Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : España y Grecia: conexiones y paralelismos literarios

Odiseo, Gengi, el Cid y Gorba Dikko: soberbia épica, violencia verbal y frontera acuática

Odysseus, Genji, the Cid and Gorba Dikko: epic pride, verbal violence and aquatic frontier
Odyssée, Genji, le Cid et Gorba Dikko : superbe épique, violence verbale et frontière aquatique
José Manuel Pedrosa

Résumés

Analyse des épisodes de violence verbale qui existent dans quatre œuvres littéraires de caractère héroïque, datant de différentes époques et lieux: l’Odyssée grecque, le Heike monogatari japonais, le romance hispanique Le roi maure qui défie Valence, et l’épopée de Gorba Dikko du peuple djerma du Niger. D’importantes conclusions sont tirées sur la poétique de l’épique et des ballades épiques.

Haut de page

Dédicace

A Hiroaki Kawabata

Texte intégral

Agradezco su ayuda y orientación a Juan de los Reyes Pastor, Luis Suárez Ávila, José Luis Garrosa, Chet Van Duzer, María Tausiet, Alberto Montaner y Manuel da Costa Fontes.

Odisea IX: Odiseo insulta a Polifemo y escapa dentro de su nave

1La soberbia, en sus muy diversos registros y avatares (orgullo, jactancia, fanfarronada, prepotencia, tiranía, intolerancia, blasfemia…) es pecado en que suelen incurrir los oponentes malvados y violentos de los héroes, más que los héroes mismos.

  • 1 Este artículo es una pieza más de una serie que desarrollo acerca de los conceptos de pecado y de s (...)

2Los execrables Goliat, Macbeth, don Juan, la Reina de Corazones, el Hitler de carne y hueso, o el dictador Trujillo real y el de la novela La fiesta del chivo de Mario Vargas Llosa, cayeron en grandes pecados de soberbia, y la ficción —y en algún caso la realidad histórica también— les respondieron con los castigos fatales e irremisibles que merecían1. Frente a ellos, Áyax, Roldán, Lear, el don Quijote jactancioso (el que se creía hito quintaesenciado de lo caballeresco) de algunos arrebatos, el capitán Ahab, o el doctor Frankenstein, fueron héroes, o al menos personajes carismáticos, que sucumbieron también, de manera transitoria y por razones que podrían ser excusadas (asociadas muchas veces a trastornos mentales), al pecado de la soberbia. Ello no los despoja de su condición heroica o carismática —agrava, sencillamente, su condición trágica—, ni los aparta de nuestra simpatía o conmiseración; ni siquiera, en algún caso (los de Roldán y don Quijote, por ejemplo), de nuestra decidida admiración.

3Porque la soberbia es una emoción compleja, con muchas aristas, matices y proyecciones, que se asocia a veces a otros pecados: a la envidia en el caso de Macbeth, a la lujuria en el de don Juan, a la ira —su aliada más estrecha—, en el de Lear, Ahab y la Reina de Corazones. Mientras que linda a veces también con alguna virtud, que podemos tener por más o menos relativa o cuestionable: la abnegación sacrificial de Roldán, por ejemplo, fue signo de valentía, pero también máscara de loca arrogancia porque, con solo haber tocado a tiempo su olifante hubiese recibido el auxilio del grueso del ejército de Carlomagno, lo que hubiese salvado su vida y —mejor aún— las vidas de sus infelices compañeros de armas; el ansia de justicia de Ahab fue más bien temeridad insensata de otro héroe refractario al miedo, pero oscurecido y deslegitimado por lo poco que le importó arrastrar a la muerte a sus subordinados.

4Uno de los héroes que de manera más inesperada y paradójica cayó en la trampa de la soberbia fue el Odiseo tantas veces ensalzado como espejo de la prudencia —que es la virtud contraria del pecado de orgullo—. Cuando su nave escapaba muy a duras penas del furor vengativo del cíclope Polifemo, que a tientas le buscaba por tierra, Odiseo tuvo la infeliz ocurrencia de abrir la boca, varias veces, para injuriar gravemente a su colérico enemigo. La boca es, dicho sea de paso, el órgano por el que se manifiestan mayormente la soberbia, la ira y la gula, igual que los ojos abiertos son los vehículos de la envidia y los ojos cerrados de la pereza, las manos de la avaricia y el sexo de la lujuria. El monstruo, aunque ciego, se las arregló para arrojar varias grandes rocas hacia el lugar del mar del que provenían las pullas, y para poner en grave riesgo la nave en que huían el héroe y los suyos. La temeridad que cometió Odiseo en aquel episodio de su epopeya contrasta con el cauto silencio que —hasta que reveló violentamente su identidad— fue capaz de guardar ante los pretendientes —intolerablemente soberbios y proclives al insulto, ellos sí— que asolaban su añorada Ítaca, cuando pudo verse por fin ante ellos.

5La prudente retirada —sobrevenida in extremis y para contentar el ruego vehemente de sus marineros— de Odiseo contrasta, de manera muy reveladora, con las insensatas faltas de prudencia de Roldán y de Ahab, y —podríamos añadir, aunque su heroicidad sea todavía más cuestionable— del rey Gunter del Nibelungenlied. Tres veces rogó su fraterno Oliveros a Roldán que pidiese auxilio con su olifante y salvase así la vida propia y la de los suyos; y otras tres veces se negó a ello el ensoberbecido Roldán, quien solo le haría caso al final, cuando era ya demasiado tarde. Varias veces suplicó el astuto valido Hagen al rey Gunter que no condujese a sus caballeros al reino al que Atila y Krimilda les habían invitado con palabras melifluas que ocultaban la intención de aniquilarlos; y otras tantas fueron las respuestas negativas del temerario e inconsciente Gunter, que costarían su vida y la de todos los suyos; y muchas fueron las ocasiones, ninguna con éxito, en que los abatidos subordinados de Ahab pidieron a su capitán que cejase en su demencial persecución y no arrastrase a sus subordinados a la muerte. Parábolas —y censuras latentes— de perturbador dramatismo acerca de, entre otros motivos, el poder omnímodo e injustificado del superior jerárquico sobre quienes están a sus órdenes.

6Frente a esos tres héroes soberbiamente arrogantes e insensatamente suicidas, el Odiseo que consintió en plegarse a las advertencias de sus subordinados tuvo la inteligencia de compensar, con la prudencia (que no cobardía) de su retirada, la temeridad culpable en que había incurrido unos minutos antes.

  • 2 Véase, sobre el tópico de la maldición que fatalmente se cumple, José Manuel Pedrosa, «Los padres m (...)

7En cualquier caso, el rapto de jactancia transitoria de Odiseo ante el cíclope furioso, del que le separaba una línea demasiado delgada de mar, contribuye a insuflar variedad y a enriquecer el matizado perfil psicológico del héroe de Ítaca, que es el del trickster ambiguo y liminal por excelencia. Su incontinencia verbal, debilidad que duraría solo unos minutos, hasta que sus compañeros consiguieron que cerrase la boca, asigna a Odiseo, en fin, a la larga familia de sujetos folclóricos y literarios groseramente maldecidores, imprecadores, motejadores, agresores con el arma del verbo, que pueblan las literaturas de muchas épocas y lugares; y le adscriben, más en concreto, a la rama específica sobre la que vamos a reflexionar en estas páginas, la de quienes se aprovechan (o la de quienes son víctimas de que otros se aprovechen) de que hay entre ellos alguna frontera acuática (un río, un mar) para dirigir insultos y groserías a los que tienen enfrente. Le colocan, además, en otra categoría que vamos a dejar aquí simplemente apuntada, porque no es este el lugar más apropiado para explorarla: la de los héroes pecadores y malditos que se ven obligados a pasar por un viaje de dolor y purificación, puesto que la respuesta oral que opuso el cíclope a los insultos de Ulises se revistió también, en el momento en que maldijo a su agresor fugitivo, de violencia verbal de efectos poderosos e irremisibles2.

8Desgranemos ya los versos de La Odisea que recogen el episodio, a partir del momento en que el héroe y sus secuaces consiguen embarcar en su nave para escapar de la cercanía funesta del cíclope:

  • 3 Homero, La Odisea, trad. José Manuel Pabón Suárez de Urbina, Madrid: Gredos, 1993, canto IX, v. 471 (...)

Embarcáronse al punto, ocuparon los bancos en fila
y azotaron a golpes de remos el mar espumante.
Y, distante la costa no más que el alcance de un grito,
dirigíme al cíclope y clamé con palabras de injuria:
«¡Oh ciclope! En verdad no era un débil aquel cuyos hombres
devoraste en la cóncava gruta con fiera violencia;
sin remedio tenías a tu vez que sufrir un mal trato,
pues osaste, maldito, comerte a tus huéspedes dentro
de tu casa. Ya Zeus se ha vengado y las otras deidades».
Tal le dije y, con ello, en el pecho le entró nueva furia:
arrancando la cima de una alta montaña, lanzóla
contra el barco de prora azulada; cayó por delante
casi a punto de herir el timón en su extremo. Al venirle
desde arriba el peñón, solevóse la mar, y las olas
empujaron de nuevo la nave hacia tierra, al reflujo
de las aguas; forzada marchaba a chocar con la costa,
mas, tomando en mis manos un gran botador, dile impulso
hacia fuera y, volviendo la vista a mi gente, movía
la cabeza en premiosa señal de remar con más brío
para huir del desastre. Curvábanse encima del remo
y de tierra distábamos ya como el doble que antes
cuando hablé nuevamente al ciclope. Mis hombres en torno
reteníanme de un lado y de otro con blandas palabras:
«¡Desgraciado! ¿Por qué excitar más a ese monstruo salvaje?
Ya, lanzando la roca en el mar, arrastró nuestro barco
nuevamente hasta tierra y nos dimos por muertos; si ahora
tus palabras percibe o conoce tu voz, bien seguro,
las cabezas nos ha de aplastar y las tablas del barco
disparando algún recio peñón, pues que tal es su fuerza».
Así hablaban, mas no convencieron mi espíritu altivo;
antes bien, le volví a apostrofar con palabras de ira:
«¡Oh ciclope! Si alguno tal vez de los hombres mortales
te pregunta quién fue el que causó tu horrorosa ceguera,
le contestas que Ulises, aquel destructor de ciudades
que nació de Laertes y en Itaca tiene sus casas».
Tal le dije y el monstruo a su vez contestó entre gemidos:
«Ay de mí, que han venido a cumplírseme antiguos presagios.
Hubo en tiempos aquí un adivino, varón grande y noble,
el Eurímida Télemo, excelso en el arte, que viejo
vino a hacerse anunciando el futuro a los fuertes ciclopes.
Él me dijo que habría de cumplirse esto todo, que habrían
de cegarme las manos de Ulises; mas yo por mi parte
sospechaba que había de venir un varón corpulento
y gallardo, dotado de ingente poder; y hete ahora
que me viene a privar de la vista un ruin, un enano,
hombrecillo sin fuerzas, después de vencerme con vino.
Pero vuélvete, Ulises, acá, que te dé mi hospedaje,
cuidaré de que ayude tu ruta el que agita la tierra;
hijo suyo soy yo y él se goza en llamarse mi padre;
sólo él, si lo quiere, me habrá de sanar, no otro alguno
de los dioses de vida feliz ni los hombres mortales».
Tal habló y, a mi vez, respondíle con estas palabras:
«¡Ojalá tan de cierto pudiera privarte del alma
y la vida y mandarte sin más a las casas de Hades
como no curará tu ceguera el que agita la tierral!».
Tal le dije. Él, clamando al señor Posidón, elevaba
sus dos manos al cielo cuajado de estrellas: «Escucha,
Posidón de cabellos azules que abrazas la tierra:
si soy tuyo en verdad y en llamarte mi padre te gozas,
haz, te ruego, que Ulises, aquel destructor de ciudades
que nació de Laertes y en Ítaca tiene sus casas,
no retorne a su hogar; y si está decretado que un día
vuelva a ver a los suyos, su buena mansión y su patria,
que sea tarde, en desdicha, con muerte de todos sus hombres,
sobre nave extranjera; y encuéntrese allí nuevos males».
Esta fue su plegaria que oyó el de cabellos azules.
Él, entonces, alzando un peñón muy más grande que el otro
con inmenso vigor, lo lanzó a rodeabrazo; cayónos
algún tanto detrás de la nave de prora azulada
casi a punto de herir el timón en su extremo. Al venirle
desde arriba el peñón, solevóse la mar y el reflujo
impulsó hacia delante el bajel acercándolo a tierra.
Arribamos al fin a la isla en que estaban reunidos
los restantes bajeles de buena cubierta […] 3.

