Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier de la SEMYR : Gloses et interprètes de l’humanisme latin et vernaculaire

Los studia humanitatis según Alonso de Cartagena

The studia humanitatis according to Alfonso de Cartagena
Les studia humanitatis selon Alphonse de Carthagène
Luis Fernández Gallardo

Résumés

Alfonso de Cartagena a été le premier auteur espagnol qui a utilisé le terme studia humanitatis. Il l'a fait trois fois: dans une lettre à l'humaniste milanais Pier Candido Decembrio 1438), dans le Duodenarium (1442), dédié à Fernán Pérez de Guzmán, et dans le Defensorium unitatis christianae (1449), se référant au roi Jean II. Don Alonso ne fournit pas une définition explicite du terme. Il ne fait pas référence à un contenu spécifique, mais on peut identifier une certaine relation avec l'éthique, avec la traduction des auteurs grecs et, d'une façon plus vague, avec les arts libéraux. Il suggère plutôt des attitudes intellectuelles, l'évaluation des débats et des discussions, l'exercice de la parole dans une situation dialogique. Il n'identifie pas studia humanitatis avec l'utilisation du latin, puisqu'il comprend l'activité littéraire de son ami Pérez de Guzmán. L'usage que Cartagena fait de cette expression est un document d'un grand intérêt sur la propagation de l'humanisme en Castille.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se inscribe en el marco del proyecto de investigación Alfonso de Cartagena. Obras Completas FFI 2014-55902-P (Ministerio de Economía y Competitividad. Gobierno de España).

Texte intégral

1No ha de ser casual el hecho de que el primer uso del sintagma studia humanitatis en Castilla se deba a Alonso de Cartagena, el célebre obispo burgalés de origen converso (1385-1456). Ejemplo conspicuo de necesidad histórica, el introductor de la expresión emblemática del humanismo había de ser quien más activamente contribuyera a la difusión de las aportaciones humanísticas en Castilla en la primera mitad del siglo xv, el hombre de letras castellano que gozara de mayor prestigio intelectual en los cenáculos italianos.

Orígenes: el concepto de studia humanitatis de Salutati a Bruni

  • 1 Ofrece un sucinto análisis del concepto de studia humanitatis en Cicerón Proctor, 1998, p. 14-16.
  • 2 En el curso de su viaje por el norte de Europa, que emprendió para olvidarse un poco de su Laura, (...)
  • 3 Tal vez la contigüidad de los términos humanitatis y litterarum, como genitivos de studia (Pro Arc (...)
  • 4 «Quaeso a vobis, ut in hac causa mihi detis hanc veniam […] ut me pro summo poeta atque eruditissi (...)

2La expresión studia humanitatis remonta a Cicerón, que la utilizó en diversas obras. Su desarrollo más sistemático figura en el discurso Pro Archia, que pronunció el año 62 a. C. en defensa del derecho del poeta Arquías a la ciudadanía romana, cuestionado por un tal Gratio1. Constituye una elocuente vindicación de la utilidad social de la poesía, que adquiere una dimensión cívica en la medida en que deviene mérito para la adquisición de la ciudadanía romana. Esta pieza oratoria fue descubierta por Petrarca en la biblioteca de la catedral de Lieja2 y la copió, marcando precisamente el sintagma en cuestión. Ahora bien, Petrarca no utilizó esta expresión3, pero hubo de impresionarle vivamente la briosa defensa de la pertinencia del lenguaje poéticamente elaborado en la oratoria forense, que entonces se presentaba como algo novedoso4, en la medida en que se hallaba en la misma sintonía que la empresa que se había propuesto: la renovación de la latinidad, la aspiración a la elocuencia.

  • 5 De los discursos de Cicerón que poseía en su biblioteca era su favorito (Ullman, 1963, p. 222).
  • 6 Witt, 1983, p. 68.
  • 7 Análisis de Petersen, 1988, p. 57-69.

3Sería Coluccio Salutati (1331-1406), discípulo de Boccaccio y principal figura de la segunda generación de humanistas posterior a Petrarca, quien pusiera en circulación dicha expresión. En 1370 poseía una copia de Pro Archia5. En torno a esta fecha empieza a utilizar Salutati el sintagma emblemático de las aspiraciones humanísticas. Es probable que a partir del estímulo de la lectura de Pro Archia, se viera urgido a su uso para designar las competencias y habilidades propias del nuevo ideal de orador, que desbordaban las disciplinas de las añejas artes liberales6. La expresión en cuestión aparece exclusivamente en su obra epistolar7, antes que en la propiamente doctrinal, lo que condicionaba un perfil semántico flexible, acomodable a los contextos en que figura, lo que no obsta que posea una coherencia fruto de la reflexión rigurosa sobre la renovación del saber que habían emprendido los humanistas.

  • 8 Que halla su expresión más afortunada en la carta dirigida a Juan Malpaghino (1401?): «Quis enim c (...)
  • 9 Asumido por su dilecto Cicerón (Grant, 1943, p. 472-478).
  • 10 Como pone de manifiesto la carta dirigida a Guido Manfredi da Pietrasanta (1401?), interpretada co (...)
  • 11 En la carta dirigida a Roberto Guido, conde di Battifolle, en 1374: «Sed omittamus ista, et eloque (...)
  • 12 Para la obra literaria de los cancilleres florentinos vid. Garin, 1982, p. 21-47.
  • 13 Carta datada en 1405 (Petersen, 1988, p. 65).

4Un esencial fundamento ético se advierte en su concepción8, como corresponde a un saber orientado a la formación del orador, conforme al ideal del «vir bonus peritus dicendi»9, y, por tanto, claramente diferenciado del estudio de la naturaleza10. Asimismo, en relación con los contenidos de los studia humanitatis se sitúa la referencia a la preeminencia de la elocuencia entre las disciplinas que los componen11, testimonio significativo de la esencial dimensión retórica del humanismo. A su vez, Salutati, desde su condición de canciller de Florencia12, imprimió a su concepción de los studia humanitatis una dimensión política, haciendo de ellos instrumento propagandístico para la glorificación de la república florentina, asociándola con la expresión emblemática del nuevo saber humanístico13.

  • 14 En la carta dirigida a Niccolò Strozzi: «Studium vero tibi sit duplex, alterum in litterarum perit (...)
  • 15 Cranz, 2001, p. 6.
  • 16 «In primis necessariam puto […] magnam et tritam et accuratam et reconditam litterarum peritiam, s (...)
  • 17 «Sed eos legas censeo, qui non solum doctrina, verum etiam nitore orationis, ac peritia litterarum (...)

5Su discípulo Leonardo Bruni (1369-1444) consagraría el uso del sintagma studia humanitatis, retomando las sugerencias de Salutati y profundizando en la reflexión acerca de su naturaleza, condicionado por la honda inspiración ciceroniana que guiaba no solo su ideal estilístico, sino su concepción del saber. Bruni ofrecía una delimitación más precisa de los studia humanitatis, procediendo a su deslinde respecto de las litterae, lo que conducía a una definición que identificaba su fundamento epistémico más profundo: la plenitud de la condición humana14. Se han identificado las litterae, puestas en relación con las invocadas en su De studiis et litteris, con el ámbito de los autores clásicos, latinos y griegos (estos traducidos al latín), un corpus de escritos que contiene todo lo que es necesario para el hombre15. Conforme al tenor literal de la epístola, esa «litterarum peritia» diríase que apunta al mero dominio de los recursos expresivos de la lengua latina, a una facultad estrictamente formal, que se diferencia de los contenidos, de las doctrinas relativas a la vida y costumbres de los hombres, designadas con el sintagma studia humanitatis. Ahora bien, la neta distinción de litterae y studia humanitatis apuntaba a vindicar precisamente la íntima unión de elocuencia y saber. Y es que dicha distinción no dejaba de ser un recurso analítico para destacar la exigencia de la excelencia retórica que ha de estar en la base de toda aspiración al saber: de hecho, en su tratado pedagógico dedicado a Battista Malatesta, Bruni afirmaba que tal pericia constituía el fundamento de toda empresa grandiosa16. De ahí que los términos propiamente dichos de la oposición serían más bien peritia litterarum y doctrina17 cuya síntesis conformaría los studia humanitatis.

  • 18 De hecho, en la propuesta pedagógica que hace Bruni en dicha epístola se deja reconocer, como si d (...)
  • 19 Conforme al trillado locus aristotélico según el cual la sociabilidad del hombre radica en el uso (...)
  • 20 Cfr. al respecto Giustiniani, 1985, p. 169. Destaca la centralidad de la lectura de los autores cl (...)
  • 21 «Si tamen me audies, fundamenta disciplinamque harum rerum ab Aristotele perdisces, ornatum vero o (...)

6El equívoco deslinde tenía la virtud de realzar el contenido de estos. A la zaga de su maestro Salutati, Bruni les atribuye un fundamento ético esencial, mas, a diferencia de aquel, subrayando la naturaleza práctica de este saber: lo que de especulativo sugiere la «moralis eruditio» a que apelaba Salutati deviene contenidos concretos sobre «vita et mores»18. Y de ahí saltaba a una consideración de más amplio alcance: la radical índole humana de tal saber. La humanitas a la que apelaba Bruni no dejaba de verse condicionada por la centralidad que adquiría la elocuencia en los studia humanitatis. Ya no se trata solo del lenguaje en tanto que atributo del hombre que le faculta para la vida civil19, sino de la excelencia de su uso, conseguida a través del cultivo de las letras, en que se cifra la plenitud de la condición humana20. Aun cuando el contexto inmediato diferenciaba las litterae de los studia humanitatis, el texto completo de la epístola no era sino una vindicación de la unión de ciencia y elocuencia. Referida a la moral, se ilustraba con la propuesta de sendas autoridades: Cicerón, modelo de elocuencia y Aristóteles, fundamento de la doctrina moral21. Y es que el modelo educativo formulado en la epístola dirigida a Niccolò Strozzi oscila entre el deslinde y la fusión de elocuencia y doctrina, expresión sumamente reveladora del esfuerzo de Bruni por vertebrar el nuevo saber en torno a la renovación de la latinidad conforme al ideal clasicista representado por Cicerón, por hacer de la «litterarum peritia» el fundamento de toda empresa grandiosa y magnífica.

