Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier de la SEMYR : Gloses et interprètes de l’humanisme latin et vernaculaire

Glosas e intérpretes del humanismo latino y vernáculo

Gloses et interprètes de l’humanisme latin et vernaculaire
Glosses and interpreters of Latin and romance humanism
Georgina Olivetto et Juan Miguel Valero

Entrées d’index

Keywords :

gloss, humanism, romance

Palabras claves :

glosas, humanismo, vernáculo
Haut de page

Texte intégral

1El presente monográfico, Glosas e intérpretes del humanismo latino y vernáculo, gira en torno a las cuestiones textuales y de método que atañen al proyecto de investigación Alfonso de Cartagena. Obras Completas FFI 2014-55902-P (Ministerio de Economía y Competitividad. Gobierno de España), en el marco del cual se explica su orientación.

2Varios son los ejes que vertebran las cinco contribuciones que aquí se presentan y que confieren al conjunto homogeneidad. El primero de todos, el carácter privilegiado que se concede a las labores textuales, filológicas, propiamente dichas. La edición de textos y el estudio de su tradición es, en todos los casos, la base sólida sobre la que se asientan las conclusiones de cada uno de los aportes. No las ideas antes que el texto, sino el texto antes que las ideas, sin renunciar, naturalmente, a ellas.

3Esta premisa es la que hace que el estudio de la prehistoria del Séneca romance en Castilla, que se inicia con el Libro de Séneca contra la ira e saña, tome como punto de partida un análisis de la dispositio de la materia senequiana en su paso de la forma clásica a la forma tractatus con que en los siglos xiii y xiv se amolda a algo más que a una imposición sobre el folio manuscrito, esto es, a una forma mentis. Cuando de tradición clásica se trata, presente en estas páginas a través de Séneca y Aristóteles —los autores antiguos mejor representados en el pensamiento de Alfonso de Cartagena junto a Cicerón—, suele pensarse en un arco cronológico extenso (desde el siglo i antes o después de Cristo, por ejemplo, en adelante). Sin embargo, es menos frecuente examinar esta misma tradición bajo el aspecto de tradición contemporánea. Es decir, que los textos clásicos fueron considerados, en buena medida, no solo como expresiones de la Antigüedad, sino como formas recientemente incorporadas a la construcción de una nueva definición de los saberes.

4En estos odres nuevos los conceptos de autor y autoría se fracturan y diversifican en una constelación de configuraciones alternativas y dispositivos textuales como la traducción, la glosa, el comentario o la compilación. Tales estrategias (cuando decimos paratextuales nos distraemos en ocasiones de su absoluta centralidad cultural) y diseños operan de manera significativa en la transmisión de los textos, pero también en el modo en que estos son percibidos en su recepción y en la generación de nuevos textos, lo que resulta evidente del detalle al que Georgina Olivetto somete las glosas de los Proverbios de Santillana, donde el centro y el margen pugnan en la búsqueda de la legitimidad autorial. En esta muestra de la presencia e influencia de las ideas de Alfonso de Cartagena en Santillana y en su círculo más inmediato, se transparenta asimismo la tensión entre la cultura letrada convencional y la caballeresca, pero también entre los modelos escolástico y humanístico. La renovación de los saberes en la Castilla de Juan II ocurre, ciertamente, bajo el efecto de una simbiosis entre ambos modelos.

5Si en el artículo de Juan Fuentes vemos un texto de Séneca, De ira, conformado a las pautas de la cultura escolástica de fines del siglo xiii, un texto paralelo de Séneca, De clementia, mostrará tanto la continuidad con aquellas fórmulas como un prudente distanciamiento de las mismas. Sucede así porque Alfonso de Cartagena, como desea subrayar Juan Miguel Valero, es uno de los primeros hombres de letras en Castilla en poner de relieve la dimensión histórica de los textos clásicos, tanto en su forma de interpretarlos como, sencillamente, en la de copiarlos o traducirlos. Se trata de un proceso, en cualquier caso, que no siempre es unilateral, sino que avanza con requiebros. Alfonso de Cartagena asume la tradición medieval de los textos de Séneca o Aristóteles para, apoyándose en el pasado hermenéutico que los autoriza, prescribir su sentido presente. Así es como nuestro autor consigue recuperar la significación hasta entonces devaluada de la clemencia como un concepto político pleno para el reino y hace que este léxico antiguo opere con total actualidad y sea incorporado, desde muy pronto, en la construcción de un discurso sobre el poder y su ejercicio, que era lo que buscaba, por otros medios, el adaptador anónimo del De ira.

6El balance entre lo nuevo y lo viejo se juega, en todo caso, en la rigurosa comprobación de los textos e ideas que confluyeron en Alfonso de Cartagena y el reinado de Juan II. Ángel Escobar inicia un estudio sistemático de los textos aristotélicos subyacentes a la obra de este «buen aristotélico» o «aristotélico decidido», que permite iluminar, por ejemplo, su famosa polémica con Leonardo Bruni sobre la traducción de la Ética y la dilatada cuestión del humanismo castellano, teórica pero paradójicamente asentada por Cartagena. Mientras el obispo de Burgos trataba con algunas de las personalidades más relevantes del humanismo italiano y hacía llegar a Castilla sus textos más significativos, y mientras él mismo introducía la fórmula casi mágica de los studia humanitatis, dándoles carta de naturaleza en territorio hispánico —como claramente pone de manifiesto Luis Fernández Gallardo— el origen del éxito de su imponente corpus senequiano se cifraba en la adaptación de la Tabulatio de un dominico del siglo xiv. Su Aristóteles era, en esencia, el mismo que circuló en el siglo xiv, su comprensión de los estudios humanísticos, tributaria al dominio de lo moral, espiritual e incluso jurídico, y su comprensión de la historia nacional, tan peculiar como para ser relegada íntegramente por uno de sus supuestos discípulos, Alfonso de Palencia.

7Hemos pretendido asediar, de este modo, la recepción de la tradición clásica en Castilla y la complejidad de la labor de Alfonso de Cartagena como figura de pensamiento y como exponente clave del mundo de las glosas y los intérpretes del humanismo latino y vernáculo, apelando a enfoques diversos que la lectura de los sucesivos trabajos revelará, a su vez, convergentes.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Georgina Olivetto et Juan Miguel Valero, « Glosas e intérpretes del humanismo latino y vernáculo », Atalaya [En ligne], 16 | 2016, mis en ligne le 13 juillet 2017, consulté le 23 septembre 2017. URL : http://atalaya.revues.org/1837

Haut de page

Auteurs

Georgina Olivetto

Universidad de Buenos Aires, CONICET

Articles du même auteur

Juan Miguel Valero

Universidad de Salamanca, IEMYR

Articles du même auteur

Haut de page