El Heike monogatari: los miembros del clan Heike insultan a los del clan Genji y escapan dentro de sus naves

9Insultar desde el otro lado de una línea demasiado estrecha de agua, en la creencia de que se está a salvo de la reacción violenta del oponente, es una acción que puede acabar mucho peor de lo que acabó para el imprudente Odiseo, quien tuvo que dejar de increpar al cíclope furioso para poder salvar su vida y la de sus compañeros. Bien lo experimentaron los soldados jactanciosos del clan Heike, quienes se atrevieron también a insultar desde sus barcas a sus enconados oponentes del clan Genji, y a los que solo el quedarse callados y huir apuradamente dentro de sus naves, hacia el mar abierto —no sin dejar bastantes muertos a sus espaldas—, salvó de la reacción que, cuando menos lo esperaban, se levantó contra ellos. Lo narra el Heike monogatari (o Cantar de Heike), la inmensa epopeya japonesa que fue puesta por escrito en los inicios del siglo xiii y que evocaba las luchas que, a finales del siglo anterior, enfrentaron a los dos clanes, el de los violentos y crueles Heike, y el de los aguerridos Genji:

  • 4 Heike monogatari, trad. Carlos Rubio López de la Llave y Rumi Tani Moratalla, Madrid: Gredos, 2005, (...)

El día doce del noveno mes, Noriyori se puso en camino hacia las provincias del oeste al frente de más de treinta mil jinetes para someter definitivamente a los Heike […] No tardaron en llegar todos a Muró, en la provincia de Harima. El mando de los Heike estaba en manos de Sukemori, Arimori y Tadafusa. Los samurais principales eran Kagetsune, Moritsugi, Tadamitsu y Kagekiyo. Con más de quinientas embarcaciones a su disposición, pusieron proa a Kojima, en la provincia de Bizen. Ante esta noticia, los Genji abandonaron Muró y tomaron posiciones en Fujito, en la provincia de Bizen.
Entre los dos ejércitos se extendía un brazo de mar de unos cinco chó, una distancia infranqueable para los Genji, a menos que tuvieran barcas. Así que acamparon en las faldas de la montaña frente a sus enemigos dispuestos a esperar y a que pasaran los días en vano. Pero entre los Heike había algunos guerreros jóvenes e impetuosos que se atrevían a salir remando hasta cerca del campamento enemigo para hacerles gestos desafiantes con sus abanicos:
—¡Vamos, atreveos a cruzar hasta aquí!
Los Genji, enfurecidos, exclamaban:
—¡Qué rabia no poder acercarse! ¡Esto es intolerable!
La noche del día veinticinco, Sasaki no Moritsuna, de los Genji, entabló relación con un pescador de esta costa. Le regaló un kimono blanco de mangas cortas, un hakama y una daga de empuñadura plateada.
Luego, le preguntó:
—¿No sabrás de algún lugar entre la costa y la isla por el que se pueda cruzar a caballo?
El pescador le respondió:
—Aquí vive mucha gente, pero pocos conocen bien estos lugares. Yo sí los conozco. Hay un bajo, o más bien dos, en el estrecho. Tienen tan poca profundidad como un río. Uno está al este y se puede cruzar en luna creciente; el otro, al oeste, se vadea en menguante. Entre los dos bajos no habrá más de diez cho. Los dos se pueden cruzar fácilmente a caballo.
Moritsuna, muy satisfecho de esta información, salió sigilosamente del campamento sin decir nada a nadie y acompañado sólo del pescador. Se desnudó cuando llegaron a uno de los lugares indicados y comprobó que, efectivamente, las aguas de esos bajos no eran profundas. En algunos sitios el agua le llegaba a las rodillas, la cadera y los hombros; y en pocos llegaba a mojarle el pelo de la cabeza. Trató de nadar en los sitios más profundos de bajo en bajo.
—Ese lugar en dirección al sur es menos profundo que hacia el norte —le dijo el pescador—. No siga nadando, señor. Es peligroso estar desnudo cerca de un lugar donde sus enemigos pueden estar apuntándole con sus flechas. Hará mejor en regresar.
Moritsuna creyó que el pescador tenía razón y regresó a la playa. Mientras volvía pensó: «Estas gentes de clase baja no son leales. Si alguien se lo exige, es posible que le muestre también estos bajos. Mejor será que yo sea el único en saberlo».
Cuando volvió al lado del pescador, le asestó una puñalada y lo mató. Luego le cortó la cabeza y la tiró.
Hacia la hora del dragón (ocho de la mañana) del día veintiséis del mismo mes, algunos hombres de los Heike volvieron a salir remando por las aguas del estrecho y se pusieron a provocar a los Genji haciéndoles gestos con la mano:
—¡Vamos! ¡Venid hasta aquí!
Moritsuna, que conocía dónde estaba el vado, se adentró repentinamente en el mar junto a siete jinetes que lo siguieron. Llevaba un traje de batalla con las costuras moteadas de blanco, bajo una armadura de cordones negros, y a lomos de un caballo rodado. Desde tierra, Noriyori, el nuevo gobernador de Mikawa y general del ejército, le gritó:
—¡Detenedlo! ¡Impedidle que luche!
Al oír esta orden, Sanehira picó espuelas y galopó para detener a Moritsuna al tiempo que gritaba:
—¡Alto! ¡Moritsuna, Moritsuna! ¿Es que te has vuelto loco? ¿Cómo te atreves a desobedecer las órdenes del general? ¡Detente ahora mismo!
Pero Moritsuna no le hizo caso y siguió avanzando. Sanehira, incapaz de detenerlo, entró también con su caballo en el mar. Sus caballos se hundieron en el agua, que les llegaba hasta los ijares, el pecho y el lomo, cubriéndoles incluso la silla de montar. En los lugares más profundos tenían que nadar de bajo en bajo.
—¡Ah, Moritsuna nos ha engañado! ¡El agua no es tan profunda por ahí! —exclamó Noriyori. Y ordenó:
—¡Todos a los caballos! ¡A cruzar el brazo de mar!
Los treinta mil jinetes metieron sus caballos en las aguas y empezaron a vadear. Los Heike se asustaron:
—¡A las armas!
Alinearon sus barcas y desde ellas se pusieron a disparar sus flechas.
Pero los jinetes de los Genji, sin dejar de avanzar, agachaban las cabezas y las esquivaban. Enseguida llegaron a las barcas y saltaron sobre ellas lanzando sus gritos de combate. Los dos ejércitos chocaron con violencia. Muchos de los Heike murieron en sus barcas, otros muchos cayeron al agua cuando sus barcas volcaron. Estuvieron todo el día combatiendo. Al anochecer, los Heike seguían en las barcas y los Genji pusieron pie a tierra en la isla de Kojima para dar descanso a sus caballos y soldados. Los Heike decidieron retirarse y remaron de vuelta a Yashima. Los Genji, aunque con el espíritu encendido para seguir luchando, no pudieron ir tras ellos por falta de embarcaciones.
Desde tiempos antiguos ha habido jinetes que han cruzado un río a caballo, pero ni en la India, ni en China, ni en nuestro país se ha sabido de nadie capaz de vadear el mar a caballo. Es una hazaña extraordinaria». Así se hizo constar en la crónica oficial sobre la jornada de aquel día. Como recompensa por ese hecho, Yoritomo, el gran señor del este, le concedió a Sasaki no Moritsuna como feudo y heredad la tierra de Kojima, provincia de Bizen4.

El romance de El rey moro que reta a Valencia: Bucar insulta al Cid y escapa dentro de su nave

  • 5 El mar opera en este episodio como una frontera simbólica con un más allá en el que el Cid no ejerc (...)

10Los versos 2311-2428 del Cantar de mio Cid relatan el ataque (el tercer y último ataque musulmán contra la ciudad que describe el Cantar) del rey Bucar de Marruecos contra la Valencia gobernada por el Cid, el miedo que ante las vistosas tropas invasoras embargó a los cobardes infantes de Carrión, y la persecución a caballo —el Cid tras de Bucar— que acabó con la muerte del rey moro y la confiscación de su espada «Tizón», cuando intentaba alcanzar la nave que le esperaba para escapar5. Fijémonos en este último episodio:

Buen cavallo tiene Bucar e grandes saltos faz
mas Bavieca, el de mio Cid, alcançándolo va.
Alcançólo el Cid a Bucar a tres braças del mar,
arriba alçó Colada, un grant colpe dado·l’ ha,
las carbonclas del yelmo tollidas ge las ha,
cortól’ el yelmo e, librado todo lo ál,
fata la cintura el espada llegado ha.
Mató a Bucar, al rey de allén mar
e ganó a Tizón, que mill marcos d’oro val.
Venció la batalla maravillosa e grant,
  • 6 Cantar de mio Cid, ed. Alberto Montaner, Madrid: Real Academia Española (Biblioteca Clásica, 1), 20 (...)
aquí s’ondró mio Cid e cuantos con él están6.
  • 7 Sobre sus versiones antiguas ha señalado Paloma Díaz-Mas, en la edición de su Romancero, Barcelona: (...)
  • 8 Las únicas palabras, nada insultantes, que pronuncia Bucar en el Cantar se insertan dentro de un di (...)

11Existe documentado desde mediados del siglo xvi (aunque sus raíces orales se hundan, no sabemos desde dónde ni desde cuándo, en la Edad Media)7, un romance viejo, el de El rey moro que reta a Valencia (etiquetado a veces como El Cid y el rey moro de Valencia, y otras como Búcar sobre Valencia; por cierto, que hay críticos que acentúan el nombre del rey moro, y otros que no) que hace un relato radicalmente diferente del enfrentamiento entre el caudillo castellano y el musulmán. Primero, porque el romance muestra, con cierto alarde de peripecias y gran efusión de acentos, a un rey moro que insulta y amenaza verbal y jactanciosamente al Cid y a su familia (algo que no sucedía, en absoluto, en el Cantar)8, lo que enciende en el caudillo cristiano la ira y el deseo de tomar venganza; después, porque, en la composición romancística del xvi, el rey moro logra (a diferencia de lo que sucede en el Cantar) escapar de la persecución y encontrar refugio en su nave, igual que lo lograron los injuriosos Odiseo y Heike en sus respectivas epopeyas; y además, porque mientras en el Cantar era el héroe cristiano el que se quedaba con la espada «Tizón» de su enemigo muerto antes de alcanzar el mar, en el romance documentado en el Renacimiento (aunque de raíz medieval) sucedía justo lo contrario: que el héroe le pedía al enemigo que huía sobre las aguas que se quedase con la lanza que le arrojaba, sin que quede claro si la lanza llegaba a herir al moro o si no:

Helo, helo, por dó viene el moro por la calzada,
caballero a la gineta encima una yegua baya,
borzeguíes marroquíes y espuela de oro calzada,
una adarga ante los pechos y en su mano una zagaya.
Mirando estaba a Valencia, Valencia la bien cercada.
—¡Oh Valencia, oh Valencia, de mal fuego seas quemada!
Primero fuiste de moros que de cristianos ganada;
si la lanza no me miente a moros serás tornada.
Aquel perro de aquel Cid prenderélo por la barba,
su mujer doña Jimena será de mí captivada,
su hija Urraca Hernando será mi enamorada:
después de yo harto d’ ella la entregaré a mi compaña.
El buen Cid no está tan lejos que todo bien lo escuchaba.
—Venid vos acá, mi hija, mi hija doña Urraca,
dejad las ropas continas y vestid ropas de pascua.
Aquel moro hi de perro detenémelo en palabras
mientra yo ensillo a Babieca, y me ciño la mi espada.
La doncella muy hermosa se paró a una ventana;
el moro desque la vido de esta suerte le hablara:
—Alá te guarde, señora, mi señora, doña Urraca
—Así haga a vos, señor, buena sea vuestra llegada.
Siete años ha, rey, siete, que soy vuestra enamorada.
—Otros tantos ha, señora, que os tengo dentro en mi alma.
Ellos estando en aquesto, el buen Cid que asomaba.
—Adiós, adiós, mi señora, la mi linda enamorada,
que del caballo Babieca yo bien oigo la patada.
Do la yegua pone el pie, Babieca pone la pata.
Allí hablara el caballo, bien oiréis lo que hablaba:
—¡Rebentar debía la madre que a su hijo no esperaba!
Siete vueltas la rodea alderredor de una jara
la yegua que era ligera muy adelante pasaba
fasta llegar cabe un río adonde una barca estaba.
El moro desque la vido con ella bien se holgaba;
grandes gritos da al barquero que le allegase la barca.
El barquero es diligente, túvosela aparejada;
embarcó muy presto en ella, que no se detuvo nada.
embarcó muy presto en ella, que no se detuvo nada.
Estando el moro embarcado el buen Cid que llegó al agua
y por ver al moro en salvo de tristeza rebentaba;
mas con la furia que tiene una lanza le arrojaba
y dijo: —Recoged, mi yerno, arrecogedme esa lanza,
  • 9 Versión que fue publicada en el Cancionero de romances s. a., y después en el Cancionero de romance (...)
que quizá tiempo verná que os será bien demandada9.