  • 22 «Itaque non modo a philosophis doctus, quod est huius studii fundamentum, verum etiam a poëtis, & (...)
  • 23 Le atribuye su institucionalización Buck, 1991, p. 112. Delimita el ámbito de los studia humanitat (...)

7Pero la exhortación a la unión de ciencia y elocuencia no se limitaba al ámbito de la filosofía moral: las lecturas que instruyen en la conjunción del conocimiento de las cosas necesarias para formar al hombre bueno y de la expresión elocuente incluyen las obras de poetas, oradores e historiadores22: he aquí incoado el canon de disciplinas humanísticas, que elaboraría Tommaso Parentucelli, futuro papa Nicolás V, en su propuesta de lecturas para Cosme de Médicis23.

8Tal había de ser el horizonte conceptual de los studia humanitatis accesible a Alonso de Cartagena. La amistad anudada con Bruni y, sobre todo, la relación epistolar en que se sustentaba hubieron de ser los cauces por los que tuvo conocimiento de la expresión emblemática del quehacer humanístico. Especialmente significativo es el hecho de que la epístola de Bruni dirigida a Niccolò Strozzi se sitúe en el contexto de la traducción de la Ética de Aristóteles, de la polémica que desató la nueva versión latina. Por ello es probable que fuera conocida por el prelado burgalés. Mas no es necesario un conocimiento directo de este texto para dar razón del uso que del sintagma studia humanitatis haría Alonso de Cartagena. La consagración de dicha expresión debido al prestigio de Bruni haría de ella algo así como moneda corriente en el vocabulario de los humanistas. Más que a una dependencia propiamente textual habría que apelar a una tradición difusa, en que tertulias y coloquios (y su plasmación escrita, la epístola, entendida como «sermo absentium») serían el canal de difusión de las nuevas ideas. Sea lo que fuere, el caso es que Alonso de Cartagena incorporó a su vocabulario intelectual la expresión emblemática del quehacer humanístico, usándola por primera vez en el marco de las intensas relaciones que entabló con los más eminentes humanistas italianos.

En la relación epistolar con Pier Candido Decembrio (1437)

  • 24 1437 es la fecha propuesta por González Rolán et al., 2000, p. 352. Quizás haya que retrasar unos (...)
  • 25 Ofrece una precisa situación de su aportación en el contexto general del humanismo Cappelli, 2007, (...)
  • 26 Carta I (González Rolán, 2000, p. 352-355). Para la relación entre Cartagena y Decembrio en el mar (...)

9Corría el año 1437 —o tal vez 1438—24. Alonso de Cartagena, a la sazón embajador del rey de Castilla en el concilio de Basilea, encontraba tiempo entre las numerosas obligaciones que conllevaba su intensa participación en las tareas del sínodo para dedicarse a su vocación irrenunciable, las letras y el estudio. Enviaba entonces una carta al humanista milanés Pier Candido Decembrio (1392-1477)25 para declinar cortésmente la invitación a participar en el debate intelectual precisamente por las graves ocupaciones a que estaba entregado en el concilio. Esta carta es la primera del epistolario conservado entre Cartagena y el humanista milanés26 y la que contiene el primer uso que hizo su autor de la expresión studia humanitatis.

  • 27 Del que solo se ha conservado el resumen que hiciera Pío II en su historia del concilio basiliense (...)

10La epístola hace referencia expresa a las circunstancias concretas en que se compuso: «Illae tempestates temporum», «dissensiones in ecclesia dei» (p. 352). Discordias en el seno de la Iglesia: el conflicto entre pontificado y concilio, entre Eugenio IV y la representación más radical del sínodo, se agudizaba entonces y derivaba hacia la ruptura. Don Alonso ciertamente participaba de unas convicciones conciliaristas que, asumiendo la naturaleza monárquica del gobierno de la Iglesia, incorporaba un principio limitador de la potestad papal, como revela el discurso que pronunciaría dos años más tarde, tras la misión diplomática cerca del emperador Alberto II27. Mas sus responsabilidades como embajador castellano exigían su alineamiento con la defensa del papa, del que sería decidido valedor. Tal vez haya que incluir en la referencia a la convulsa situación de la Iglesia el conflicto suscitado por la cuestión bohemia, a que las actas conciliares aluden con la expresión «De facto Bohemorum», esto es, la deriva nacional que experimentó la herejía husita, asunto en que también intervino don Alonso. Tales eran los motivos que dilataban la respuesta a los requerimientos de Decembrio.

11Y, sin embargo, don Alonso responde gustoso al humanista milanés. La carta contiene una doble petición: de excusas por no participar en el debate a que lo convocaba Decembrio y de envío de avances de la traducción que el milanés estaba llevando a cabo de la República de Platón. La epístola tiene, pues, una doble perspectiva temporal. Por un lado, mira al pasado, como referencia a una experiencia compartida por autor y destinatario. Por otro, se proyecta al futuro al contemplar una actividad que está por realizar.

  • 28 Que constituye la segunda fase de la polémica (1436-1438) suscitada por dicha traducción (Hankins, (...)
  • 29 Hankins, 1990, p. 122.

12La mirada prospectiva apuntaba a debates y polémicas. Aquella a que Decembrio requería al castellano no podía ser otra sino la relativa a la nueva versión latina de la Ética aristotélica que había llevado a cabo Leonardo Bruni, esto es, la Controversia Alphonsiana28. La carta de Decembrio a que responde Cartagena poseía un tono cordial que viene a situarse en la etapa en que se había superado la acritud inicial de la polémica y se había reconducido hacia unos propósitos más constructivos merced a los buenos oficios del obispo de Milán Francesco Pizzolpasso, que había servido de intermediario entre los contendientes, y también a la coincidencia entre el milanés y el castellano en cuanto a aceptación de grecismos en las versiones latinas del textos filosóficos griegos –aquel primaba la exacta versión del significado sobre la elegancia de estilo-, a la vez que el distanciamiento entre Bruni y Decembrio debido a la rivalidad entre Florencia y Milán29.

  • 30 «Candidus hoc indigne ferens suscipit defensionem tuam illumque acriter arguit. Loquitur tamen His (...)

13Decembrio intervino en la polémica en defensa del Aretino motu proprio, con una acritud, alentada por la indignación ante los argumentos del castellano, que Poggio Bracciolini opondría a la serenidad de Cartagena en la carta dirigida al Aretino en abril de 1437 que acompañaba la réplica de Cartagena a Bruni y el opúsculo del milanés y que venía a ser una exhortación a mantener el debate en los límites de la urbanidad30. La contrarréplica de Bruni a don Alonso, contenida en carta dirigida a Pizzolpasso, que, interrumpida por tener que abandonar urgentemente Florencia debido a la peste que la asolaba, terminó a comienzos de 1438, mantiene el tono polémico aun reconociendo el talante generoso y moderado del castellano. Es lo más probable que la disposición amical de Decembrio sea posterior a dicha contrarréplica, por lo que tal vez haya que retrasar la composición de la carta de don Alonso, ya entrado el año 1438.

  • 31 No hay que perder de vista que uno de los términos utilizados para designar la institución univers (...)
  • 32 González Rolán et al., 2000, p. 101.

14Los términos con que el obispo de Burgos designaba el debate a que lo emplazaba el milanés son reveladores del arraigo de los hábitos intelectuales forjados en sus años de formación universitaria: «In palaestram scholasticam ad quam me uocasti colluctaturus tecum fraternaliter descendissem» (p. 352). El adjetivo «scholasticam» apunta a un ámbito docente que no podía ser otro que la universidad31. La imagen pugilística corriente en este tipo de ejercicios académicos apunta al fragor polémico que percibe el prelado burgalés en el desafío del humanista milanés. Más adelante, en cambio, utiliza el término «disceptatio» (p. 352) para designar la actividad disputadora, carente de las connotaciones académicas y, por tanto, más cercano a la órbita de las inquietudes humanísticas. Se ha perdido la respuesta que dio Cartagena a la contrarréplica de Bruni32.

  • 33 Hankins, 1990, p. 117-154.
  • 34 «Animus meus quodam interno gaudio laetatur, cum ex antiquissimis scriptis graecorum aliquid de no (...)
  • 35 «Merito ergo quidquid ex illa antiqua sapientiae apotheca de nouo hauritur, prae nimia antiquitate (...)

15La visión prospectiva, a su vez, apunta a la traducción de la República de Platón que Pier Candido Decembrio estaba realizando33. Cartagena se había enterado por Pizzolpasso de que el humanista milanés había traducido el libro V y le pedía, por tanto, que acometiera los libros anteriores o que, si ya lo había hecho, le enviara dichas versiones (p. 354). Ahora bien, la traducción de Platón no se le ofrece como ocasión para el ejercicio de la polémica, sino como motivo de alegría: el que experimenta ante el conocimiento de autores griegos. Para encarecer el gozo sentido ante el descubrimiento de nuevos textos de la Antigüedad, don Alonso recurre a una paradoja: cuanto más antigua es la obra descubierta, más novedosa se ofrece34. Que no se trataba de mero artificio retórico lo pone de manifiesto el que ofreciera análogo planteo años atrás al ponderar la proficua labor que estaba llevando a cabo Leonardo Bruni al dar a conocer obras de los antiguos griegos mediante sus traducciones al latín: la venerada antigüedad aportaba una notable novedad35. El redescubrimiento de obras de la Antigüedad se presenta como renovación del saber: he aquí un elocuente testimonio de la fina sensibilidad, de la personalidad exquisita del prelado burgalés. La figura retórica expresaba así una honda intuición acerca del papel de la Antigüedad en la renovación del saber que estaban llevando a cabo los humanistas.

