la cuaderna vía para observar que P es reconstrucción modernizada.)

1482b
Çinedia es longuilla, piedra muy preçiada,
en cabeça de pez suele seyer fallada.
P fallada / O trobada

43(O es difficilior a la vista de 1488b.)

1493
Son dentro en la villa muchas dulçes fontanas
que son de día frías, tibias a las mañanas.
Nunca crían en ellas nin gusanos nin ranas;
como son perenales, son sabrosas e claras.
sanas P / claras O

44(El contexto parece indicar que se trata de adiáforas y por tanto editamos P, pero O es difficilior a la vista de 1768b y rasgo estilístico del autor del Alexandre.)

2326
Tovo la rica dueña que era sobjudgada,
que le querié él toller la ley condonada:
de su poder non fuera nunca tan desheredada,
sinon que Alexandre la avié aontada.
tan desheredada P / tan desarrada O

45(O es difficilior con el sentido de ‘desorientada’, ‘alejada, ajena’ y P mera modernización.)

2474d
que non los entendián e avián a callar P
ovióronlos en cabo por tanto a dexar O

46(Aunque editamos P a la vista de la aparente adiaforía, O es difficilior y P verso reconstruido sobre 2474c.)

2386cd
veyendo los conduchos están muy desfambridos:
que querrién seyer muertos más que seyer naçidos.
conduchos O / comeres P

47(Los editores se inclinan por P creyendo error en O, pero sin embargo es difficilior y estilo del autor a la vista de 2499a.)

  • 23 Doy una lista restringida de los casos más evidentes: 179a adobadas P / aguiasadas O; 214c sesos va (...)
  • 24 Pienso en 1441c mudados P / mojados O y 1676c en un cuer andamos P / en acuerdo andamos O.

48Pero lo peor de todo no es que los editores del Alexandre nos hayamos atrincherado en el dogma del codex melior para editar errores de P, lecciones faciliores o simples modernizaciones cuatrocentistas e ignorando el hecho de que un estudio más detenido del estilo del autor o de su vocabulario puede romper la adiaforía aparente. Todavía más grave es que estos ejemplos se pueden multiplicar a placer y un simple repaso a las estrofas alejandrinas arroja un resultado espectacular en favor de O23, mientras que es más difícil encontrar casos favorables a P cuando hay difracción léxica24. Es claramente evidente que todos o casi todos los casos inventariados en la nota 23 son descaradas modernizaciones cuatrocentistas de términos arcaicos del Alexandre o bien simples reescrituras o lectiones faciliores que encontramos desparramadas por los cuatro costados del llamado codex melior. Y, en fin, la cuestión de la gran superioridad léxica de O sobre P implica otra cuestión de calado: ¿debemos editar simplemente el hemistiquio de P cambiando el sustantivo arcaico de O o bien editar directamente todo el hemistiquio de O que P moderniza completamente? Este sería el caso de numerosas variantes ‘adiáforas’ inventariadas en la nota 23, donde el término difficilior de O pide también su propio contexto sintáctico.

  • 25 En efecto, nótese en los versos 1874b («plus clara que la luna cuando es duodena», lección de P) y (...)

49Finalmente comento dos cuestiones espinosas que tienen nuevo protagonismo a la vista de lo fácil que es demostrar la alta calidad ecdótica de O. En primer lugar, si sabemos que P moderniza y vulgariza sistemáticamente, ¿debemos editar sallir (P) o exir (O), término propio del siglo xiii y de la lengua del autor? Nótese que anteriormente algún editor nos aseguraba que siempre que P trae como debemos editar cuemo, que es el término de O que corresponde al siglo xiii. Entonces, ¿por qué no editar exir (O) y plus (O) en lugar de sallir (P) y más (P)? Incluso plus y exir tienen representación en P, lo que implica de forma casi evidente que sallir y más son modernizaciones descaradas u orientalismos de P25. En fin, como última cuestión, ¿vale la pena conservar los orientalismos extremos de P cuando la misma storia della tradizione nos dice que posiblemente no pueden remontarse a α? Mucho nos maliciamos que no, aunque semejante solución dé como resultado, tal como ya hemos comentado, que la reconstrucción de α nos lleva siempre a un texto cercano al castellano central, que no sabemos si era la lengua del arquetipo, pero que es el mejor estadio al que actualmente podemos acceder. Nada de malo hay en ello, sino la simple y sana admisión de nuestras limitaciones.

50Así, pues, el seguimiento de las normas ecdóticas debe ser riguroso y se debe valorar en cada caso qué factores tienen más o menos peso. A partir de tres testimonios conservados, como es el caso del Libro de Buen amor, el stemma suele imponer su lógica, aunque nunca sin iudicium. En el caso que nos ocupa, el seguimiento dogmático de las normas clásicas de la crítica textual puede llevar a textos modernizados sistemáticamente. La selectio debe tener en cuenta, aparte del codex melior o la res metrica, la lengua literaria del autor y la lengua literaria genérica del siglo xiii, cuando se escribió la obra. Las sencillas confusiones que hemos inventariado, la gran cantidad de lectiones difficiliores que puede levantar el vistazo más rápido a los aparatos de variantes, implica ante todo que cualquier planteamiento dogmático o simplista está condenado al fracaso o al infierno. Acaso sea ése el único destino posible para un editor del Alexandre.