12No aclaran los versos majestuosos y vibrantes de este romance si la lanza del Cid llegó a causar alguna herida, o acaso una muerte que se consumaría más adelante, al moro fugitivo. Se intuye que no, por cuanto el Cid emplaza a su enemigo a un encuentro futuro, que Diego Catalán sugirió, según leeremos más adelante, que podría ser —como si fuera agüero de una leyenda que estuvo muy difundida desde tiempos medievales— el que se resolvería con la victoria del Cid difunto, montado sobre su caballo, frente a las tropas marroquíes que volverían a atacar Valencia. Pero resulta que en otro romance, no viejo y tradicional, sino de factura letrada (aunque puede que deudor de tradiciones orales aledañas), que fue publicado primero por Lorenzo de Sepúlveda en sus Romances nuevamente sacados de historias antiguas de la Crónica de España (Amberes, 1551), y después por Juan de Escobar en La historia y romancero del Cid (Lisboa, 1605), sí se ponía énfasis sobre la herida que el Cid lograba causar, arrojándole su espada, al rey Bucar, quien, aunque ensangrentado (no se dice si mortalmente herido o no), conseguía acceder a su nave, abandonando en tierra tanto la espada del Cid como la suya propia. Reproduzco la versión de Escobar, que tiene con la de Sepúlveda unas pocas discrepancias que se concentran mayormente en los primeros versos, no en el desenlace:

Encontrádose ha el buen Cid en medio de la batalla
con aquese moro Bucar, que tanto le amenazaba.
Cuando el moro vido al Cid vuelto le ha las espaldas;
hacia la mar iba huyendo, parece llevaba alas:
caballo trae corredor, muy recio le espoleaba;
alongado se ha del Cid, que Babieca no lo alcanza
por estar laso y cansado de la batalla pasada.
El Cid con gran voluntad de vengar en él su saña,
para escarmiento del moro y de toda su compaña,
hiérele de las espuelas, mas poco le aprovechaba.
Cerca llegaba del moro y la espada le arrojaba,
en las espaldas le hirió, mucha sangre derramaba.
El moro se entró huyendo en la barca que le aguarda.
Apeárase el buen Cid para tomar la su espada,
  • 10 F. J. Wolf y C. Hofmann, Primavera y flor…, n.º  56, t. 1, p. 178-179.
también tomó la del moro era buena y muy preciada10.

13Resulta intrigante que las versiones del romance viejo de El rey moro que reta a Valencia que han sido (muy raramente) documentadas en la tradición oral panhispánica (en español, catalán, sefardí y portugués) de los siglos xix, xx, incluso xxi, suelan poner mucho énfasis, primero, sobre las bravatas que el rey moro lanza contra el Cid y su familia; y que propongan después todo un muestrario de desenlaces diferentes, que abarcan desde la muerte del moro a manos del héroe cuando busca llegar hasta el mar (tal y como sucedía en el Cantar de mio Cid), hasta la huida del villano dentro de su nave, sin que se aclare si va herido o no (como pasaba en el romance del xvi); tampoco faltan las versiones en que el fugitivo sí resulta herido (no se dice de cuánta gravedad, ni si la herida acabaría siendo mortal) por la lanza o por la espada que le arroja el Cid, pero logra acceder finalmente al refugio de su nave.

14El 5 de julio de 2014 tuvimos el privilegio de registrar Luis Suárez Ávila y yo, en El Puerto de Santa María (Cádiz), de labios del cantaor gitano Juan de los Reyes Pastor, quien tenía entonces 65 años y fue el anfitrión (con el resto de su familia) de una fiesta inolvidable en su casa, la versión completa del romance que transcribo a continuación. Mi amigo Luis Suárez Ávila, insigne estudioso de la tradición oral de los gitanos de El Puerto y de Andalucía desde hace muchas décadas, había registrado en 1987 otra versión del romance, al mismo gran cantaor:

—¡Ay, ay, oh Valencia, Valenzuela, que de fuego fuiste quemada,
antes fuiste de moritos que de cristianos ganada!
A este caballero el Cid le tengo echao por venganza
que ha de ser mi molinero, er que muela las cañas,
Y tu hija la der medio, la que me peine y me lava.
Su hija la Blanquita Fló, esa ha de ser mi venganza.
—Hija mía, Blanquita Fló, también de las mías entrañas,
quítate tú ese vestiíto de sea y ponte este de pascua,
y a este morito qu’ allá viene me lo entretiene en palabras.
Pare, ¿qué quiere usté que diga? Yo de amores no sé nada.
—Si te contara de su vía, tú le cuentas de tu alma,
si te cogiera los pechos, tú le cogerás la cara.
Mientras yo ensillo a Barrueca y le doy un filo a mi lanza.
—Dios te guarde, Blanca Fló, por barcones y ventanas.
—Tres añitos, mi morito, que por ti no duermo en cama.
Si no me tuvieras por loca, yo me tiraba por la ventana.
—Tírate tú, Blanquita Fló, que mis brazos t’ aguardaban.
Si lo está diciendo en burla, con la punta de mi lanza.
Estando en estas razones, el Cid que se presentaba,
y el morito ha echao a huir al lao de una yegua baya.
Cuando er Cid llegó a la orilla, el morito la pasaba.
—Malhaya aquella potrita, que a su mare no esperaba.

15Conviene señalar que el cantaor de esta versión nos comunicó, cuando terminó de cantarla, que era la primera vez que, en una reunión en la que había mujeres, había cantado el verso «si te cogiera los pechos, / tú le cogerás la cara», que solía casi siempre omitir por pudor. Notable afirmación para quienes nos interesamos por la poética dúctil y abierta de la poesía de transmisión oral.

  • 11 Diego Catalán, «Importância da tradição portuguesa para o Romanceiro hispánico», Revista da Faculda (...)

16Antes de hacer algunas reflexiones adicionales acerca de la insólita proclividad de nuestro romance a generar variantes (y variantes a veces radicales, capaces de inclinar a un lado u otro el sentido de la composición), conviene insistir (aunque eso es algo en que habrá caído ya el lector) en que el romance de El rey moro que reta a Valencia es uno de los más felizmente delineados, ambiciosos, coloreados, abiertos a la innovación oral, que conocemos. Aunque las versiones que han podido ser atestiguadas en época moderna —recogidas en áreas siempre aisladas y conservadores de nuestra geografía tradicional— son escasas, su desbordante inventiva verbal no deja nunca de sorprender. Pese a que ha sido minuciosamente estudiado por los filólogos más sensibles al ingrediente oral y folclórico de la épica y del romancero (Menéndez Pidal, Catalán, Bénichou, Di Stefano, Armistead y Silverman11), es romance que reclama muchos escrutinios todavía, y que es posible que arroje, cuando se profundice más y mejor en su entraña, revelaciones importantes acerca de los lazos genéticos (defendidos por la crítica neotradicionalista, relativizados por la neoindividualista) que ha podido haber entre épica, romancero y crónicas (sobre el sustrato, no menor, de las leyendas orales).

17La primera versión que vamos a extractar (privilegiando las bravatas primero y después la huida del moro, como haremos con los demás textos que traeremos a colación) es una de Sisterna (Asturias) que fue registrada por Jesús Suárez Lopez en 1991 y 1992. Remata (igual que sucedía en el Cantar de mio Cid) con la muerte del rey moro cuando estaba a punto de poner el pie dentro de su nave:

Como se pasea el moro, pasea por la calzada
de cara mira a Sevilla, de cara mira a Granada,
de cara mira a Valencia que la tiene más cercana.
—¡Oh Valencia de mi vida, oh Valencia valenciana,
que mañana a estas horas tengo yo a España ganada!
La hija del rey Alfonso ha de ser mi enamorada.
A su padre don Alfonso lo he de arrastrar por la barba
y su madre Filomena nos tiene que hacer la cama.
Bien lo oyera el rey Alfonso, altas torres donde estaba…
[…]
Y él mandara al barquero que le prepare una barca;
barquero, como es amigo, muy pronto se la prepara.
Donde el potro posa el pie la yegua alza la pata.
—No tengo miedo a la muerte aunque la veo cercana,
tampoco por mi mujer aunque la dejo encintada;
sino por un potrocillo me queda en tierra cristiana.
—Y ese tu potrocillo, moro, potrocillo bien quedaba:
al potro le doy pan blanco, la yegua le doy cebada.
Sacara un cuchillo de oro, la cabeza le cortara:
  • 12 Jesús Suárez López, con la colaboración de Mariola Carbajal Álvarez, Silva Asturiana, VI: Nueva col (...)
—Quédate ahí, moro perro, yo me voy para mi casa12.

18En esta otra versión de Guímara (León), anotada por Eduardo Martínez Torner en 1916, no está claro cuál es el final del moro, pues el relato termina con una especie de planto de despedida cuyo desenlace queda en el aire, sin que se consumen ni la muerte ni la huida:

Ese rey el gran vesir […]
le he de cortar la cabeza, le he de tirar por la barba,
y su hija doña Antonia ha de ser mi enamorada,
y su mujer doña Juana tiene que hacerme la cama.
Bien lo oyera el rey gran vesir de altas torres donde estaba
[…]
Pega voces al barquero que le prepare la barca.
El barquero es su amigo, ya la tiene preparada.
Donde Baya saca el pie, Babieca pone la pata
—¡Oh que mal ea el hijo que a su madre maltrataba!
—¡Oh que mal ea la madre que a su hijo no esperaba!
—Yo no siento la mi muerte aunque la vea cercana,
yo no siento mi mujer, que me queda embarazada,
  • 13 Romancero general de León, ed. Diego Catalán, Mariano De la Campa, et al., 2 t., Madrid-León: Cáted (...)
yo siento por la mi yegua, que entre cristianos quedaba13.

19Esta otra versión registrada por los equipos del Seminario Menéndez Pidal en Peranzanes (León), en encuestas de 1979 y 1980, introduce la novedad de que el barquero se había quedado dormido, lo que parece sugerir (porque el texto no lo hace explícito) que el moro quedaba condenado a no embarcar y a morir:

—¡Oh Valencia, oh Valencia, oh Valencia valenciana!,
primero fuisteis de moros que de cristianos ganada;
mañana mismo has de ser de moros acautivada.
Bien lo oye el rey su alteza ‘altas torres onde estaba
[…]
Pega voces al barquero que le prepare la barca.
Y el barquero está durmiendo y no [ha] oído palabra.
Donde Aya saca el pie, Babieca mete la pata.
—¡Malhaya el hijo que a su madre maltrata!
—¡Y mala era la madre que a su hijo no alguarda!
  • 14 Ibid., p. 16-17.
Y válganos Nuestra Señora, ¡ la bendita encoronada!14.