  • 36 «Nisi illae tempestates temporum uestris ac meis, ne inter ceteros me praeteream, de meritis peten (...)

16Las dos peticiones que constituyen el contenido de la carta de Cartagena a Decembrio giran en torno a los dos autores griegos que junto con Homero mayor trascendencia tuvieron en el desarrollo del humanismo: Aristóteles y Platón. Tal es el marco de la primera ocurrencia en un autor hispano de la expresión studia humanitatis. El contexto inmediato es la incompatibilidad entre la atención a las urgentes obligaciones curiales y el sosiego necesario para la dedicación a las actividades denominadas con dicha expresión36. Los studia humanitatis aparecen asociados a la filosofía moral. El tenor literal del texto sugiere no una identificación, sino más bien una diferenciación entre studia humanitatis y studia moralis philosophiae. Ahora bien, más que términos complementarios cuya unión delimitaría el ámbito de discusión y debate a que Decembrio emplazaba al prelado burgalés, se trataría de conceptos que se solapan y, por tanto, comparten elementos comunes.

  • 37 En la Universidad de Salamanca muy poco posterior a los años en que estudió don Alonso, la regida (...)

17Alonso de Cartagena identificaba el debate surgido en torno a la nueva versión latina de la Ética Nicomáquea con el quehacer designado con la expresión que Salutati había puesto en circulación a comienzos de siglo. Pero el estudio de la doctrina moral aristotélica formaba parte del currículo universitario37, por lo que algunas de las cuestiones que se ventilaban en un dicho debate correspondían a contenidos propios de la enseñanza universitaria: la «moral philosophia». En la medida en que el término «studia» rige los dos genitivos «humanitatis» y «moralis philosophiae», respectivamente, viene a asumir el significado de actividad desarrollada en el aprendizaje y cultivo de un ámbito del saber.

  • 38 «Doctrina. A doceo, -ces, h(ec) doctrina, -ne. Vnde doctrino, -nas, -naui, -nare, i(d est) docere» (...)
  • 39 «Omnis doctrina que ad dirige(n)dos mores hominu(m) traditur in tria genera principaliter diuidi s (...)

18Por tanto, las cuestiones suscitadas en la polémica sobre la nueva versión latina de la Ética aristotélica se le ofrecían a Alonso de Cartagena bajo dos perspectivas: por un lado, la correspondiente a los cultores de los studia humanitatis, esto es, los humanistas; por otro, la propia de los estudios universitarios. La índole universitaria del saber relativo a la filosofía moral se corrobora con el término doctrina, que sirve para ponderar la utilidad y placer que reportan dicho saber, como pone de manifiesto la definición etimológica que diera el Catholicon del dominico Johannes Balbus (1286), autoridad en materia léxica para don Alonso38. Sería este precisamente el vocablo que utilizara Cartagena para designar el sistema de saberes relativos a la moral en su primera obra, que venía a constituir una exposición de la Ética Nicomáquea (1425)39. El obispo burgalés tendría en mente, pues, cuestiones relativas al comentario, a la glosa del texto de la Ética Nicomáquea, conforme a la práctica exegética universitaria.

  • 40 Cartagena, Declamationes (González Rolán et al., 2000, p. 196). El autor de la nueva versión latin (...)

19En cambio, la faceta del aristotelismo que asociaba a los studia humanitatis había de ser la relativa a la traducción al latín de textos de autores griegos y las cuestiones que esta planteaba: idoneidad del vocabulario y estilo. Tales eran precisamente los núcleos esenciales de la polémica suscitada por la nueva versión de la Ética aristotélica. De hecho, las Declamationes vienen a ser básicamente un análisis de análisis léxicos sobre los conceptos fundamentales de la doctrina ética. Ahora bien, lo que a don Alonso se le presentaba como novedoso en el quehacer humanístico era la valoración del léxico y el estilo de obras de carácter científico conforme a criterios estrictamente retóricos —resulta sumamente significativo que al evocar su primer contacto con la obra de Bruni, lo identifique como «ex illis quidam, qui eloquentiae operam dederant»—40.

  • 41 La traducción constituye, en efecto, uno de los géneros principales de la literatura humanística ( (...)
  • 42 Lo que no obstaba la conciencia de la imposibilidad de abarcar todo lo escrito acerca de la doctri (...)

20Puesto que al escribir la expresión studia humanitatis, Cartagena había de tener en mente el contenido completo de la carta, con sus dos peticiones, dicha expresión habría de incluir asimismo la labor traductora aplicada a la República de Platón. Así, la traducción de autores griegos, libre de los condicionamientos polémicos impuestos por los requerimientos de Decembrio, constituía para el obispo de Burgos la manifestación conspicua de los studia humanitatis, del quehacer humanístico41. Honda impresión debió causarle el conocimiento de la actividad traductora de los humanistas, percibida como dilatación del horizonte de conocimientos: de ahí que el texto antiguo rescatado por medio de la traducción presente la frescura de lo novedoso. Frente al canon cerrado de los textos autoritativos que constituía el fundamento del quehacer académico propio del paradigma escolástico42, los humanistas aportaban nuevas obras que obligaban a un replanteamiento de las doctrinas establecidas. De ahí la percepción de novedad que don Alonso advierte en los textos traducidos. Tal era el caso de la República de Platón, que permitía el análisis directo del platonismo, frente a la exégesis aristotélica, que podía distorsionar la genuina doctrina platónica.

21La aposición que sigue a la enunciación de la expresión con que Cartagena designaba el gratísimo quehacer intelectual al que lo convocaba Decembrio precisamente por su función ponderativa aporta precisiones de interés a la idea de los studia humanitatis que entonces tenía en mente. El término doctrina los atraía a la esfera universitaria, pues no otro podía ser el ámbito de enseñanza a que apuntaba la actividad docente que sugería. Mas los adjetivos perutiles, iocundissimas y suaves introducen nociones que matizan, a su vez, la índole académica de las doctrinae invocadas. Perutiles e iocundissimas son vocablos cuidadosamente escogidos: son complementarios no solo en el significado, sino en su morfología, al estar formado el grado superlativo mediante prefijación el primero y sufijación el segundo. Utilidad y amenidad son cualidades referidas a la naturaleza del contenido y de la forma, respectivamente, de las doctrinas. La noción de utilidad apuntaba a un saber de tipo práctico y no confinado en el ámbito de la pura especulación. Un saber que se revelaba especialmente útil para quienes tenían responsabilidades de gobierno.

  • 43 De ahí que se haya señalado como rasgo característico de la educación humanística su «sentido soci (...)

22Esa utilidad superlativa constituye una de las cualidades esenciales del saber a que aspiraban los humanistas, que se pone de manifiesto en su ideal pedagógico: la formación del hombre con responsabilidades cívicas, esto es, el integrante de las clases dirigentes43. Se trataba de un saber alejado de la especulación estéril que se expresaba en la jerga escolástica tan vituperada. Por su parte, la amenidad aludida apuntaría a la forma en que se expresaban tales doctrinas, esto es, a ese latín que los humanistas se esforzaban por depurar conforme al modelo ciceroniano.

  • 44 Lausberg, 1975, p. 90.
  • 45 «Ac modernae translationis suauitas Leonardum eum ignotum carum mihi reddiderat» (Cartagena, Decla (...)

23Ahora bien, tanto el adjetivo iocundissimas, como la tercera cualidad que incluye don Alonso, suaves, no han de interpretarse en un sentido trivial, en una mera y genérica referencia a la amenidad que deriva de la palabra elocuente, dado que constituyen términos con un sentido preciso en la teoría retórica. Designan las cualidades (suavitas, iocunditas) propias de ese tipo de ornatus que se caracteriza por ofrecer un resultado sin esfuerzo de lo bello y corresponde a una variedad del genus medium44. De hecho, cuando en sus Declamationes evocó Cartagena la impresión que le produjo la revelación de las traducciones de Bruni, pondera precisamente su calidad con el término suavitas45.

  • 46 Que no sería otra cosa que esa «preeminencia de la palabra» con que se ha caracterizado la filosof (...)

24Cartagena elige, pues, cuidadosamente los vocablos con que pondera la excelencia de los studia humanitatis y van definiendo, por tanto, su perfil conceptual. Puesto que predominan los términos que apuntan a su naturaleza formal, diríase que acapara la atención de Cartagena en su percepción de los studia humanitatis su esencial naturaleza retórica y elocuente. Puesto que el objeto de discusión a que lo emplazaba Decembrio y que proporcionaba la materia para el ejercicio de los studia humanitatis era la idoneidad de la nueva traducción de la Ética Nicomáquea, parece adoptar la posición de los cultores de dichos estudios, en la que advierte la preeminencia de la retórica46. Con gran perspicacia, pues, situaba el obispo de Burgos la especificidad del quehacer intelectual de los humanistas.

  • 47 Es definida como «the chief methode of instruction in all the disciplines in the schools and unive (...)
  • 48 «Nam quid est, per deos inmortales, quod ad res subtiles cognoscendas atque discutiendas plus vale (...)
  • 49 De hecho, los humanistas se mostraron en general críticos con la disputatio escolástica (Lawn, 199 (...)
  • 50 Para su inserción en el marco de la literatura humanística vid. Kristeller, 1974, p. 13-15.