Haut de page

Notes

1 Recordemos que la crítica al método lachmanniano está desarrollada en su estudio sobre el Lai de l’ombre; véase Joseph Bédier, La tradition manuscrite du Lai de l’ombre: refléxions sur l’art d’éditer les anciens texts (1ª edición 1890), Paris: Librarie Champion, 1970.

2 No insistimos en el tema, que ahora nos interesa de soslayo, y nos remitimos al análisis de John W. Burrow, La crisis de la razón. El pensamiento europeo 1848-1914, Barcelona: Crítica, 2001.

3 Buena parte de la crítica textual románica del siglo xx puede entenderse como un intento de superación del escepticismo de Bédier al corpus lachmanniano, que puede verse ya en los desarrollos teóricos de Dom Quentin, que en el caso hispánico influyeron tanto en la edición de la primera parte de la General estoria por García Solalinde, pero muy en especial en el intento meritorio de Sebastiano Timpanaro, La genesi del metodo del Lachmann, Padova: Liviana Editrice, 1981, asediado por cuestiones historicistas y pragmáticas que lo llevan a un callejón sin salida. Sin embargo, el problema sólo será resuelto con suficiencia en el magistral enfoque epistemológico de Alberto Blecua, Manual de crítica textual, Madrid: Castalia, 1983, al categorizar adecuadamente el concepto de arquetipo y definir la derivación del stemma lachmanniano como una lógica siempre binaria de base booleana.

4 Puede verse un repaso actualizado de la crítica genética, aunque solo en su aplicación a textos contemporáneos, en el precioso volumen de Bénédicte Vauthier y Jimena Gamba (ed.), Crítica genética y edición de manuscritos hispánicos contemporáneos, Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2012.

5 Francisco Rico, El texto del ‘Quijote’, Barcelona: Destino, 2005.

6 Habría que recordar las importantes contribuciones de Jaume Moll, De la imprenta al lector. Estudios sobre el libro español de los siglos xvi y xvii, Madrid: Arco Libros, 1994 a la bibliografía material hispánica y véase en general Ronald B. McKerrow, Introducción a la Bibliografía Material, Madrid: Arco Libros, 1998.

7 Nuestra exposición presupone, como es lógico, los repertorios clásicos y las principales ediciones críticas, es decir, fundamentalmente Raymond S. Willis (ed.), El libro de Alexandre. Text of the Paris and the Madrid Manuscripts prepared with an Introduction, New York: Kraus Reprint corporation, 1934, así como Nelson Dana A. Nelson (ed.), El libro de Alexandre, Madrid: Gredos, 1979; Jesús Cañas (ed.), Libro de Alexandre, Madrid: Cátedra, 1995; Juan Casas (ed.), Libro de Alexandre, Madrid: Castalia, 2007, id. (ed.), Libro de Alexandre, Madrid: Real Academia Española, 2014, así como Jorge García López (ed.), Alexandre, Barcelona: Crítica, 2010.

8 Contemos todas las obras conocidas en cuaderna vía (Berceo se cuenta como una sola entrada), además de Alfonso X, Poema de Alfonso XI y Poridat de las poridades, el marqués de Santillana y las citas del Victorial y del cronicón del siglo xvii.

9 Pueden verse en J. Casas, ed. cit., 2007, p. 146.

10 J. García López (ed.), Alfonso de la Torre, Visión deleytabe, Salamanca: Servicio de Publicaciones, 1991, 2 vol.

11 Esto implica necesariamente que el orden que nos presenta P en esas estrofas no debe ser a priori el mejor, aunque a día de hoy creo que debe defenderse con legitimidad que debemos editar P en esas estrofas. Es muy verosímil que el orden más cercano a los estados autoriales sea el de O, manuscrito copiado a finales del siglo xiii y por tanto cuando la posibilidad de haber circulado pecia era en principio menor y la posibilidad de contaminaciones muy inferior, aunque es cierto que se trata de una mera reflexión probabilística.

12 Yo mismo he intentado, en unión de mi querido amigo Carlos Sánchez, esbozar una aproximación a la consideración leonesa del arquetipo, pero a pesar de la extensión de las lecturas occidentales en la literatura medieval anterior al siglo xv, las conclusiones no son decisivas (Véase J. García López y Carlos Sánchez Lancis, «Formas occidentales en el Libro de Alexandre y la lengua de la cuaderna vía», in: Mar Compos Soute [ed.], Del Libro de Alexandre a la Gramática castellana, Lugo: Axac, 2005, p. 27-57).

13 Sobre ese error de base está construido el texto crítico que nos presenta Casas en ambas ediciones de 2007 y 2014.

14 Joan Corominas (ed.), Juan Ruiz, Libro de Buen Amor, Madrid: Gredos, 1967.

15 J. García López, ed. cit., p. 15-17.

16 «Polidarius el meie, que los enfermos sanaua» es lectura de 449c en el testimonio O, por ejemplo.