20En sendas versiones de El rey moro que reta a Valencia que fueron anotadas por Manuel Manrique de Lara en 1916, en el Puerto de Santa María (Cádiz) y en Sevilla, respectivamente, de labios de dos grandes depositarios de saberes romancísticos, los gitanos Juan José Niño y Joaquina Lérida, el rey moro lograba, por el contrario, escapar muy ajustadamente, pero sin ser ni siquiera herido, en la nave que le aguardaba:

¡Oh Valencia, oh Valenzuela, de fuego seáis abrasada,
que antes fuistes de moro que de cristianos ganada!
A ese que llaman el Cid lo he de prender por la barba
y lo tengo de hacer molinero de la hogaña
y a su mujer (…), la he de tener por esclava
y su hija la mayor la que me limpie y me barra
y su hija la de enmedio la que me haga la cama
y su hija Blancaflor ha de ser mi enamorada.
El Cid, que no está muy lejos y estas palabra’ escuchaba.
[…]
Ha salido el moro a huir que los vientos no le alcanzan
  • 15 Teresa Catarella, El Romancero gitano-andaluz de Juan José Niño, Sevilla: Fundación Machado, 1993,  (...)
y cuando él llegó a la barca ya el morito la pasaba15.
—¡Oh Valencia, oh Valenzuela
qué terrenos tan grandiosos de fuego seáis abrasados,
que antes fuisteis de moros que de cristianos ganados!
Pero a ese que llaman el Cid lo he de prender por las barbas.
Su señora, guapa y rica, esa ha de ser mi esclava
y su hija la de enmedio,
y su hija la de mayor la que me peina y me lava
y su hija Blancaflor, ha de ser mi enamorada.
El Cid no estaba muy lejos y estas palabra’ eschuchaba.
[…]
El moro salió a correr que los vientos no le alcanzan.
  • 16 Diego Catalán, Siete siglos de romancero, Madrid: Gredos, 1969, p. 166-167.
El Cid llegando al falucho, el morito ya pasaba16.

21Una versión del pueblo de Nuez de Aliste (Zamora) que fue anotada por Tomás Navarro Tomás en 1910 aporta novedades interesantes, porque en ella el moro no escapa hacia el mar, sino que se limita a cruzar un arroyo (¿será porque Zamora es tierra de muy adentro?) mientras el Cid le arroja su lanza, que tampoco se dice si hiere o mata al fugitivo:

Paseándose anda el morito por las sendas de Granada;
mirándose anda a Valencia, que estaba muy bien cercada:
—¡Oy Valencia, oh Valencia, así tú fueres quemada,
primero fustes de moros que de cristianos cercada!
Tres hijas tiene el rey, todas tres mis cautivadas:
una me ha de hacer la lumbre y otra me ha de hacer la cama,
otra, antes de medianoche, ha de ser mi enamorada
y su madre la Babilionia m’ ha llevar ’l caballo al agua.
Huyendo estaba el buen rey de alta sala donde estaba.
[…]
Ande pon la yegua el pie, pone el caballo la pata.
Al pasar un arroyuelo, le tiraba una lanzada.
  • 17 Ibid., p. 136-137.
—Atrás, atrás, el morito, que me llevas una alhaja17.

22Otra versión del mismo pueblo de Nuez de Aliste que fue anotada por Diego Catalán y Álvaro Galmés en 1948 sí revela que la lanza hiere el cuerpo del moro mientras pasa un arroyuelo (no el mar), mas no concreta ni su captura ni su muerte:

Al pasar un arroyuelo, al llegar a una esplanada,
le tira lanza y se la deja clavada.
  • 18 Ibid., p. 136-137.
—Atrás, atrás, el morito, que me llevas una alhaja18.

23Las versiones de El rey moro que reta a Valencia documentadas en Portugal son excepcionalmente novelescas, inventivas, interesantes. Hay una de São Martinho (Madeira), publicada por Álvaro Rodrigues de Azevedo en 1880, que resulta ser una refundición en toda regla del viejo romance. No lo sabemos con certeza, pero es bastante probable que fuera retocada o manipulada por el editor, según fue práctica no rara en la época. Lo cierto es que se trata de una versión de originalidad excepcional. Primero, porque los insultos contra el Cid no están puestos en la boca del moro jactancioso, sino en la de un viejo consejero suyo que le instruye sobre cómo deberá agredir al cristiano y a su familia. Y además, por lo desarrollado y original del episodio conclusivo, que nos muestra al moro huyendo a nado porque su barca estaba varada, y al Cid lanzándole una flecha (no espada ni lanza) que se clava en su espalda. El fugitivo, aunque se lamenta de que el alma se le escapa, jura por lo más sagrado que, si sale con vida del apuro, atravesará al Cid con cien flechas:

—Quem é lo aventuroso que me ganh’ esta jornada?
Respondeu-lh’ um moiro velho, de cem annos, menos nada:
—Esta batalha, bom rei, só por vós será ganhada;
e lo perro de Rucido lo tereis pela barbada;
la sua Ximena Gomes será vossa captivada;
sua filha don’ Urraca será vossa mancebada;
e la outra, mais chiquita, p’ra vos servir, descalçada.
Rucido, q’ estav’ ouvindo da torre, sua morada…
[…]
E lo moiro lá se vae de carreira desfechada,
por meio duma courella já do arado cortada:
—Mal haja lo lavrador, que fez tamanha lavrada!
Lo moiro sempre correndo de carreira desfechada,
vae a caminho do rio, á barc’ ahí costumada:
—Tambem mal hajas, barqueiro, que tens la barca varada!
E, na sua egua baia, de carreira desfechada,
logo se metteu ao rio, que nã tinha qu’ esp’rar nada.
—La mulher mãe dum só filho, ai, que mãe tão desastrada!
espora, que delle caia, por ninguem será tomada!
que lo firam, que lo matem, nã tem la morte vingada!
mas, se desta me vou salvo, oh, que desforra tirada!
No comenos, vem Rucido, vê lo moiro ir a nado;
e, de raivoso, lh’ atira um dardo, bem apontado:
—Guardae-me lá, genro meu, este dardo bem guardado.
E, no corpo do rei moiro, ficou lo ferro cravado.
—Como guardar-te, Rucido, esse dardo traiçoado,
se me vae a dentro d’ alma, no corpo atravessado?
Mas nã môrra desta feita, que te prometto, sagrado,
  • 19 Álvaro Rodrigues de Azevedo, Romanceiro do Archipélago da Madeira, Funchal: Voz do Povo, 1880, p. 2 (...)
varar-te c’ um cento delles, sem precisar ser rogado19.

24Para que podamos hacernos mejor idea de la enorme distancia que puede mediar entre unas versiones y otras del mismo romance, nada mejor que traer a colación estos versos de otra versión insular portuguesa, concretamente de la isla de São Jorge, en las Azores, que fue publicada en 1864 por Theóphilo Braga. Mucho más escueta que la anterior, omite el episodio de los insultos del moro, y remata con el lamento del fugitivo ante lo que cree que va a ser su muerte inminente:

—Oh mal haja o barqueiro que não tem a barca’ água,
  • 20 Theóphilo Braga, Cantos Populares do Arquipélago Açoriano, Porto: Livraria Nacional, 1864 (reed. fa (...)
que a hora da mina morte já para mim é chegada20!

25Otra versión anotada no en el Portugal insular, sino en el de tierra adentro, en Vinhais (Bragança), antes de 1936, incorpora la novedad (equiparable a la que aportaban algunas versiones zamoranas) del reemplazo del mar lejano por un evocador «Rio Verde» (contaminación procedente quizás del famoso romance fronterizo «Río Verde, río Verde, / más negro vas que la tinta…»). Concluye con la herida sangrienta (que no se dice si será mortal o no) que el Cid logra causar arrojando su lanza contra el moro mientras atraviesa la corriente:

Eu irei a Dom Alcidro e o arrastarei pela barba.
A filha de Dom Alcidro já foi minha cautivada;
agora tem a mais nova, que será minha namorada.
Ouvira-o Dom Alcidro d’ altas torres d’ onde ‘tava.
[…]
Ao passar o Rio Verde atirou-le alançada.
A lança ficou no corpo e o pau caiu à água.
—Espera aí, ó mourilho, que te quero dá-la paga!
  • 21 D. Catalán, Siete siglos…, p. 161-162.
—Como esperarei eu, meu senhor, se meu sangue vai pela água?21.

26Otra versión portuguesa de Curopos (Vinhais, Bragança), anotada por José Leite de Vasconcellos en fecha que se desconoce (a finales del xix o comienzos del xx), se limitaba a informar de que

Fugiu por um vale abaixo, não fugia que voava:
  • 22 José Leite de Vasconcellos, Romanceiro Português, 2 t., Coimbra: Universidade (Acta Universitatis C (...)
Ao passar o rio Verde deram-lhe uma espadagada22.

27Y un texto más de Parada d’Infanções (Bragança), anotada también por Leite de Vasconcellos, sustituía al «Rio Verde» por el «Guadiana»:

Ao passar do Guadiana, atirou-le ua lançada:
A lança ficou no corpo, e o pau caiu à água.
—Espera aí, ó Mourilho, que te quero dá la paga!
  • 23 Ibid., t. 1, p. 17.
—Como esperarei eu, meu senhor, se meu sangue vai pela água?23.

28Las muy extensas e interesantes versiones del romance de El rey moro que reta a Valencia que han sido documentadas en el siglo xx entre los sefardíes del norte de Marruecos muestran desarrollos notables de las invectivas del atacante contra el Cid y su familia. Pero abrevian abruptamente el desenlace regular del romance, omiten todo lo relativo a su huida, y despachan en uno o en muy pocos versos la escena de su muerte, que le alcanza mientras el moro se halla en distraída conversación con la hija del Cid. Extracto una versión que fue anotada por Paul Bénichou, en la década de 1940, de labios de sefardíes de Marruecos emigrados a Buenos Aires:

—¡Ay Valensia!, y ¡ay Valensia! Valensia la bien sercada,
primero fuitis del moro, que de quistianos ganada,
y anora, si Al-lah me ayuda, a moros serís tornada.
A ese perro de ese Sidi yo le pelaré las barbas.
Su mujer, Ximena Gomes, será la mi cozinera;
su hija, doña Urraca, será la mi enamorada;
la de los rubios cabeyos, esa me hará la cama,
y la más chiquita de eyas ensenderá la mi duaya.
Oído lo había el buen Sidi desde su alta ventana.
[…]
  • 24 P. Bénichou, Creación poética…, p. 38-39.
Entre esas palabras y otras, la cabesa le cortara24.

29El desenlace de esta otra versión sefardí del norte de Marruecos es un poco más desarrollada:

Ellos en estas palabras, el buen rey por ahí pasara;
la cabeza entre hombros al suelo se la arrollara.
  • 25 Manuel L. Ortega, Los hebreos en Marruecos: estudio histórico, político y social, Madrid: Editorial (...)
—Levántate, perro Sidi, demándame tu en mi casa25.

30A las versiones catalanas les sucede lo que a las de los sefardíes de Marruecos: que desarrollan de manera notable la escena de las invectivas del rey moro al Cid, pero proponen desenlaces radicalmente novedosos, con el atacante hecho prisionero mientras es entretenido por la hija del cristiano, y condenado a ser quemado en la plaza pública. El siguiente es extracto de una versión de Ripoll (Girona), anotada en la segunda mitad del siglo xix por Marià Aguiló i Fuster:

—O València, o València, mal fuego que t’hagués cremada!
algun tiempo eres de moros i els cristians t’ han guanyada;
no en passarà molt tiempo a moros seràs tornada!
La filla doña Isabel de mi serà enamorada;
també la seva muller de casa serà criada,
i an el picaron del rei quatre bales serán dades.
El reis`està a l`oïdor qui tot això s’ ho escoltava.
[…]
Al capdemunt de l’escala si s’enveu pres i lligado.
—Ai traidora de l’infanta com m’ha ben enganyat!
No me’ndiria, l’infanta quina sentencia tenc dada?
—La sentencia que tens dada, cremat al mig de la plaça
  • 26 D. Catalán, Siete siglos…, p. 170-172.
i la cendra que farà pel vent ne serà esventada26.