25El vínculo que se establece entre debates y studia humanitatis apuntaría, a su vez, a una faceta del quehacer humanístico compartida con el escolasticismo. Si la disputatio formaba parte esencial del método escolástico47, Bruni, por boca de su maestro Salutati, haría de ella un encendido elogio, presentándola como acabada expresión de una tarea colaborativa que permite el conocimiento de las más sutiles cuestiones48. Mas ahí reside precisamente lo específico del concepto humanístico de disputatio49 —al menos como la presenta Bruni—: ámbito de encuentro de la palabra que en tensión dialógica va aquilatando el conocimiento. Precisamente esa disposición amical de la disputatio ensalzada por Salutati, opuesta a la dimensión esencialmente competitiva del debate escolástico, constituye el fundamento de uno de los géneros literarios dilectos del humanismo: el diálogo50.

26Asimismo, en el contexto inmediato de esta primera ocurrencia de la expresión emblemática del humanismo se halla el concepto de ocio, concebido como el ámbito temporal adecuado al cultivo de los studia humanitatis. Ciertamente la apelación al ocio venía impuesta por la necesidad de justificar la demora a los requerimientos de Decembrio, debida a sus absorbentes e inaplazables obligaciones como curial, mas no por ello deja de constituir una de las preocupaciones esenciales de Alonso de Cartagena dentro de su reflexión sobre el saber, que permea sus escritos. El prelado burgalés, desde sus primeros escritos, manifestaba una profunda conciencia de la función social del saber y, sobre todo, de la responsabilidad social de sus cultores.

  • 51 Para la dualidad otium - vida civil en el marco de la concepción de la humanitas, vid. Paparelli, (...)

27Ahora bien, en esta ocasión Cartagena prescinde de cualquier adjetivación caracterizadora del término otium —solo lo califica de gratissimo—, como si se sintiera libre de la obligación de justificarla, como le ocurría cuando se dirigía a lectores legos: entre hombres de letras, entre curiales, no lo consideraba necesario. Don Alonso, al referirse a las obligaciones curiales como motivo que le apartaba del ocio necesario para el cultivo de los studia humanitatis, estaba planteando la relación de complementariedad entre ocio y vida civil, propia de la humanitas51.

En el marco de la cultura cortesana: el Duodenarium (1442)

  • 52 Y es que quedaría asociada a la biografía de Cartagena como uno de sus episodios más notables, com (...)
  • 53 «Proposueram, disertissime vir, nobilitati tue integrum Duodenarium tuarum questionum transmittere (...)

28Pocos años más tarde, Alonso de Cartagena volvería a utilizar el sintagma studia humanitatis: dos veces en su Duodenarium, obra escrita bajo la fascinación de la reciente experiencia intelectual en Basilea. Se trata de una obra que quedó inconclusa y compuso a instancias de su amigo Fernán Pérez de Guzmán. Este le planteó doce cuestiones sobre diversos temas para que le diera cumplida respuesta. No solo confiaba en el gran saber del prelado burgalés, sino que debía de estar al tanto de la intensa experiencia cultural que este tuvo durante su misión diplomática en Basilea y la corte imperial, pues la fama de la polémica con Bruni no tardaría en llegar a Castilla52. Don Alonso, siempre renuente a los requerimientos eruditos de esos nobles ilustrados que ansiaban beneficiarse de su generosa sabiduría, accedió a la petición ponderando siempre las dificultades que las obligaciones curialescas oponían al solaz estudioso. Precisamente tales deberes iban dilatando el desarrollo de todas las cuestiones planteadas, de manera que decidió remitirlas conforme las iba completando, en pares, a cada uno de los cuales denominó binarium53. La justificación da pie para que don Alonso encarezca la insaciable curiosidad de su noble amigo: temeroso de que la dilación dé espacio para que este le formule más cuestiones.

  • 54 Fernández Gallardo, 2012, p. 184-185.

29De las doce que planteó Pérez de Guzmán Cartagena solo respondió a cuatro: dos envíos, pues, de sendos binaria, que cabe fechar en la primera semana de 1442 y verano del mismo año54. Con el segundo se interrumpió la obra, que quedó inacabada. Los enunciados de las cuatro cuestiones son los siguientes: si son idénticos los títulos real e imperial o bien uno precede al otro; cuántas lenguas ha habido; qué rey español de los predecesores aventajó en virtud a los demás y si es mayor la excelencia masculina o la femenina. Tales eran, pues, los temas que interesaban a Pérez de Guzmán y que trazan, por tanto, el perfil de las inquietudes intelectuales de la nobleza ilustrada de Castilla en el siglo xv. Política, lenguaje, ética y debates de tipo cortesano: estas son las direcciones que deja entrever la reducida muestra del repertorio de cuestiones que le remitió Pérez de Guzmán al docto prelado burgalés. A pesar de lo parcial de la selección que el azar ha deparado, cabe suponer que el orden había de reflejar, si es que Cartagena mantiene el del solicitante, la jerarquía de intereses de este.

  • 55 «Corda enim subsistere in hiis humanitatis studiis que precipuam libertatem animi petunt sub tumul (...)

30Las dos ocurrencias de la expresión studia humanitatis figuran en cada uno de los prólogos de ambos binaria. El primero, articulado en cuatro capítulos, amplio como si de una obertura de la obra contemplada en su conjunto se tratara, desarrolla de modo demorado la ponderación de las dificultades que se alzaban para satisfacer debidamente la petición del peticionario. El contexto inmediato de la mención de los studia humanitatis es, precisamente, el encarecimiento de las condiciones necesarias para su cultivo55. Pues bien, el deíctico «hiis» apunta a una concreción, a una circunstancia precisa, que se refiere a la actividad compartida por el remitente y el peticionario, por lo que habrá de colegirse que don Alonso incluiría la curiosidad e inquietud intelectual de su noble amigo bajo la expresión studia humanitatis.

  • 56 Tate, 1965, p. ix-xi. He destacado el compromiso y la implicación de este noble en la vida polític (...)

31De este modo, el sintagma que designaba el quehacer de los humanistas era aplicado por el obispo de Burgos también a la actividad literaria e intelectual que llevaba a cabo no solo él mismo, sino también Pérez de Guzmán. El contexto inmediato compele a referirlo a lo que en aquel preciso momento ocupaba a este noble. Y dado que no era otra cosa sino las cuestiones que planteó a su docto amigo, este parece tener un concepto amplio de los studia humanitatis, que se identificaría con cualquier tipo de actividad estudiosa, si no es que entre las diferentes cuestiones planteadas advirtiera una analogía con las que ocupaban a sus doctos amigos italianos, de quienes tomó tal expresión. Y en efecto, cabe observar que tras las inquietudes de carácter político propias de un noble que tuvo una implicación directa en los inacabables conflictos por el poder que jalonaron el reinado de Juan II de Castilla56, destacan dos tipos de cuestiones que se hallan en la órbita de los contenidos de los studia humanitatis: lenguaje y ética.

  • 57 Tavoni, 1984. Minucioso relato de las circunstancias en que se desarrolló la discusión «apud summi (...)
  • 58 Fernández Gallardo, 2015, p. 222. Cfr. Genesis, 2, 19-20.

32La identificación de la lengua original pudo sugerir al prelado burgalés un linaje de cuestiones lingüísticas similar al de la polémica suscitada sobre la lengua hablada en la antigua Roma que tuvo lugar en 1435, en la antecámara del papa Eugenio IV, entre Leonardo Bruni, Antonio Loschi, y Cencio Rustici, por un lado, y Andrea Fiocchi, Biondo Flavio y Poggio Bracciolini, por otro57. Se trataría en ambos casos de una curiosidad anticuaria, de una suerte de arqueología lingüística, que en el caso de la indagación sobre la lengua original adquiría asimismo una dimensión religiosa, en la medida en que la cuestión se asociaba a la adecuada intelección del relato bíblico en que Adán puso nombre a todos los animales58.

  • 59 De hecho, la respuesta de don Alonso incluye un excurso sobre las relaciones entre historia y pode (...)
  • 60 Landfester, 1972, p. 94-108.

33A su vez, la curiosidad por identificar al rey más virtuoso revela una profunda sensibilidad ética incardinada en la reflexión política. La endémica inestabilidad política del reinado de Juan II, jalonado por las interminables querellas y luchas por el poder, habían quebrantado la autoridad del monarca. De ahí que Pérez de Guzmán se esfuerce en indagar sobre qué monarca fue el más virtuoso —don Alonso se encargaría de precisar que tal cualidad ha de predicarse con respecto a la excelencia propiamente regia. La cuestión constituía, pues, una invitación a la investigación histórica59. Y ahí reside la analogía de la curiosidad del docto caballero con las inquietudes humanísticas: el interés por la Antigüedad estaba motivado por la convicción en su excelencia en todos los órdenes, incluido el ético. De la misma manera, Pérez de Guzmán acude a la historia en busca de referentes éticos sobre los que se pueda fundamentar una concepción del poder regio, lo que concuerda con la honda inspiración ética de la historiografía humanística60.

  • 61 Cranz, 2001, p. 9-10.
  • 62 El planteo más acabado al respecto lo ofreció en el prólogo a su versión de De senectute, donde ex (...)