17 Puede verse un resumen de todos ellos en J. Casas, ed. cit., 2014, p. 626-629.

18 A. Blecua, op. cit.

19 El ejemplo paralelo que aduce J. Casas, ed. cit., 2014, p. 629, n. 44, no es pertinente, puesto que en el caso del Libro de Buen Amor, al contrario que en los testimonios del Alexandre, sí se puede deducir la existencia del error en α mediante el testimonio G. Por cierto en la estrofa 851 O incurre en lección singular; no es error conjuntivo.

20 Isabel Uría, «Secuencias anómalas en la descripción de los pecados capitales del Libro de Alexandre», in: Homenaje a Alonso Zamora Vicente, Madrid: Castalia, 1991, III, p. 129-143.

21 De hecho treble existe en la lengua del siglo xiii y lo usa Berceo, por cierto, e incluso Alfonso X y Juan Manuel, y se puede considerar orientalismo en cuanto presente en Juan Fernández de Heredia.

22 En efecto, véase, por ejemplo, 1870d («semejan bien varones en toda su fechura»).

23 Doy una lista restringida de los casos más evidentes: 179a adobadas P / aguiasadas O; 214c sesos vanos O / fechos vanos P; 285a alta guisa O / santa vida P; 295c cuemo omne adiano O / andava esforçado P (P incurre en vulgarización); 412a tierras O / órdenes P (P implica que el narrador conoce el final de la búsqueda); 430b tornaban las espaldas O / escondién las espadas P (P es vulgarización a la vista de versos como 81c o 1077a); 444d comunales O / cabdales P; 480c nulla demorança O / ninguna dubdança P (P es modernización); 477b aleando O / meneando P; 497d dissensión O / división P; 504d fuente perenal O / agua manantial P (O reproduce el estilo del autor.); 518a tornar O / bolver P; 543d por tierra polvorientos O / por el campo polvorientos P; 615d tollidos O / caídos P; 641d encobrir O / defuir P; 640b destajar O / desechar P; 648a cabellos O / pelos P; 661c de cabalgar ligeras O / del caballo guerreras P (O se ajusta mejor al sentido); 705b almosnas O / limosnas P (modernización descarada de P); 799a chufas O / palabras P (Creo que O es claramente difficilior); 831d figurado O / fadado P (P es atracción de 833a); 849d certificados O / assegurados P; 877d seguranças e pazes O / firmes seguridades P (P vulgariza y moderniza); 913d en buen punto nacido O / en buen tiempo nacido P (P moderniza una expresión típica de resonancia épica y hemistiquio astrológico); 940d asmados O / fallados P; 949a despertar O / despechar P; 960d paradas O / tornadas P; 1001a carrera O / riqueza P; 1033b puño O / mano P; 1037b alliñar O / dexar P; 1037d tajar O / cortar P; 1058d sciencia O / sapiencia P; 1068d fado O / grado P; 1154a fechura O / figura P; 1193d emiente O / mención P; 1217b tuéllela O / tírale P; 1374b cuende O / omne P; 1412d renuncias O / recontras P; 1464b nulla dolor O / ningund dolor P; 1468d feble O / flaco P; 1476d materia O / manera P; 1485d tañida O / tenida P; 1488c al pescueço colgada O / en el cuello atada P; 1495b a fiera planidat O / a toda planidat P; 1597d azconas O / lanças P; 1623d refrigerio O / refugio P; 1464d andava cutiano O / andava cada noche P; 1649c en tu casa metiste O / por tu mal coñociste P; 1674a Quando fuere la cosa toda bien allanada O / En cabo quando fuere la cosa acabada P; 1474b la cosa amatada O / la tierra acabada P; 1751d finar O / fincar P; 1876b pestañas mesturadas O / pestañas iguales P; 1889a el mal aventurado O / estaba espantado P; 2026b eran desacordantes O / estaban discordantes P; 2206d e tu mano besar O / en nada non pecar P; 2278d vezadas O / usadas P; 2397c natura O / ventura P; 2608a adobado O / guisado P.

24 Pienso en 1441c mudados P / mojados O y 1676c en un cuer andamos P / en acuerdo andamos O.

25 En efecto, nótese en los versos 1874b («plus clara que la luna cuando es duodena», lección de P) y 450a (donde P lee ixieron). Por lo general el uso de exir es lectio difficilior en O (véase en un inventario no sistemático 625a, 803c, 1213a, 1548c, 1961d, 2114d, 2201a, 2202, 2211d, 2439a, 2477c). El mismo caso para end (O) y por onde (P) en el verso 2335d.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Proposición de stemma
URL http://atalaya.revues.org/docannexe/image/1531/img-1.png
Fichier image/png, 44k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jorge García López, « Reflexiones sobre la edición crítica del Libro de Alexandre », Atalaya [En ligne], 15 | 2015, mis en ligne le 15 avril 2016, consulté le 23 avril 2017. URL : http://atalaya.revues.org/1531

Haut de page

Auteur

Jorge García López

Universidad de Gerona

Haut de page