31Sin haber apurado, ni muchísimo menos, las mil y una variantes que podríamos seguir allegando si hurgásemos en el cuerpo y en el corpus total (aunque no sean muchas) de las versiones que conocemos de El rey moro que reta a Valencia, impresionan tantas, tan variadas, intensas y sugestivas innovaciones, que dejan en el aire una pregunta inquietante: si unas pocas versiones llegadas a la muy devaluada —rapsódica— tradición oral de los siglo xix, xx y xxi conforman un panorama tan rico, inventivo, abigarrado, ¿cuánto más intrincada y polifónica sería la madeja de los muchísimos y exultantemente vitales avatares que estarían en circulación oral en los siglos —aédicos— de la Edad Media y de la primera Edad Moderna? La pregunta resulta tanto más incisiva, perturbadora incluso, por cuanto atañe no solo a la sustancia misma del discurso romancístico, sino también a la del discurso épico, con el que el romancístico tiene tan estrecha relación, a veces genética, otras veces temática, ideológica o estilística.

32Porque la constatación de la tenaz proclividad a la innovación de lo que Diego Catalán llamaba «estructuras abiertas» del romancero no puede menos que devolvernos a la cuestión de cómo se desglosarían en muchas y diversas versiones las «estructuras abiertas» de la epopeya castellana medieval, y a hacernos cavilar acerca del valor representativo que los escasos, parciales, defectuosos, posiblemente intervenidos o manipulados (por sus transcriptores o refundidores) textos épicos escritos que hasta nosotros han llegado tendrían dentro del complejo caleidoscopio de avatares del que serían piezas o reflejos.

33La crítica neoindividualista, fiándolo a la presunción de que la épica medieval castellana se hallaba más cerca del sosegado escritorio clerical, o de la pluma de «autores» letrados no necesariamente eclesiásticos, que de la inventiva voz oral juglaresca, ha respondido a tales cuestiones negando que las estructuras poéticas de la épica fueran tan «abiertas» a la variación oral como propugna la crítica de signo tradicionalista. Pero, sin entrar ahora de lleno en esa polémica, resulta inevitable que, cada vez que nos asomamos al bullente, exultante crisol de variantes que despliega ante nosotros el romancero de tema épico, nos preguntemos si las aguas y corrientes que cruzaban la epopeya medieval castellana serían de verdad más quietas y tranquilas que las del romancero.

34Como no vamos a ser nosotros los que podamos resolver aquí y ahora tan huidizas cuestiones, concluiremos este epígrafe dando la palabra a Diego Catalán, uno de los críticos que más esfuerzos ha dedicado a desentrañar la compleja cronología, geografía, casuística y entraña poética de nuestro romance. La cita es muy extensa, pero absolutamente necesaria para que podamos apreciar y comprender mejor la densa trama de fuentes, cruces, ecos en que la composición se halla inmersa:

Es evidente que la escena de la competencia entre los caballos ha sido reelaborada [en el romance de El rey moro que reta a Valencia] para permitir que el Cid no alcance al moro con su temible espada. Ello no es una invención del Romancero. La *Estoria caradignense del Cid utilizada en la «Interpolación cidiana» incorporada a la Versión mixta de la Estoria de España (véase atrás, cap. III, § 1) contaba ya la persecución del moro que trata de recobrar Valencia de forma que el Cid no consiguiera darle alcance:
«Et yendo en alcançe, el Çid vio al rey Bucar, et endereçó a él por le ferir del espada. Et el rey moro, quando lo vio, conosciól’ muy bien, et bolvió las espaldas et començó a fuyr contra la mar; et el Çid en pos él, avyendo muy grant sabor de lo alcançar. Mas el rey moro trayé muy buen cavallo, et yvasle alongando, que le non podié alcançar. Et el Çid acoytando a Bavieca, que esse día mucho avié trabajado, yval’ llegando a las espaldas; assí que, quando fue muy çerca de las naves, el Çid vio quel’ non podié alcançar, et lançól’ el espada et diol’ en las espaldas. Et el rey moro, ferido, metiósse en las naves. Et el Çid desçendió, et tomó su espada et la del moro; et ésta fue a la que él puso nonbre Tizón».
La similitud del pasaje con lo narrado por el romance es indudable, y también que en esta *Estoria la escena previa del mensaje del moro exigiendo la entrega de Valencia nos da a conocer la existencia, en la conminación de Bucar, de amenazas a la mujer e hijas del Cid:
«—Señor Çid Canpeador, el rey Bucar de Marruecos mi señor me enbía a ti, e dízete quel’ tienes grant tuerto en tener Valençia, que fue de sus avuelos, et que desbarateste al rey Iunes su hermano; et agora es venido con XXIX reyes por vengar a su hermano, et por cobrar Valençia, pesando a ti et a quantos christianos contigo son. Pero con todo esto díxome, que por que el oyó dezir que tú eres omne entendido et sabio, que te quiere fazer tanto quel’ dexes a Valençia con todo su término, et que te vayas pora Castiella et que lieves todo tu aver et toda tu conpaña. Et si esto non quisieres fazer, que te conbatrá Valençia, et que prenderá a ti et a tu muger et a tus fijas, assy que quantos christianos lo oyeren que siempre ende ayan que decir», que se relacionan con las que el romance incluye, tanto en sus versiones antiguas […] como en las modernas […].
Las amenazas a la mujer e hijas podrían formar parte (aunque no creo) del mensaje de Bucar en el Mio Cid viejo, toda vez que no nos es conocido en su forma desarrollada poética, o haber sido incorporadas al pasaje por un juglar refundidor (lo cual resulta más aceptable); pero la novedad de suponer que la cabalgadura del moro logra sacar suficiente ventaja a Babieca como para que el moro pueda reembarcarse (en contradicción con lo narrado en el poema viejo de Mio Cid) parece relacionada con la necesidad de que Bucar sobreviva a esa persecución y así pueda volver a atacar a Valencia y ser derrotado por el cadáver del Cid acaudillando su hueste, cuando doña Ximena se retira de la ciudad y lleva a su marido muerto a enterrar a Cardeña, episodio éste de la victoria del héroe después de muerto perfectamente incardinado en el conjunto de la *Leyenda de Cardeña […].
Si, en atención a esta observación, consideramos que el origen de la reforma del episodio es historiográfico, tendríamos que aceptar, como corolario, que el romancista tuvo como fuente inmediata una de las derivaciones más tardías del texto caradignense, el Arreglo hecho c. 1460 por un judío toledano de la Segunda redacción de la Crónica de 1344, pues en ese Arreglo toledano el pasaje contiene algunos detalles (destacados por mí en cursiva) que lo hacen más similar al texto romancístico que el de otras crónicas:
«[…]pero tan ligero e tan folgado era el cavallo del rreyBucar, que lo non podía el Çidalcançar, por el grand espaçio que le de primero levava. Mas el Çid, commo quiera que su cavallo Bavieca andava de la batalla muy cansado, aquexólo el Çid quanto pudo, de guisa que allegava ya el rrostro de Bavieca açerca de las ancas del cavallo del rrey Bucar. Pero commo el mar era ya çerca, se lançó dentro, de guisa que se acogió en un punto. Et commo el Çid vido que se le yva para el agua e que lo non podié ante alcançar a ferir con la espada, arronjógela muy de rrezio, e fuele ferir por las espaldas de una muy mala ferida. Et el rrey Bucar, así ferido, se acojó a un batel que falló presto. Et el Çid deçendió por su espada».
El primer pormenor no puede desligarse, a mi parecer, del famoso verso romancístico « do la yegua pone el pie, Baviera pone la pata », y el segundo recuerda, a su vez, el detalle que aparece en el romance de la preparación de la barca por un barquero («grandes gritos da al barquero que le allegasse la barca / el barquero, diligente, túvosela aparejada»). Dado que el Arreglo toledano se basa en la Segunda redacción, de c. 1400, de la Crónica de 1344 y esta crónica de don Pedro de Barcelos tiene como punto de partida una Versión gallego-portuguesa poco anterior a 1314 de la Crónica de Castilla de c. 1300 y esta última crónica hereda, a su vez, el pasaje de la «Interpolación cidiana » incorporada a la Versión mixta de la Estoria de España, es evidente que el judío toledano heredó el texto de la *Estoriacaradignense del Cid modificado en su transmisión a través de todos estos eslabones de la cadena textual y no en redacción más próxima al texto caradignense que las restantes crónicas; por lo tanto, sus similitudes con el romance son prueba de una directa relación entre las versiones de la persecución del moro que hallamos en una y otra obra.
Frente a esta hipótesis, puede alegarse (según hacen Armistead y Silverman) que el romancista, si se hubiera basado en una crónica, no habría caído en el craso error de llamar «Urraca Hernando» (como la famosa infanta hija del rey don Fernando) a la hija del Cid, apartándose en ello de los famosos nombres que la cronística heredó de Mio Cid (doña Elvira y doña Sol); el error se justificaría mejor suponiendo una larga tradicionalidad oral. Otra observación, de índole muy diversa, debida a Menéndez Pidal (1953a, págs. 226-228) es la de que el romance conserva un importante componente de la concepción del episodio, tal como fue concebido por el autor del viejo Mio Cid, que las crónicas derivadas de la *Estoria caradignense eliminaron por completo: la presentación irónica de la huida del moro después de sus baladronadas al acercarse a Valencia. En el viejo poema, cuando el Cid inicia el alcance de Bucar, ambos dialogan así (v. 2409-2414):

«—Acá torna, Bucar, veníst’ d’alent mar,
verte as con el Çid, el de la barba grant,
saludar nos hemos amos, e tajaremos amista[d]—
Respuso Bucar al Çid: —¡Cofonda Dios tal amistad!,
el espada tienes desnuda en la mano e veot’ aguijar,
así commo semeja en mí la quieres ensayar».

Nada semejante hay en las crónicas. En cambio, en el romance, tanto en la tradición antigua como en la moderna, la huida del moro es motivo de escarnio y el Cid bromea, como en la vieja gesta, con el moro fugitivo, sea al tiempo de herirle gravemente con su lanza:

«—¡Atendédeme, mi yerno, oyades me una palabra
o ya que non me aguardades, rrecogedme allá esta lança!
—Esperai ai, o Mourilho que te quero dá-la paga.
—Como esperareieu, meu senhor, se meu sangue vai pela água!»;

sea al acercarse por primera vez a él:

«—Buenos días tengáis, meu xenro, ¡larga i-e i-a túa tardada!
Mais antes que me lo seas, hemos de xogala espada».
  • 27 D. Catalán, La épica española…, p. 639-646.

El Cid del romance, al llamar en esa circunstancia irónicamente «yerno» al moro, recordándole los propósitos que al llegar ante los muros de Valencia había expresado de tomar posesión no sólo de la ciudad sino también de su hija, se hermana con el Cid épico que ofrecía su «amistad» a Bucar al acercarse a él espada en mano.
En caso de que considerásemos que este tratamiento irónico de la persecución es en el romance debido a herencia genética y no fruto poligenético, sería preciso suponer que, con independencia de la fabulación, hecha en Cardeña, relativa a una victoria sobre Bucar del Cid después de muerto, un refundidor del Mio Cid, para dar mayor dramatismo al pasaje de la persecución, hubiera hecho más accidentada la carrera en competencia de los caballos e inventado el que el Cid sólo lograra malherir al moro cuando estaba a punto de escapar. En ese caso, la adición en el Arreglo toledano de la frase «de guisa que allegava ya el rrostro de Bavieca açerca de las ancas del cavallo del rrey Bucar» se debería al conocimiento por el judío toledano que escribía c. 1460 de un verso, sin duda ya romancístico, análogo al «do la yegua pone el pie / Babieca pone la pata»27.

Gorba Dikko, epopeya djerma de Níger: un pastor insulta al héroe, quien cruza el río para castigarlo

35Daremos, para rematar nuestro estudio, un salto hasta el continente africano: hasta, en concreto, la sabana de Níger en la que hace no mucho —porque los cantores o jasarey que la transmitían han ido desapareciendo— florecía una épica muy profusa y hermosa, que se cantaba al son del instrumento de cuerda que recibe el nombre de moolo. Moolo es también el nombre que se da a la propia composición épica, a la que sería insuficiente e injusto llamar «poema épico», porque su pragmática amalgama de verso, música, gesto y complicidad e interacción con el auditorio genera mucho más que un «poema», mucho más que el simple «texto» transcrito/escrito al que accedemos nosotros.