34Si la deixis permite atisbar ciertos contornos de la idea que tenía Cartagena de los studia humanitatis, la referencia a las condiciones necesarias para su cultivo vendría a delimitar otros ángulos. Así, esa libertad que se alza eminente frente a los agobios y temores de las ineludibles obligaciones —«precipua libertas animi»— viene a constituir una tácita referencia a los «estudios liberales», pues cabe relacionarla con el pasaje de la traducción del pseudo-Séneca que el propio don Alonso hizo en que se da razón de tal denominación, pasaje que el diligente traductor glosó. Precisamente la glosa en cuestión otorga especial realce a la condición libre del cultor de dichos estudios. De este modo, el obispo de Burgos viene a coincidir con la concepción que Cicerón tenía de studia y litterae, que correspondería a lo que más tarde se formalizaría en el sistema de las artes liberales61. El arraigo hondamente humano de la actividad estudiosa conduce a una suerte de aquilatamiento de la condición humana que se cifra en su naturaleza libre. Mas no hay que perder de vista el rígido sentido de las obligaciones estamentales que poseía Alonso de Cartagena. No se le puede atribuir la convicción en una libertad extensible a todo el cuerpo social: él tenía en mente solo aquellos grupos a los que les era lícito dedicarse al estudio sin detrimento de sus obligaciones estamentales62. Aun así no se puede obviar el vínculo que se establece, aunque limitado en su alcance social, entre condición humana y libertad: los studia humanitatis constituirían el ámbito en que ambas convergen.

  • 63 «Cum vna comocio ex alia dependeat et adinuicem colligate quandam catene similitudinem faciant, no (...)

35La otra ocurrencia de dicha expresión en el Duodenarium tiene lugar en un contexto similar a la anterior: el prólogo del segundo binarium, que vuelve a desarrollar la ponderación de la dedicación estudiosa de Pérez de Guzmán en medio del tráfago político63. Viene a reiterar la relación entre ocio y vocación estudiosa, mas aportando matices de interés. De nuevo aparecen asociados studia humanitatis y actividad escolástica. Se reitera la evocación de los debates académicos con la misma expresión, la misma metáfora pugilística —«scolastica palestra». Ya no se trata, pues, de referencia al quehacer intelectual del caballero ilustrado, sino de una evocación genérica de la actividad estudiosa, que incluye la propia experiencia de Cartagena, su formación universitaria en Salamanca, decisiva en la constitución de sus hábitos intelectuales. Diríase que para don Alonso los studia humanitatis atraen a su órbita algunos aspectos de la actividad universitaria.

  • 64 «Laudabile nempe viris scolasticis exemplum ac perutile prebes, ut inter tumultuaciones omnes, que (...)
  • 65 «Illam decebat ad disceptationem nostram linguam vocare, que spiritualem miliciam professis co(n)g (...)
  • 66 Cuestión que desarrolla con cierto detalle en el Duodenarium (Fernández Gallardo, 2012, p. 194-195 (...)

36De mayor calado es la otra referencia al mundo universitario en el contexto de la mención de los studia humanitatis: Pérez de Guzmán aparece como ejemplo de los representantes del mundo académico, los viri scolastici64. Alonso de Cartagena venía a situar en un mismo plano el quehacer literario e intelectual del ilustrado caballero y el de los letrados universitarios. Los studia humanitatis se revelaban como ámbito de actividad literaria que comparten laicos y letrados, esto es, la cultura vernácula y la latina. Y es que en el epílogo al primer binarium se adscribe el uso del latín a los viri scolastici65. Así, entre la dedicación a las letras de Pérez de Guzmán y el quehacer de los letrados el obispo de Burgos intuye un vínculo profundo por encima de la expresión idiomática —aun cuando revele, empero, una profunda conciencia estamental de los usos de la lengua66. El obispo de Burgos no establecía, pues, una relación necesaria entre studia humanitatis y cultivo de la lengua latina: se desmarcaba, por tanto, de la línea clasicista que preconizaban los humanistas italianos. De este modo, parece tener en mente una concepción amplia del marbete designativo de las realizaciones del humanismo, pero que tampoco quepa ampliar hacia una genérica dedicación a las letras.

  • 67 Como dejaría indicado en la carta que dirigió al conde de Haro sobre los estudios literarios: «Si (...)
  • 68 La caracterización como honesto del ocio dedicado al cultivo de las letras es una constante en el (...)
  • 69 Pontón, 2001, p. 159-172 (análisis de la cita de Pérez de Guzmán en p. 163-165).

37Otro trazo viene a completar el perfil conceptual de los studia humanitatis: una vez más la referencia al ocio. A diferencia de la carta dirigida a Decembrio, ahora, en el Duodenarium, Cartagena se ve compelido a precisar la naturaleza del «otium», dado que su destinatario es un laico. Se trata del ocio vitando, que se opone al que cultiva Pérez de Guzmán. El adjetivo «lentum» lo caracteriza como estado de estéril inactividad. Ese espacio de ausencia de obligaciones que no se ocupa con un quehacer útil venía a ser para don Alonso la caracterización del ocio caballeresco más sólito. Se trata de la concepción tradicional del ocio como origen de toda suerte de males. Frente a él se perfila el ocio productivo, el dedicado al menester estudioso67, a los studia humanitatis. Cartagena parece extremar las cautelas al tratar sobre el ocio ante laicos. La asunción de la concepción ciceroniana desactivaba los recelos y prevenciones que la reprobación del ocio como fuente de vicios y males por parte de los moralistas había cernido sobre él. Mas esta rehabilitación del ocio parecía limitada a los letrados, por lo que ante laicos se imponía hacer las puntualizaciones oportunas para su legitimación, para el reconocimiento de su índole honesta68. A su vez, Séneca representó otro estímulo poderoso para la rehabilitación y reconducción provechosa del ocio mediante la imagen del otium sine litteris como muerte en vida. No es casual que el primer autor castellano que recoge la sentencia senequista sea precisamente Pérez de Guzmán en su Floresta de filósofos69: la relación literaria con Alonso de Cartagena había de hacerle extraordinariamente sensible al tema, por lo que la lectura del locus en un florilegio cualquiera le impresionara.

  • 70 Cartagena, Duodenarium (Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 260-264).
  • 71 «Nec te, nisi tibi loquerer, preterirem, cuius facundiam mirantur et laudant cuncti qui tecum verb (...)

38Cabe precisar la naturaleza de la utilidad y honestidad que advertía don Alonso en la actividad literaria de Pérez de Guzmán mediante el elogio que hace de su poesía, cuya función, más allá del tributo panegírico rendido a su dilecto amigo, era demostrar la calidad elocuente del castellano, lo que lleva a cabo mediante una briosa apología de la lengua castellana, que desarrolla en el epílogo del primer binarium70. Ciertamente, el obispo de Burgos, por ese pudor que su delicado sentido de la medida le imponía, se abstiene de desarrollar morosamente el elogio por temor a incurrir en adulación, por lo que sus observaciones vienen a recoger los rasgos esenciales destacados71.

  • 72 Lausberg, 1975, p. 32-33.
  • 73 Los compiladores de su poesía revelan la conciencia de una diferencia esencial entre los poemas me (...)
  • 74 Que más adelante ponderaría en el tratado devocional que escribió a instancias del propio Pérez de (...)
  • 75 «A libris itaque illis abstinendum erit, qui ad inhonestatem videntur allicere, uti sunt amatoria, (...)
  • 76 Lausberg, 1975, p. 90.
  • 77 Weiss, 1991, p. 106.

39Los términos utilizados parecen cuidadosamente escogidos. Por un lado, se ensalza la materia de los poemas: «mira invencione». El tecnicismo retórico inventio72 —pues constituye la búsqueda por la memoria de los pensamientos adecuados al discurso— apuntaba a subrayar la admirable calidad del contenido de la poesía de Pérez de Guzmán. En la medida en que su prestigio se cimentaba en su faceta religiosa y moralizante73, habrá de colegirse que don Alonso tenía en mente dicha vertiente lírica74, especialmente si se tiene en cuenta la reprobación que haría en la Epistula, desde rígidos presupuestos morales —por otra parte, no disímiles de los esgrimidos por los humanistas en su crítica de la literatura de ficción—, de la poesía amorosa, que en Castilla era sinónima de cortesana75. El obispo de Burgos revela sensibilidad literaria al encarecer las cualidades formales de la poesía de Pérez de Guzmán. Parece centrar su atención solo en los aspectos prosódicos: esa «suave modulación» o cadencia, que viene a sugerir el efecto de una recitación o lectura en voz alta. De nuevo recurre a un tecnicismo retórico: la suavidad es una propiedad del ornatus suavis76, que apuntaría al efecto de un estilo que se ha caracterizado de «urbane rusticity», equidistante entre la paremia popular y el latinismo cultista77.

  • 78 Cartagena, De los ofiçios, apud Morrás, 1996(a), p. 207.

40Alonso de Cartagena ponderaba, pues, esa conjunción de buenas doctrinas y elocuencia que constituían el aliciente del ocio honesto, el ámbito de cultivo de los studia humanitatis. La recurrente asociación entre ese nuevo ocio despojado de sus connotaciones pecaminosas y studia humanitatis tal vez sea uno de los indicios de la genuina concepción que el obispo de Burgos tenía de estos: el ejercicio de una vocación estudiosa que integra el deleite de la elocuencia y la utilidad de las buenas doctrinas. El ideal de la actividad intelectual para aquellos nobles que solicitaban insistentemente de él traducciones y escritos originales lo expresó con colorido retórico en el prólogo a su versión de De officiis: «Alguna obra mesclada en que oviese artículos de sçiençia engastonados en el gastón de la eloqüençia»78. Tal vez la profunda inspiración ética que advertía en los afanes estudiosos de su amigo Pérez de Guzmán fuera el factor determinante para aplicarles el marbete que designaba el quehacer humanístico.