36Entre las epopeyas tradicionales de los djerma —que, hasta donde sabemos, se han mantenido siempre al margen de cualquier cercanía o impregnación de fuentes escritas— destaca la protagonizada por Gorba Dikko, un héroe tan generoso y valiente como atormentado, capaz de triunfar sobre las más desatadas hordas de hombres, fieras y demonios, pero insatisfecho siempre consigo mismo. Entre las muchas hazañas que de él se cantaban había una que reclama muy singularmente nuestra atención: la que le enfrentó a un pastor que aprovechó que las aguas de un río les separaban para insultar gravemente al héroe. No tuvo sin embargo, aquel deslenguado pastor djerma, la pericia o la fortuna que sí tuvieron Odiseo, o los Heike, o el Bucar romancístico (no el del Cantar de mio Cid), de escapar de la reacción furiosa del destinatario de sus invectivas: el héroe se las arregló para atravesar el río, y él pagó su incontinencia verbal con la mutilación de su lengua, el órgano con el que había agredido al contrario:

  • 28 Bottoro inna, insulto pronunciado en lengua peul.
  • 29 Safiatou Amadou y José Manuel Pedrosa, El héroe que fue al infierno y escuchó que cantaban allí su (...)

Él se encontraba en la orilla derecha del río.
Un joven pastor peul se encontraba en la orilla izquierda, cuidando su ganado.
El joven peul les avistó desde el lugar en que se encontraba.
Se dio cuenta de quiénes eran.
El joven peul les llamó en voz alta:
¡Heey, Gorba Dikko! ¡Bottoro inna28!
Los peul entienden el significado de tales palabras; lo entienden.
Gorba Dikko se dio la vuelta para preguntar a sus compañeros qué era lo que había dicho aquel joven peul.
Sus compañeros le dijeron que, por causa del viento que soplaba, no habían entendido nada de lo que había dicho.
El joven peul le llamó de nuevo en voz alta, y le volvió a insultar;
Volvió Gorba Dikko a preguntar a sus compañeros:
—¡En el nombre de Dios, con tanto como sopla el viento, somos incapaces de escuchar nada!
Pero, por supuesto, lo habían escuchado todos perfectamente.
Lo que pasaba era que ninguno se atrevía a repetir tales palabras.
¿Quien se iba a atrever a repetir palabras que pueden costarte la vida?
La tercera vez se lanzó Gorba Dikko al río y cruzó el agua sobre el caballo.
El caballo nadaba: farr, farr, farr.
El joven peul contemplaba, paralizado, cómo iba en dirección adonde él se encontraba, porque estaba convencido de que Gorba Dikko nunca perdería su tiempo con un ser tan nimio como era él;
pero, cuando el caballo alcanzó la orilla,
el joven peul se escapó de allí a la carrera.
Gorba Dikko se lanzó en su persecución; lo alcanzó, desenvainó su sable y le golpeó con la parte lisa, con la parte lisa de su sable,
y no con la parte afilada de su sable.
Le golpeó con la parte lisa de su sable.
El peul cayó de bruces.
Le dijo:
—Perdóname, por Dios y por su Profeta,
perdóname por respeto a tu padre y a tu madre;
Dios sabe que eres más fuerte que yo, y lo saben, del
mismo modo, todos los hombres.
—Quiero primero preguntarte por qué me has insultado.
—Porque pensé que, estando yo en esta orilla y tú en la de enfrente, podía permitirme la osadía de insultarte. Jamás se me pasaría por la cabeza medir mi fuerza con la tuya.
Yo nunca pensé que te lanzarías a cruzar un río si te enfadabas con alguien.
Le dijo el joven estas palabras.
[Dijo Gorba Dikko:]
¡Too, pues voy a perdonarte la vida si me la pides invocando el respeto que debo a mis padres y al resto de las personas a las que he de respetar!
Pero después le agarró por la boca, se la abrió y le arrancó la lengua;
de la lengua aquella no quedó nada de nada, ni una partecita siquiera, para poder tragar siquiera la leche mezclada con harina de mijo.
Al joven peul
le cortó la lengua con el sable.
—Te dejo con vida —le dijo Gorba Dikko—
por el amor de Dios y de su Profeta,
por el amor de mi padre y de mi madre,
por el respeto que les tengo;
pero de esta manera me aseguro de que tú, cuando vuelvas a tu casa,
no tendrás ya más lengua para insultarme ni para contar a nadie que me insultaste.
Puede que alguna otra persona lo haga en tu lugar,
pero tú solo podrás ya decir: tar, tar, tar.
¿Sabes? Un hombre que no tiene lengua solo puede contestar a las preguntas por medio de tartamudeos incomprensibles: tar, tar, tar.
Dondu Gorba Dikko volvió a lanzar su caballo al agua.
El caballo nadó y nadó: farr, farr, farr29.

Violencia física, violencia verbal, violencia simbólica

  • 30 Entre la bibliografía inmensa que (al margen de las maldiciones e imprecaciones, sobre las que se h (...)

37Los signos de violencia verbal codificada dentro de rituales religiosos, sociales y culturales que debieron ser complejos y densamente pragmáticos se hallan atestiguados en tradiciones orales (y en documentos escritos subsidiarios) de todo el mundo, desde las primeras escrituras que se conservan —tablillas de maldición e imprecación de Mesopotamia y Egipto, defixiones griegas, invectivas dentro de epopeyas arcaicas, etc.— hasta hoy30. El insulto, la injuria, la imprecación, la invectiva, limitan por arriba con la maldición y con la execración, por debajo con la maledicencia, la difamación o el rumor malévolo, y por todas partes con un follaje intrincado e inagotable de ramas y sub-ramas, entre las que se inmiscuyen los reflejos de la sátira, la parodia, el chiste… y las escenas —siempre cruciales dentro del discurso épico— en que el conflicto verbal se suma al físico.

38Las modalidades que al lector y al filólogo español o hispano le resultarán más familiares —ciñéndonos solo a la estrecha tesitura de la poesía en verso, en que la agresión verbal queda por lo general mitigada por la ironía y por las convenciones de género— serán las cantigas de escarnio y las tensones de la lírica trovadoresca; o los debates medievales en verso; o las preguntas y respuestas de la poesía de cancionero del siglo xv; o los inmemoriales motejar y lanzar pullas, que quedaron particularmente bien reflejados en nuestra literatura de los Siglos de Oro; o los desafíos cantados (en décimas, quintillas, etc.) que siguen intercambiando troveros, copleros, decimistas, payadores, regueiferos, bertsolaris, en los rincones más insospechados de la geografía tradicional de España y de Hispanoamérica; o el arte cada día más difundido y pujante (y elaborado) de los raperos que cantan en las lenguas de España.

  • 31 Alexis Díaz-Pimienta, Teoría de la improvisación poética (Tercera edición ampliada y corregida), pr (...)
  • 32 Monique Joly, La bourle et son interprétation. Recherches sur le passage de la facétie au roman (Es (...)

39Sobre todas estas (y sobre muchas más) artes poéticas en verso, orales y escritas (las escritas manan, en última instancia, de las orales), que pivotan sobre el eje de la competición o de la agresión verbal, contamos ya, en el ámbito hispánico, con un libro reciente, original y abrumadoramente documentado, el de Teoría de la improvisación poética (2014) de Alexis Díaz-Pimienta31, que nos exonera de la obligación de descender al detalle y a la bibliografía —porque los cubre muy sobradamente— de los avatares hispanos. Aunque no quiero dejar de hacer un homenaje aquí a otros dos grandes libros, y de dos grandes maestros, que siguen siendo hitos relevantes para el conocimiento de las pullas orales y de las pullas escritas en la España de los Siglos de Oro: La bourle et son interprétation (1986) de Monique Joly, y Quevedo y su tiempo: la agudeza verbal (1992) de Maxime Chevalier32.

  • 33 Existe una bibliografía inmensa acerca de la violencia verbal dentro del marco de los discursos mág (...)
  • 34 Un acercamiento extraordinariamente agudo, complejo y actualizado a los fundamentos de la agresión (...)

40Es importante señalar, en cualquier caso, que los insultos y los duelos o desafíos en verso (con su eficaz contubernio de agresividad e ironía) que han sido documentados en la tradición oral y en la escrita en las lenguas de España, son simples piezas dentro de un mosaico pluricultural amplísimo, que ha sido registrado en los dominios lingüísticos y culturales más insospechados del mundo. Un repertorio colosal, en fin, que está siendo objeto de estudio, en muchos lugares, con los enfoques e instrumentos de la etnografía, la sociología (y la sociolingüística), la antropología o la ciencia de las religiones33, todas las cuales están atendiendo a las dimensiones biológicas, cognitivas, rituales, «performativas» y simbólicas que son consustanciales a tales discursos34. Todo lo cual resulta bastante ajeno a los métodos dominantes (si descontamos las aportaciones, de gran aliento etnográfico y sociológico, de los folcloristas que cité un poco más arriba, empezando por Díaz-Pimienta) en el común de la crítica hispánica, decididamente inclinada, cuando se aproxima al fenómeno de la violencia verbal, al análisis historiográfico, temático, retórico. En el marco de la épica, o de los libros de caballerías, o de la novela picaresca, o del teatro cómico, por citar unos pocos géneros en que tal modalidad de agresión reviste una importancia mayor.

  • 35 Para una comprensión global y actualizada del fenómeno de la poesía oral como vehículo de expresión (...)

41Habrá quien piense que no es relevante para el estudio de nuestra épica ni de nuestro romancero saber que entre las poblaciones afroamericanas de Norteamérica ha gozado de viejo arraigo el juego de diálogos e invectivas poéticas que es conocido como playing the dozen, o que en Malta se cultiva todavía un repertorio de tradicional desafío poético en verso que se llama spirtu pront, o que en las Azores, o Chipre, o Nigeria, o Georgia, o Nepal, o las islas Fiji, o Nueva Guinea, o Brasil, siguen estando vivos y operativos mecanismos de agresión y de controversia o conflicto (o quizás habría que suponer que de resolución de conflictos) que se sustancian y resuelven a través de la palabra poética35. Pero quien tenga la audacia de adentrarse dentro de esa selva intrincada y subyugante, no tardará en obtener la retribución de poder detectar y reconocer unas estrategias de producción y de articulación de la palabra agresiva que pueden y suelen ser sorprendentemente análogos o confluyentes —en planos diversos: el de la estructura y formulismos del diálogo, y el ideológico, el sociológico, hasta el temático muchas veces— con los que resultan más próximos a nuestra propia tradición, incluidas la épica y la romancística.

42Téngase en cuenta que don Ramón Menéndez Pidal dedicó páginas reveladoras a analizar el engaste o la influencia de las que debían ser comunes y malintencionadas cantilenas malas en el cuerpo del Cantar de mio Cid y de otras obras literarias de la época:

Entre los cantarcillos políticos de actualidad sobresalen por lo muy usados los de maledicencia. De ellos tenemos mucha noticia porque las leyes los castigaban severamente. Así aparece penada con pena pecuniaria la llamada cantilena mala en el Fuero latino de Teruel, del año 1176, y lo mismo en el Fuero de Cuenca, poco posterior; castigan también con multa los fueros redactados en romance en el siglo XIII, el llamado cantar por escarnio en el Fuero de Brihuega, el cantar malo en el Fuero de Zorita, la cantiga mala en el Fuero de Plasencia, y por la literatura sabemos lo temida que era esta injuria cantada. Según Berceo, en el Duelo de la Virgen, verso 171, la mayor afrenta que los judíos esperan de los discípulos de Cristo la expresan diciéndole a Pilatos: «farían de nos escarnio e comporrian canciones».

43A estos sumó Menéndez Pidal más datos acerca de aquellos cantares malos, de los que informaron unas cuantas fuentes jurídicas de la época (sobre todo las Partidas alfonsíes), y que quedaron también reflejados en versos del Libro de Alexandre, de las gestas francesas de Roland y de Fierabras, de la épica germánica y hasta del mismísimo Cantar de mio Cid, el cual es reflejo de un mundo social en el que

  • 36 Ramón Menéndez Pidal, La épica medieval española desde sus orígenes hasta su disolución en el roman (...)

habría sin duda «cantigas malas», «cantares de escarnio» por una y otra parte, y el poeta nos da idea de lo que en el bando de Carrión se cantaría en burla del héroe caído en desgracia, despreciándole como pobre maquilero de los molinos de Vivar:
«¿Quién nos darie nuevas de mio Cid el de Bivar?
¡Fosse a Rio d’Ovirna los molinos picar
e prender maquilas, commo lo suelfar!
¿Quildarie con los de Carrion a casar? (v. 3378 sqq.)».
Estas palabras, pronunciadas por uno de los de Carrión que entra desceñido y borracho en la corte de Toledo, creo muy probable que sean un segundo caso de cantos populares, hábilmente injeridos en el Poema de mio Cid36.

  • 37 Véase una aproximación sintética a la cuestión en la nota de A. Montaner al Cantar de mio Cid, p. 1 (...)
  • 38 José Manuel Pedrosa, «Los siete infantes de Salas: leyenda, épica, romance y lírica reconsiderados (...)

44Añadamos aquí, aunque sea muy a vuelapluma, que tachar al Cid de molinero era insulto que vimos puesto en boca del moro Bucar en algunas versiones orales modernas del romance de El rey moro que reta a Valencia, y tópico que entronca con datos históricos y también con habladurías e invectivas que afectaron a la consideración social de Rodrigo Díaz en siglos pasados37. Yo mismo he escrito también, dicho sea de paso, acerca de las presumibles inserción e influencia de canciones y diálogos de agresión y desafío verbal dentro del ciclo heroico de Los siete infantes de Salas38, que acoge invectivas tan vibrantes como las que se cruzan en el interesantísimo romance juglaresco de «Ya se salen de Castilla / castellanos con gran saña…»:

Doña Lambra con fantasía grandes tablados armara.
Allí salió un caballero de los de Córdoba la llana,
caballero en un caballo, y en su mano una vara;
arremete su caballo, al tablado la tirara,
diciendo: ─Amad, señoras, cada cual como es amada,
que más vale un caballero de los de Córdoba la llana,
más vale que cuatro o cinco de los de la flor de Lara.

45Versos a los que replicaría lleno de ira el temerario Gonzalillo de Lara:

Sálese de los palacios, y vase para la plaza.
En llegando a los tablados pedido había una vara;
arremetió su caballo, al tablado la tiraba
diciendo: ─Amad, lindas damas, cada cual como es amada,
que más vale un caballero de los de la flor de Lara
  • 39 Romance publicado en un pliego suelto del siglo de xvi que comienza Síguense tres rom. El primero q (...)
que veinte ni treinta hombres de los de Córdoba la llana39.
  • 40 William E. Harkins, «Boasting in the Russian Byliny», Journal of the Folklore Institute, 13, 1976, (...)

46Las cuatro escenas épicas y los cuatro enfrentamientos verbales y físicos que, en fin, hemos analizado en estas páginas —los protagonizados por Odiseo, Gengi, el Cid y Gorba Dikko—, se comprenden de distinta manera después de leer, por ejemplo, el artículo que William E. Harkins dedicó en 1976 a la maquinaria narrativa que ponían en marcha los insultos jactanciosos típicos de las byliny rusas, a los que seguían de manera inmediata (como en los relatos de Odiseo o de Gorba Dikko) o diferida (como en los relatos de Gengi o del Cid, que interponen alguna peripecia entre la crisis y la resolución) la respuesta de la violencia verbal y física del héroe40. La misma diversidad de la extracción geográfica —Grecia, Japón, España, Níger— y cronológica —Antigüedad, Edad Media, época contemporánea— de nuestros cuatro ejemplos, que muestran un acuerdo insólito en el modo en que combinan el discurso de la epopeya, el empleo de la violencia verbal, el castigo de la soberbia y —lo que resulta llamativamente específico— la escenificación articulada en torno a una frontera acuática (un río o un mar), auguran que el estudio comparado y atento a lo narratológico, lo etnográfico y lo sociológico de las prácticas del insulto codificado en verso podrá ir arrojando, a medida que vayamos progresando en él, luces inesperadas sobre unas cuantas parcelas relevantes de nuestra (y no solo de la nuestra) tradición literaria y cultural.

Haut de page

Notes

1 Este artículo es una pieza más de una serie que desarrollo acerca de los conceptos de pecado y de sus formulaciones y recreaciones en la literatura oral y escrita. Le han precedido estos otros trabajos, acerca de la avaricia, la ira y la pereza: José Manuel Pedrosa, «¿Existe el hipercuento?: Chaucer, una leyenda andaluza y la historia de El tesoro fatal (AT 763)», Revista de Poética Medieval, 2, 1998, p. 195-223; id., «El cuento de El tesoro soñado (AT 1645) y el complejo leyendístico de El becerro de oro», Estudos de Literatura Oral, 4, 1998, p. 127-157; id., «Más reescrituras del cuento de El tesoro fatal (AT 763): del Orto do Esposo, Vicente Ferrer y Hans Sachs a Eça de Queiroz, William Faulkner y Max Aub», Revista de Poética Medieval, 5, 2000, p. 27-43; id., «Crimen real, ira regia, exclusión del héroe justo: el Cid, Jasón, Aquiles, Hamlet, Cordelia», in: Alberto Montaner Frutos (coord.), «Sonando van sus nuevas allent parte del mar»: el Cantar de mio Cid y el mundo de la épica, Toulouse: Université de Toulouse-Le Mirail, 2013, p. 297-328; e id., en colaboración con Awa Traoré, «Los dos perezosos (ATU 1950) de Juan Ruiz y la tradición oral diula de Costa de Marfil: traducción, transmisión, tradición», eHumanista, 28, 2014, p. 643-699.

2 Véase, sobre el tópico de la maldición que fatalmente se cumple, José Manuel Pedrosa, «Los padres maldicientes: del Génesis, la Odisea y el Kalevala a la leyenda de Alfonso X, el romancero y la tradición oral moderna», in: Pedro M. Piñero Ramírez (ed.), La eterna agonía del romancero: homenaje a Paul Bénichou, Sevilla: Fundación Machado: 2001, p. 139-177.

3 Homero, La Odisea, trad. José Manuel Pabón Suárez de Urbina, Madrid: Gredos, 1993, canto IX, v. 471-544.

4 Heike monogatari, trad. Carlos Rubio López de la Llave y Rumi Tani Moratalla, Madrid: Gredos, 2005, p. 699-701.

5 El mar opera en este episodio como una frontera simbólica con un más allá en el que el Cid no ejerce ya su dominio; equiparable, en alguna medida, con la función de raya simbólica que ejercen los ríos dentro del dispositivo narrativo del Cantar. Véase al respecto Alfonso Boix, «El río en el Cantar de mio Cid», in: Actas del XIII Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (Valladolid, 15 a 19 de septiembre de 2009), Valladolid: AHLM-Excmo. Ayuntamiento de Valladolid-Universidad de Valladolid, 2010, t. 1, p. 447-453; Alfonso Boix y Ioannis Kioridis, «Los ríos en el Cantar de mio Cid y el Digenis Akritis», in: Natalia Fernández Rodríguez y María Fernández Ferreiro, Literatura medieval y renacentista en España: líneas y pautas, Salamanca: SEMYR, 2012, p. 397-407.

6 Cantar de mio Cid, ed. Alberto Montaner, Madrid: Real Academia Española (Biblioteca Clásica, 1), 2011, v. 2418-2428.

7 Sobre sus versiones antiguas ha señalado Paloma Díaz-Mas, en la edición de su Romancero, Barcelona: Crítica, 2006, n.º 17, p. 91, lo siguiente: «Del romance tenemos numerosos testimonios antiguos: ya en el Abecedarium de Fernando Colón (muerto en 1539) figura una versión glosada por Francisco de Lora, que se imprimió sin duda en varios pliegos (se han conservado sendos en Praga, Madrid y Cracovia); de ella el poeta dice que quiso “glosar por la más nueva arte” el romance “más viejo” que conocía. Tal vez de la glosa lo sacase el Cancionero de romances, s. a., que añade varios versos. Y de ahí se reimprimió numerosas veces; en el Cancionero de 1550, en la Primera Silva de Zaragoza y Barcelona, en la Silva de 1561, en la Rosa española de Timoneda, en la Silva de Mendaño y en la Floresta de Tortajada. Además, son múltiples las citas parciales y los testimonios indirectos: Gil Vicente pone versos de una versión portuguesa en boca de unos sastres judíos en su Auto da Lusitánia (estrenado en 1532); se basa en él una escena de la Comedia de las hazañas del Cid de 1603; se parodia en el Cancionero general de 1516; recoge Correas en su Vocabulario tres versos del romance y Covarrubias lo aduce en el Tesoro de la lengua castellana (s.v.hele, borceguí y calçada); su comienzo se cita en la ensalada de Praga; y son numerosísimas las citas del inicio “Helo, helo, por do viene” (y variantes similares), que no sabemos si se refieren a este romance o a nuestro número 60, El infante vengador, que empieza con el mismo hemistiquio».

8 Las únicas palabras, nada insultantes, que pronuncia Bucar en el Cantar se insertan dentro de un diálogo con el Cid en el que es más bien el cristiano el que se burla jactanciosamente del moro. Véanse los v. 2409-2417: «—¡Acá torna, Bucar! Venistd’allent mar, / verte as con el Cid, el de la barba grant, / saludarnos hemos amos e tajaremos amistad—. / RespusoBucar al Cid: —¡Cofonda Dios tal amistad! / Espada tienes desnuda en mano e véot’ aguijar, / así commo semeja, en mí la quieres ensayar; / mas si el cavallo non estropieça o comigo non caye, / non te juntarás comigofata dentro en la mar—. / Aquí respusomio Cid: —Esto non será verdad—». Sobre otros episodios de la epopeya en que hay marcas de violencia verbal, véase Alfonso Boix, «Combates verbales en el Cantar de mio Cid», Bulletin of Spanish Studies, 85, 2008, p. 409-419.

9 Versión que fue publicada en el Cancionero de romances s. a., y después en el Cancionero de romances de 1550, en la Silva de 1550 y en la Rosa española de Timoneda. Reeditado en Fernando José Wolf y Conrado Hofmann, Primavera y flor de romances o colección de los más viejos y más populares romances castellanos, 2 t., Berlín: A. Asher, 1856, n.º  55, t. 1 , p. 175-178.

10 F. J. Wolf y C. Hofmann, Primavera y flor…, n.º  56, t. 1, p. 178-179.

11 Diego Catalán, «Importância da tradição portuguesa para o Romanceiro hispánico», Revista da Faculdade de Letras, 14, 1948, p. 97-116; Ramón Menéndez Pidal, Romancero hispánico (hispano-portugués, americano y sefardí), 2 t., Madrid: Espasa-Calpe, 1953, t. 2, p. 226-229; Giuseppe Di Stefano, Sincronia e diacronia nel Romanzero (un esempio di lettura),Pisa: Università, 1967; Paul Bénichou, Creación poética en el romancero tradicional, Madrid: Gredos, 1968, p. 125-159; Diego Catalán, «Memoria e invención en el Romancero de tradición oral», Romance Philology, 24, 1970-1971, p. 1-25 y 441-463, especialmente p. 19-25, 443-444, 456-457; Francisco López Estrada, «El romancero medieval, II: Comentario del Romance del rey moro que perdió a Valencia», Revista de Bachillerato, 2 (6), 1978, p. 26-43; Diego Catalán, Arte poética del romancero oral, 2 t., Madrid: Siglo XXI, 1997, t. 2, p. 53-59, 62-63 y 82-83; Thomas Montgomery, «A Ballad and two Epics», La Corónica, 23, 1994-1995, p. 23-34; y Diego Catalán, La épica española. Nueva documentación y nueva evaluación, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal-Seminario Menéndez Pidal-Universidad Complutense de Madrid, 2000, p. 635-647.

12 Jesús Suárez López, con la colaboración de Mariola Carbajal Álvarez, Silva Asturiana, VI: Nueva colección de romances (1987-1994), Madrid-Oviedo-Gijón: Fundación Ramón Menéndez Pidal-Real Instituto de Estudios Asturianos-Archivo de Música de Asturias-Ayuntamiento de Gijón, 1997, n.º 2:03, p. 89-90.