En el Defensorium (1449): studia humanitatis y sabiduría regia

  • 79 Benito Ruano, 1976, p. 41-92 (edición de la Sentencia en p. 85-92); Netanyahu, 1999, p. 193-598; G (...)
  • 80 Para el marco polémico general, vid. Sicroff, 1960. Para el contexto preciso, Netanyahu, 1999, p.  (...)
  • 81 De todo ello informa puntualmente el propio texto (Cartagena, 1942, p. 61-62).

41La última ocurrencia del sintagma studia humanitatis figura en el opúsculo que Alonso de Cartagena escribió en refutación de la Sentencia-Estatuto de Pero Sarmiento79, que inhabilitaba a los conversos para el ejercicio de oficios públicos en Toledo y su tierra, el Defensorium unitatis christianae (1449), la obra maestra de la polémica anticonversa80. El contexto inmediato es el elogio de las prendas intelectuales del rey Juan II, que obra como justificación de la composición del Defensorium. En efecto, con motivo de la Sentencia-Estatuto, don Alonso escribió un opúsculo en castellano, hoy perdido, que dirigió al rey y que hubo de tener su origen en las conversaciones que mantuvo con el monarca acerca de la rebelión toledana liderada por Pero Sarmiento —es lo más probable que tuvieran lugar en el Consejo Real—. Juan II, a su vez, requirió del prelado burgalés y consejero real un desarrollo más pormenorizado de los argumentos, cuya textualidad constituye el Defensorium81. Como es sólito en sus prólogos, Cartagena da puntual cuenta de la génesis del texto: una vez más, es la respuesta a un requerimiento, en este caso del rey. Ahora bien, precisamente porque se trataba de una cuestión política de considerable gravedad, resulta tanto más notable el encarecimiento de las cualidades intelectuales de Juan II.

  • 82 «At si hoc laudabile in omnibus studiosis collocutionibus est. Presertim tamen summis laudibus ext (...)

42El obispo de Burgos se vale de la imagen del rey sabio para desarrollar los deberes del príncipe hacia la Iglesia: la vocación estudiosa es especialmente loable en el príncipe, puesto que entre sus cometidos figuran la exaltación de la fe y la defensa de la unidad de la Iglesia, protegiéndola de quienes propagan errores que la conculquen82. El rey se erige, pues, por su saber en garante de la unidad de la Iglesia. Ahora bien, lo significativo es que se parta de la sabiduría tradicional conforme al modelo veterotestamental (Salomón) para derivar hacia la novedosa expresión en que se cifran las aspiraciones de los humanistas.

  • 83 «Dulce namque ac suavissimum muchi ese debet et est cum serenitati vestre, que sapientie, virtutis (...)
  • 84 Para la génesis del código ético cortesano vid. Scaglione, 1991, p. 47-67 (se destaca la inspiraci (...)

43En efecto, el docto prelado agradecía obsequioso el interés regio por su escrito encareciendo su sabiduría. Y a partir del débil nexo del vocablo conversatio desarrollaba el elogio del monarca para el cual la proclamación de los bienes de la sabiduría adquiría sentido figural83. La conversación viene a constituirse de este modo en la manifestación de la sabiduría regia necesaria para la protección de la Iglesia. El uso de la palabra en alegre conversación: el locus bíblico situaba a don Alonso en el horizonte de las virtudes cortesanas, entre las cuales el habla agradable y graciosa ocupaba un lugar preeminente dentro del esquema ético de la elegantia morum84.

  • 85 «Inesse namque ingentem dulcedinem conversationi vestre quam in scolasticis actibus interdum exhib (...)

44La palabra hablada atrae a su órbita a la escrita, delimitando así el ámbito del cultivo de los studia humanitatis85. Si se interpreta «scriptis» como adjetivo de «colloquiis», la epístola deviene punto de unión de la palabra hablada y la escrita. De este modo, en esta última ocurrencia de la expresión studia humanitatis se revela una esencial dimensión dialógica, superadora de la tensión polémica que mantenía en la correspondencia con Decembrio.

45De nuevo aparecen asociados studia scholastica y studia humanitatis. No hay que pensar en una identificación de ambos tipos de estudios, aun cuando ciertamente puedan compartir ciertos espacios. El indefinido «quedam» es terminante al respecto: está seleccionando una faceta específica, lo que es incompatible con una genérica identificación entre «scholastica» y «humanitatis» como modalidades de los studia.

  • 86 «Sabía fablar e entender latín, leýa muy bien, plazíanle muchos libros e estorias, oýa muy de grad (...)

46Lo significativo de esta ocasión es que ambas facetas del quehacer intelectual y literario se refieren a una misma persona, el rey Juan II. Y no se trata de mera concesión laudatoria, pues Cartagena insiste en aducir testigos de la actividad intelectual y literaria del monarca, incluido él mismo. De hecho la semblanza que de él trazó Pérez de Guzmán confirma el encomio del prelado burgalés, descontada la parte alícuota de inevitable panegírico cortesano, especialmente porque utiliza tales cualidades precisamente para destacar las deficiencias de Juan II como monarca86.

  • 87 «…le [= Barrientos] fue preguntado por tu Señoría algunas veces qué cosa era Fortuna; a lo qual él (...)
  • 88 Barrientos, Tratado (Getino, 1927, p. 206). Analiza la presencia del tema de la fortuna en la poes (...)
  • 89 El aristotelismo vernáculo constituye la manifestación más puntual. Véase Valero Moreno, 2014.

47Es de notar el uso del indefinido para referirse a los estudios de tipo escolástico del monarca, indicativo de un ejercicio ocasional, parcial. ¿Cuáles podían ser las actividades escolásticas de Juan II evocadas por Alonso de Cartagena? Puesto que no hay que suponer que el rey escribiera obras de tipo académico, habrá que pensar en aquellos coloquios cortesanos que versaban sobre temas que movilizaban las categorías de análisis y los conceptos propios del paradigma escolástico, como el de la fortuna. Lope de Barrientos, obispo de Cuenca y ayo del príncipe Enrique, ofrece un significativo testimonio del interés del monarca por este tipo de cuestiones. Precisamente su curiosidad está en la base del Tratado de caso y fortuna, cuyo prólogo muestra a Juan II requiriendo insistentemente razones del docto prelado acerca tan crucial cuestión87. Que en sus respuestas Barrientos recurría al entramado conceptual escolástico se pone de manifiesto en su presencia en el desarrollo por escrito, reflejo de lo que expuso verbalmente, que, además, diferencia expresamente del tratamiento que dieron los poetas al tema, destacando su carácter de «alta materia filosofal»88. Por tanto, no iba del todo descaminada la adscripción al rey Juan II de menesteres escolásticos, que, por otra parte, atraían poderosamente a los nuevos lectores laicos, para quienes se traducían obras de Aristóteles y comentarios sobre las mismas89. Mas la siempre tensa conciencia estamental de don Alonso le impelía a limitar el alcance de los eruditos afanes del monarca mediante el indefinido «quedam», que sugería su carácter esporádico.

48Al referirse Cartagena a la dedicación de Juan II a los studia humanitatis de que él mismo fue testigo no podía tener en mente sino la lectura atenta de las obras de Séneca, cuya traducción patrocinó el propio rey. De la activa participación del monarca en el proceso de traducción dejó don Alonso un vívido testimonio. En efecto, la evocación que hizo de las circunstancias en que se gestaron las traducciones senequistas proporciona información sumamente valiosa del interés del rey por Séneca y de las actitudes culturales que al respecto revela.

  • 90 El explicit de la versión del libro II de De providentia hace referencia a «v(uest)ra grand copila (...)
  • 91 «E com(m)o de algunas copilaçiones nueuas que de las obras de Séneca mucho en vno ayuntaron uos pl (...)

49Juan II era lector asiduo de Séneca, pero del Séneca característico de la recepción medieval, que disgregaba la genuina textualidad en florilegios sapienciales. Disponía de uno de ellos: tal vez la Tabulatio et Expositio Senecae de Lucca Manelli, compilación que hiciera siendo obispo de Osino (1347-1352)90. El rey aparece fascinado por la calidad sentenciosa de los dichos del moralista cordobés y requiriendo su versión al castellano91. Al solicitar la traducción de tales dichos, pone de manifiesto que antes que a los valores formales del texto de Séneca, su interés apuntaba a la calidad de su doctrina, concebida como un saber intemporal, cuya precisa expresión lingüística era secundaria.

  • 92 «E porque aquellos eran cortados por el copilador segunt a su propósito entendió q(ue) conplía, qu (...)
  • 93 Aunque no hay que olvidar el interés de los humanistas por la paremia, de que Erasmo con sus Adagi (...)

50Y sin embargo, en un momento determinado de la lectura, de esa lectura guiada por Alonso de Cartagena, el rey sintió la necesidad de leer esos dichos que le fascinaban en su contexto real, esto es, en su auténtica textualidad. Habrá que atribuir al prelado burgalés el estímulo que avivó la curiosidad del monarca por conocer la obra auténtica de Séneca92: le haría ver cómo tales dichos no eran sino extractos, textos amputados, que impedían la plena intelección del tesoro doctrinal contenido en la obra de Séneca. El salto del florilegio al texto genuino marca el paso del arraigo en el saber tradicional, que se plasma en forma aforística93, al interés por el autor antiguo no como depósito de una sabiduría intemporal, sino como creador, esto es, una forma de acceso que se sitúa en la órbita de los intereses humanísticos.

  • 94 «Aquí se acaba la vna copilaçión de algunos dichos de Séneca sacados de v(uest)ra grand copilaçión (...)
  • 95 No se trataba de mera retórica laudatoria. Una glosa que informa de Jerjes confirma la activa part (...)