13 Romancero general de León, ed. Diego Catalán, Mariano De la Campa, et al., 2 t., Madrid-León: Cátedra Seminario Menéndez Pidal y Universidad Complutense-Diputación de León, 1991, t. 1, p. 12-13.

14 Ibid., p. 16-17.

15 Teresa Catarella, El Romancero gitano-andaluz de Juan José Niño, Sevilla: Fundación Machado, 1993, n.º III, p. 26-27.

16 Diego Catalán, Siete siglos de romancero, Madrid: Gredos, 1969, p. 166-167.

17 Ibid., p. 136-137.

18 Ibid., p. 136-137.

19 Álvaro Rodrigues de Azevedo, Romanceiro do Archipélago da Madeira, Funchal: Voz do Povo, 1880, p. 204-210.

20 Theóphilo Braga, Cantos Populares do Arquipélago Açoriano, Porto: Livraria Nacional, 1864 (reed. facsímil Ponta Delgada: Universidades dos Açores, 1982, p. 47).

21 D. Catalán, Siete siglos…, p. 161-162.

22 José Leite de Vasconcellos, Romanceiro Português, 2 t., Coimbra: Universidade (Acta Universitatis Conimbrigensis), 1958-1960, t. 1, p. 17.

23 Ibid., t. 1, p. 17.

24 P. Bénichou, Creación poética…, p. 38-39.

25 Manuel L. Ortega, Los hebreos en Marruecos: estudio histórico, político y social, Madrid: Editorial Hispano Africana, 1919, p. 252-254.

26 D. Catalán, Siete siglos…, p. 170-172.

27 D. Catalán, La épica española…, p. 639-646.

28 Bottoro inna, insulto pronunciado en lengua peul.

29 Safiatou Amadou y José Manuel Pedrosa, El héroe que fue al infierno y escuchó que cantaban allí su epopeya. Cantos épicos del pueblo djerma de Níger, Madrid: Calambur, 2014, p. 158-160.

30 Entre la bibliografía inmensa que (al margen de las maldiciones e imprecaciones, sobre las que se ha escrito también muchísimo) hay acerca de los duelos poéticos en las tradiciones poéticas de la antigüedad y de la Edad Media, pueden verse Ward Parks, Verbal Dueling in Heroic Narrative: the Homeric and Old English Traditions, Princeton, N. J.: Princeton University Press, 1990; G. J. Reinink y Herman L. J. Vanstiphout (ed.), Dispute Poems and Dialogues in the Ancient and Mediaeval Near East, Lovaina: Peeters, 1991; Eric Beaumatin y Michel Garcia (ed.), L’ Invective au Moyen Âge: France, Espagne, Italie, París: Presses de la Sorbonne Nouvelle, 1995; Robin Waugh, «Word, Breath, and Vomit: Oral Competition in Old English and Old Norse Literature», Oral Tradition, 10, 1995, p. 359-386; Bob Barringer, «Adding Insult to the Inquiry: A Study of Rhetorical Jousting in Beowulf», Geardagum: Essays on Old and Middle English Language and Literature, 19, 1998, p. 19-26; John L. Grigsby, The Gab as a Latent Genre in Medieval French Literature: Drinking and Boasting in the Middle Ages, Cambridge, Mass.: Medieval Academy of America, 2000; William Sayers, «Germanic gabben, Old French gaber, English gab: Heroic Mockery and Self- Promotion», SELIM, 17, 2010, p. 79-90; y Hussain Abulfaraj, Umayyad poetry as verbal duel, PhD Dissertation, Bloomington: Indiana University, 2012.

31 Alexis Díaz-Pimienta, Teoría de la improvisación poética (Tercera edición ampliada y corregida), pról. Maximiano Trapero, Almería: Scripta Manent, 2014 (edición mexicana, México DF: Ediciones del Lirio, 2014). La obra de Díaz-Pimienta se complementa con las muchas que Maximiano Trapero ha dedicado a la poesía oral improvisada en el mundo hispánico. Entre ellas cabe destacar M. Trapero, El libro de la décima. La poesía improvisada en el mundo hispánico, Las Palmas de Gran Canaria: Universidad de las Palmas de Gran Canaria-Cabildo Insular de Gran Canaria-Unelco, 1996; id., «La poesía improvisada y cantada en España», in: La palabra: expresiones de la tradición oral, Salamanca: Centro de Cultura Tradicional, 2002, p. 95-120; id., «La tradición y la improvisación en la poesía oral: la décima, un nuevo género poético integrador en el mundo hispánico», Anuario de Estudios Atlánticos, 59, 2013, p. 687-718; muy relevante es también, por su enfoque poético-etnográfico y sociológico, el libro de Alberto Del Campo Tejedor, Trovadores de repente, Salamanca: Centro de Cultura Tradicional Ángel Carril, 2006. Aunque no atienda a la tradición hispánica, sino a la de Cerdeña, conviene llamar aquí la atención, porque ha sido recientemente publicado en español, sobre el interesantísimo libro de Daniela Zizi y Miguel López Coira, Poesía e improvisación. Modas y Sonettos de Bernardo Zizi a los emigrantes sardos (un estudio metodológico), Madrid: Ediciones Vitruvio, 2013.

32 Monique Joly, La bourle et son interprétation. Recherches sur le passage de la facétie au roman (Espagne, xvie-xviie siècles), Lille-Toulouse: Universidad, 1986; y Maxime Chevalier, Quevedo y su tiempo: la agudeza verbal, Barcelona: Crítica, 1992. Véanse además Michèle Guillemont, Recherches sur la violence verbale en Espagne au xvie et xviie siècles (aspects sociaux, culturels et littéraires), tesis doctoral inédita dirigida por Augustin Redondo, París: Université Paris III, 2000; y Michèle Guillemont, «Images de la violence verbale en Espagne au xvie siècle: des péchés de la langue au délit et à l’inconvenance?», in: Pierre Civil (coord.), Écriture, pouvoir et société en Espagne aux xvie et xviie siècles, París: Publications de la Sorbonne, 2001, p. 223-240.

33 Existe una bibliografía inmensa acerca de la violencia verbal dentro del marco de los discursos mágicos y religiosos. Por dar un pequeño botón de muestra, es notable la bibliografía que existe acerca de su presencia en la obra de Pablo de Tarso. Véanse al respecto Jennifer A. Glancy, «Boasting of Beatings (2 Corinthians 11:23-25)», Journal of Biblical Literature, 123, 2004, p. 99-135; y Peter-Ben Smit, «Paul, Plutarch and the Problematic Practice of Self-Praise (περιαυτολογία): The Case of Phil 3.2–21», New Testament Studies, 60 (3), 2014, p. 341-359. Muy relevante resulta también, por su enfoque y método, el estudio de María Tausiet, «Mago contra falsario: un duelo de insultos entre Calvino y Servet», Hispania Sacra, 62 (125), 2010, p. 181-211.

34 Un acercamiento extraordinariamente agudo, complejo y actualizado a los fundamentos de la agresión verbal y a sus modos de expresión, incluidos los de índole literaria, es el del importantísimo biolingüista John L. Locke, quien en «Cost and complexity: Selection for Speech and Language», Journal of Theoretical Biology, 251, 2008, p. 640-652, ha construido un marco interpretativo muy denso, que atiende a las proyecciones de tipo biológico, poético-retórico y sociológico (con especial atención a los ejes de la conflictividad de grupo, de clase y de género) de estas prácticas ritualizadas de expresión. Antes de él, muchos otros especialistas propusieron acercamientos intensamente sociológicos a la poesía oral dialogada con presencia de violencia verbal. Véase el precursor y ya clásico artículo de Richard Bauman, «Verbal art as performance», American Anthropologist, 77, 1975, p. 290-311. Se centran de manera particular en la cuestión de la invectiva y del insulto en verso los trabajos de Millicent R. Ayoub y Stephen A. Barnett, «Ritualized Verbal Insults in White High School Culture», Journal of American Folklore, 78, 1965, p. 337-344; G. Legman Southern, «Bawdy Monologues and Rhymed Recitations», Folklore Quarterly, 40, 1976, p. 59-122; John Dollard, «The Dozens: Dialectic of Insult», in: Alan Dundes (ed.), Mother Wit from the Laughing Barrel, Jackson, MS: University Press of Mississippi, 1990, p. 277-294; y Marco Jacquemet, «Verbal Conflict», in: Encyclopedia of Language and Linguistics, ed. K. Brown, 2.ª ed., Londres: Elsevier, 2005, t. 9, p. 4915-4921. Sobre la poética y la sociología de la agresión verbal en general, resulta imprescindible La violence verbale, ed. N. Auger, B. Fracchiolla, C.  Moise y C.  Schultz-Romain, París: L’Harmattan, 2008.

35 Para una comprensión global y actualizada del fenómeno de la poesía oral como vehículo de expresión de la violencia verbal, véanse Valentina Pagliai, «The Art of Dueling with Words: Toward a New Understanding of Verbal Duels across the World», Oral Tradition, 24, 2009, p. 61-88. Entre las manifestaciones locales particulares podríamos convocar aquí centenares de referencias bibliográficas. Desgrano algunas que creo singularmente representativas: Roger D. Abrahams, «Playing the Dozens», Journal of American Folklore, 75, 1962, p. 209-220; Marcia Herndon y Norma McLeod, «The Interrelationship of Style and Occasion In the Maltese Spirtu Pront», in: Marcia Herndon y Norma McLeod (ed.), The Ethnography of Musical Performance, Norwood: Norwood Editions, 1980, p. 147-166; Jean-Luc Chodkiewicz, «Song Contests in New Guinea», Newsletter of the Association for Political and Legal Anthropology, 6, 1982, p. 5-9; Yildiray Erdener, Dueling Singers: Strategies and Interaction Processes Among Turkish Minstrels, PhD Dissertation, Bloomington: Indiana University, 1987; Dirgham H. Sbait, «Debate in the Improvised-Sung Poetry of the Palestinians», Asian Folklore Studies, 52, 1993, p. 93-117; Elli Doukanari, The Presentation of Gendered self in Cyprus Rhyming Improvisations: A Sociolinguistic Investigation of Kipriakachattista in Performance, PhD Dissertation, Washington DF: Georgetown University, 1997; Jean Fortier, «The Arts of Deception: Verbal Performances by the Raute of Nepal», Journal of the Royal Anthropological Institute, 8, 2002, p. 233-257; Krysten Watson, Song Duels: Conflict as a Positive Force, Master tesis, Bowling Green, Ohio: Bowling Green State University, 2011 (monografía acerca de los duelos poéticos en Malta); y Paula Haydar, The Art of Lebanese Verbal Dueling: The Battle of Beit Mery and Beyond, PhD Dissertation, Arkansas: University of Arkansas, 2014.

36 Ramón Menéndez Pidal, La épica medieval española desde sus orígenes hasta su disolución en el romancero, ed. Diego Catalán y María del Mar de Bustos, Madrid: Espasa Calpe, 1992, p. 130-132.

37 Véase una aproximación sintética a la cuestión en la nota de A. Montaner al Cantar de mio Cid, p. 1002-1005.

38 José Manuel Pedrosa, «Los siete infantes de Salas: leyenda, épica, romance y lírica reconsiderados a la luz de fórmulas y metros», Memorabilia, 16, 2014, p. 86-130, especialmente p. 95-120.

39 Romance publicado en un pliego suelto del siglo de xvi que comienza Síguense tres rom. El primero que dize los casamientos de doña Lambra con don Rodrigo de Lara, etc.; reeditado en F. J. Wolf y C. Hofmann, Primavera y flor, n.º 25, t. 1, p. 81-89.

40 William E. Harkins, «Boasting in the Russian Byliny», Journal of the Folklore Institute, 13, 1976, p. 155-171.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Manuel Pedrosa, « Odiseo, Gengi, el Cid y Gorba Dikko: soberbia épica, violencia verbal y frontera acuática », Atalaya [En ligne], 15 | 2015, mis en ligne le 15 avril 2016, consulté le 24 juin 2017. URL : http://atalaya.revues.org/1564

Haut de page

Auteur

José Manuel Pedrosa

Universidad de Alcalá

Haut de page