51De la forma como se llevaba a cabo la lectura de Séneca auxiliada por don Alonso ofrece una vez más él mismo un precioso testimonio, que vendría a iluminar la idea que tenía de los studia humanitatis en tanto que referidos al rey Juan II. Dicho testimonio presenta una escena de lectura colectiva, tal vez el grupo de cortesanos, de íntimos del rey que compartían con este unas mismas inquietudes culturales94. Situados todavía en la lectura de la Tabulatio, seleccionaban los dichos que les resultaban más interesantes y se traducían conforme iban siendo elegidos. De especial interés es la referencia a la intervención del rey en el proceso de traducción: indicaba los pasajes que habían de ser glosados95.

52La participación de Juan II en la traducción de obras de Séneca debió de parecerle a don Alonso de cariz análogo al quehacer traductor de los humanistas. Ese activo comercio con los autores antiguos, que se manifiesta en la lectura morosa y atenta, se situaría, pues, en el núcleo de la idea de los studia humanitatis que don Alonso tenía al redactar el pasaje correspondiente del Defensorium.

Conclusiones

53Alonso de Cartagena no ofrece una declaración explícita sobre el contenido de los studia humanitatis. Utiliza dicha expresión como si diera por supuesta su intelección por parte de los destinatarios de los tres textos. Si en el caso de Decembrio es obvio que había de ser así, no deja de extrañar en el de los otros dos, ambos legos. Habrá que suponer una difusión del concepto a través de las tertulias

54No se observa una vinculación de los studia humanitatis con el uso de la lengua latina, dado que se contempla la posibilidad de su cultivo en castellano. De ello sería testimonio conspicuo la obra poética de Pérez de Guzmán. Es más, don Alonso defendería brillantemente el reconocimiento de las cualidades elocuentes del castellano.

55En cuanto al contenido de los studia humanitatis, la ocasión en que más se aproxima a su delimitación es la carta dirigida a Decembrio, en que parece contemplarse ante todo un horizonte moral, ético, a la vez que la traducción de autores griegos. De un modo más tangencial parece sugerirse asimismo su identificación con las artes liberales.

56Más que a contenidos específicos, los contextos apuntan a sugerir actitudes intelectuales: encarecimiento del debate y, sobre todo, del coloquio en el que se ejerce la palabra amable y graciosa, en el marco de las virtudes cortesanas.

Haut de page

Bibliographie

Aristóteles, Política, trad. Aurelio Pérez Jiménez, Madrid: Alianza Editorial, 1991.

Auerbach, Erich, Figura, Madrid: Trotta, 1998.

Balbus Januensis, Johannes, Summa grammaticalis quae vocatur Catholicon, Mainz: [J. Gutenberg], 1460.

Barrio Sánchez, José Antonio, El Cancionero de Fernán Pérez de Guzmán. Edición y estudio (Tesis doctoral en microfichas), Madrid: UNED, 1992, 2 vols.

Beltrán de Heredia, Vicente, Bulario de la Universidad de Salamanca (1219-1549), vol. 2, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1966.

Benito Ruano, Eloy, «La "Sentencia-Estatuto" de Pero Sarmiento», in: Id., Los orígenes del problema converso, Barcelona: El Albir, 1976, p. 41-92.

Billanovich, Giuseppe, «Petrarca e Cicerone», in: Id., Petrarca e il primo umanesimo, Padua: Antenore, 1996, p. 97-116.

Bruni, Leonardo, Epistolarum libri VIII, vol. 2, ed. Lorenzo Mehus, Florencia: Typographia Bernardi Paperinii, 1791.

Bruni, Leonardo, Opere letterarie e politiche, ed. Paolo Viti, Turín: UTET, 2013.

Buck, August, «Die studia humanitatis und ihre Methode», in: Id., Die humanistische Tradition in der Romania, Berlín y Zúrich: Gehlen, 1968, p. 133-150.

Buck, August, «Die studia humanitatis im italienischen Humanismus», in: Id., Studien zu Humanismus und Renaissance, Wiesbaden: Harrassowitz, 1991, p. 103-119.

Cappelli, Guido M., El humanismo italiano. Un capítulo de la cultura europea entre Petrarca y Valla, Madrid: Alianza Editorial, 2007.

Cartagena, Alonso de, Oracional, Murcia: Lope de la Roca y Gabriel Luis de Arinyo, 1487.

Cartagena, Alonso de (trad.), Cinco libros de Séneca, Sevilla: Meynardo Ungut & Stanislao Polono, 1491.

Cartagena, Alonso de, Anacephaleosis, ed. Robert Bell, Rerum Hispanicarum Scriptores, Fráncfort: Andreae Wecheli, 1579, p. 611-664.

Cartagena, Alonso de, Defensorium unitatis christianae, ed. Manuel Alonso, Madrid: CSIC, 1942.

Cartagena, Alonso de, Questión, ed. Ángel Gómez Moreno, El Crotalón, 2, 1985, p. 349-363.

Castiglione, Baltasar de, El cortesano, trad. Juan Boscán, ed. Rogelio Reyes Cano, Madrid: Espasa-Calpe, 1984.

Cranz, F. Edward, «The Studia Humanitatis and Litterae in Cicero and Leonardo Bruni», in: Joseph Marino (ed.), Perspectives on Early Modern and Modern Intellectual History, Nueva York: University of Rochester Press, 2001, p. 3-26.

Denifle, Heinrich, Die Entstehung der Universitäten des Mittelalters bis 1400, Berlín: Weidmannsche Buchhandlung, 1885.

Fernández Gallardo, Luis, «En torno a los studia humanitatis en la Castilla del Cuatrocientos. Alonso de Cartagena y los autores antiguos», En la España Medieval, 22, 1999, p. 213-246.

Fernández Gallardo, Luis, Alonso de Cartagena (1385-1456). Una biografía política en la Castilla del siglo xv, Valladolid: Junta de Castilla y León, 2002. (a)

Fernández Gallardo, Luis, «Disidencia política y nuevos valores nobiliarios en Generaciones y semblanzas», En la España Medieval, 25, 2002, p. 267-297. (b)

Fernández Gallardo, Luis, «Latín y vulgar. Ideas sobre la lengua en la Castilla del siglo xv», Revista de Poética Medieval, 8, 2002, p. 11-76. (c)

Fernández Gallardo, Luis, «Alonso de Cartagena y la escritura humanística: epístola y diálogo», Revista de Poética Medieval, 19, 2007, p. 49-92.

Fernández Gallardo, Luis, La obra literaria de Alonso de Cartagena (1385-1456). Ensayo de historia cultural, Saarbrücken: EAE, 2012.

Fernández Gallardo, Luis, y Teresa Jiménez Calvente (ed.), Alonso de Cartagena, El duodenarium (c. 1442) de Alfonso de Cartagena: cultura castellana y letras latinas en un proyecto inconcluso, Córdoba: Almuzara, 2015.

Foster, Kenelm, Petrarca. Poeta y humanista, Barcelona: Crítica, 1989.

Fraker, Charles F., «The Theme of Predestination in the Cancionero de Baena», Bulletin of Hispanic Studies, 51, 1974, p. 228-243.

Garin, Eugenio, «Los secretarios humanistas de la República florentina desde Coluccio Salutati hasta Bartolomeo Scala», in: Id., Ciencia y vida civil en el Renacimiento italiano, Madrid: Taurus, 1982, p. 21-47.

Garin, Eugenio, La educación en Europa (1400-1600), Barcelona: Crítica, 1987.

Garin, Eugenio, La cultura del Rinascimento, Milán: EST, 1996.

Getino, Luis G. A., Vida y obras de Fr. Lope de Barrientos, Anales Salmantinos 1, Salamanca: Establecimiento Tipográfico de Calatrava, 1927.

Giustiniani, Vito R., «Homo, Humanus, and the Meanings of Humanism», Journal of the History of Ideas, 46 (2), 1985, p. 167-195.

González Rolán, Tomás, y Pilar Saquero Suárez-Somonte, De la Sentencia-Estatuto de Pero Sarmiento a la Instrucción del Relator, Madrid: Aben Ezra Ediciones, 2012.

González Rolán, Tomás, Antonio Moreno Hernández y Pilar Saquero Suárez-Somonte, Pilar, Humanismo y teoría de la traducción en España e Italia en la primera mitad del siglo xv, Madrid: Ediciones Clásicas, 2000.

Grant, W. L., «Cicero on the Moral Character of the Orator», The Classical Journal, 28, 1943, p. 472-478.

Grassi, Ernesto, La filosofía del Humanismo. Preeminencia de la palabra, Madrid: Anthropos, 1993.

Hankins, James, Plato in the Italian Renaissance, vol. 1, Leiden: Brill, 1990.

Hankins, James, «Humanism, Scholasticism and Renaissance Philosophy», in: Id. (ed.), The Cambridge Companion to Renaissance Philosophy, Cambridge: Cambridge University Press, 2007, p. 30-46. (a)

Hankins, James, «The Ethics Controversy», in: Id., Humanism and Platonism in the Italian Renaissance, Roma: Edizioni di storia e letteratura, 2007, vol. 1, p. 193-239. (b)

Ife, B. W., Lectura y ficción en el Siglo de Oro. Las razones de la picaresca, Barcelona: Crítica, 1992.

Jiménez San Cristóbal, Montserrat, «Del latín al vernáculo: la difusión manuscrita de la obra de Leonardo Bruni en la Castilla del siglo xv», Revista de Literatura Medieval, 23, 2011, p. 179-193.

Kohl, Benjamin, «The Changing Concept of the studia humanitatis in the Early Renaissance», Renaissance Studies, 6 (2), 1992, p. 185-209.

Kristeller, Paul Oskar, «Humanism and Scholasticism in the Italian Renaissance», in: Id., Studies in Renaissance Thought and Letters, Roma: Edizioni di Storia e Letteratura, 1956, p. 553-583.

Kristeller, Paul Oskar, «The Scholar and his Public in the Late Middle Ages and the Renaissance», in: Edward P. Mahoney (ed.), Medieval Aspects of Renaissance Learning. Three Essays by Paul Oskar Kristeller, Carolina: Duke University Press, 1974, p. 3-25.

Kristeller, Paul Oskar, Renaissance Thought and its Sources, ed. M. Mooney, Nueva York: Columbia University Press, 1979.

Landfester, Rüdiger, Historia Magistra Vitae. Untersuchungen zur humanistischen Geschichtstheorie des 14. bis 16. Jahrhunderts, Ginebra: Droz, 1972.

Las siete Partidas del rey don Alfonso el Sabio (cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia), vol. 1, Madrid: Imprenta Real, 1807.

Lausberg, Heinrich, Elementos de retórica literaria, Madrid: Gredos, 1975.

Lawn, Brian, The Rise and Decline of the Scholastic «Questio disputata», Londres: Brill, 1993.

Lawrance, Jeremy N. H. (ed.), Un tratado de Alonso de Cartagena sobre la educación y los estudios literarios, Bellaterra: Universidad Autónoma de Barcelona, 1979.

Lines, David, «Humanistic and Scholastic Ethics», in: James Hankins (ed.), The Cambridge Companion to Renaissance Philosophy, Cambridge: Cambridge University Press, 2007, p. 304-318.

Maravall, José Antonio, «El intelectual y el poder. Arranque histórico de una discrepancia», in: Id., La oposición política bajo los Austrias, Barcelona: Ariel, 1972, p. 13-52.

Martines, Lauro, Power and Imagination. City States in Renaissance Italy, Nueva York: Alfred A. Knopf, 1979.

Meier, Ludger, «Les disputes quodlibétiques en dehors des universités», Revue d'Histoire ecclésiastique, 53, 1958, p. 401-422.

Mendoza Negrillo, Juan de Dios, Fortuna y Providencia en la literatura castellana del siglo xv, Madrid: Real Academia Española (Anejos de la BRAE, XXVII), 1973.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Poetas de la corte de Juan II, Madrid: Espasa-Calpe, 1959.

Morrás, María (ed.), Alonso de Cartagena, Libros de Tulio: De senetute, De los ofiçios, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá de Henares, 1996. (a)

Morrás, María, «Un tópico ciceroniano en el debate sobre las armas y las letras», in: Actas do IV Congresso da AHLM, Lisboa: Cosmos, 1993, vol. 4, p. 115-122. (b)

Mortensen, Lars Boje, «Leonardo Bruni's Dialogus: A Ciceronian Debate on the Literary Culture of Florence», Classica et Mediaevalia, 37, 1986, p. 259-302.

Netanyahu, Benzion, Los orígenes de la Inquisición, Barcelona: Crítica, 1999.

Novati, Francesco (ed.), Epistolario di Coluccio Salutati, vol. 3, Roma: Tip. Forzani, 1896.

Olivetto, Georgina, «Alonso de Cartagena y el humanismo», Letras, 61-62, 2010, p. 232-234.

Olivetto, Georgina (ed.), Título de la amistança. Traducción de Alonso de Cartagena sobre la «Tabulatio et expositio Senecae» de Luca Mannelli, San Millán de la Cogolla: CiLengua, 2011.

Olson, Glending, Literature as Recreation in the Later Middle Ages, Cornell: Cornell University Press, 1986.

Paparelli, Gioacchino, Feritas, humanitas, divinitas. Le componenti dell'umanesimo, Mesina y Florencia: Casa Editrice G. D'Anna, 1960.

Pérez de Guzmán, Fernán, Generaciones y semblanzas, ed. J. Domínguez Bordona, Madrid: Espasa-Calpe, 1924.

Petersen, Erik, «"The Communication of the Dead": Notes on Studia humanitatis and the Nature of Humanist Philology», in: A. C. Dionisotti et al. (ed.), The Uses of Greek and Latin: Historical Essays, Londres: The Warburg Institute-University of London, 1988, p. 57-69.

Pontón, Gonzalo, «Un lugar de Séneca en las letras castellanas del siglo xv», Boletín de la Real Academia Española, 81, 2001, p. 159-172.

Proctor, Robert E., Defining the Humanities: How Rediscovering a Tradition Can Improve our Schools, Indiana: Indiana University Press, 1998.

Pulgar, Fernando de, Claros varones de Castilla, ed. Robert B. Tate, Madrid: Taurus, 1985.

Rico, Francisco, El sueño del humanismo. De Petrarca a Erasmo, Madrid: Alianza, 1993.

Scaglione, Aldo, Knights at Court. Courtliness, Chivalry & Courtesy from Ottonian Germany to the Italian Renaissance, Berkeley, Los Angeles y Oxford: University of California Press, 1991.

Sicroff, Albert, Les controverses des statuts de «pureté de sang» en Espagne du xve au xviie siècle, París: Didier, 1960.

Tate Robert B. (ed.), Fernán Pérez de Guzmán, Generaciones y semblanzas, Londres: Tamesis, 1965.

Tavoni Mirko, Latino, Grammatica, Volgare. Storia di una questione umanistica, Padua: Editrice Antenore, 1984.

Ullman, Berthold L., «Petrarch's Favorite Books», in: Id., Studies in the Italian Renaissance, Roma: Edizioni di Storia e Letteratura, 1955, p. 117-137.

Ullman, Berthold L., The Humanism of Coluccio Salutati, Padua: Editrice Antenore, 1963.

Valero Moreno, Juan Miguel, «Formas del aristotelismo ético-político en la Castilla del siglo xv», in: David A. Lines y Eugenio Refini (ed.), Aristotele fatto volgare: tradizione aristotelica e cultura volgare nel Rinascimento, Pisa: ETS, 2014, p. 253-310.

Weiss, Julian, «Fernán Pérez de Guzmán: Poet in Exile», Speculum, 66 (1), 1991, p. 96-108.

Witt, Ronald, Hercules at the Crossroads: the Life, Works, and Thought of Coluccio Salutati, Durham: Duke University Press, 1983.

Zaccaria, Vittorio, «Pier Candido Decembrio e Leonardo Bruni (Notizie dall'epistolario del Decembrio)», Studi Medievali, 8, 1967, p. 504-554.

Haut de page

Notes

1 Ofrece un sucinto análisis del concepto de studia humanitatis en Cicerón Proctor, 1998, p. 14-16.

2 En el curso de su viaje por el norte de Europa, que emprendió para olvidarse un poco de su Laura, visitando París, Gante, Lieja y Colonia (Foster, 1989, p. 19). En su lista de libros favoritos figuraba en lugar preeminente Cicerón, entre cuyas obras escogió las «orationes comunes» (Ullman, 1955, p. 122). Para la presencia de Cicerón en Petrarca vid. Billanovich, 1996, p. 97-116.

3 Tal vez la contigüidad de los términos humanitatis y litterarum, como genitivos de studia (Pro Archia, 3), inclinara a Petrarca a decantarse por el segundo, más acorde con el horizonte literario de su vocación.

4 «Quaeso a vobis, ut in hac causa mihi detis hanc veniam […] ut me pro summo poeta atque eruditissimo homine dicentem […] patiamini de studiis humanitatis ac litterarum paulo loqui liberius, et in eius modi persona […] uti prope novo quodam et inusitato genere dicendi» (Pro Archia, 3).

5 De los discursos de Cicerón que poseía en su biblioteca era su favorito (Ullman, 1963, p. 222).

6 Witt, 1983, p. 68.

7 Análisis de Petersen, 1988, p. 57-69.

8 Que halla su expresión más afortunada en la carta dirigida a Juan Malpaghino (1401?): «Quis enim credat inter tante tamque copiose humanitatis, hoc est eruditionis moralis, studia tantum cupiditatibus vel cupiditatum rationibus, ut affirmas, quibus ille careant, licuisse, quod amico benefico tam ardenter potueris succensere?» (Novati, 1896, p. 517). Extraña la ausencia de este testimonio crucial en el estudio tan completo de Petersen, 1988.

9 Asumido por su dilecto Cicerón (Grant, 1943, p. 472-478).

10 Como pone de manifiesto la carta dirigida a Guido Manfredi da Pietrasanta (1401?), interpretada como «an indication of Salutati's desire to give a theoretical foundation to the studia humanitatis» (Petersen, 1988, p. 64). En tal delimitación se proyectaría la crítica humanística de la filosofía natural, iniciada por Petrarca (Buck, 1991, p. 107). En el marco de la «disputa de las artes» la situaba Kristeller, 1956, p. 563. Ve, en cambio, una relación de complementariedad Kohl, 1992, p. 191.

11 En la carta dirigida a Roberto Guido, conde di Battifolle, en 1374: «Sed omittamus ista, et eloquentiam, si placet, ipsius contemplemur, qua quantum in ceteris humanitatis prevaluerit studiis manifeste monstravit» (apud Petersen, 1988, p. 61). No creo que quepa interpretar este pasaje como «the distinction between eloquence and the studia humanitatis» (p. 62), sino más bien como la inclusión de la elocuencia dentro de estos. Por su parte, sostiene que para Salutati no constituyen todavía disciplinas concretas Kohl, 1992, p. 192.

12 Para la obra literaria de los cancilleres florentinos vid. Garin, 1982, p. 21-47.

13 Carta datada en 1405 (Petersen, 1988, p. 65).

14 En la carta dirigida a Niccolò Strozzi: «Studium vero tibi sit duplex, alterum in litterarum peritia non vulgari ista & communi, sed diligentiori quadam atque recondita, in qua praecellere te magnopere volo: alterum in cognitione earum rerum, quae pertinent ad vitam & mores, quae propterea humanitatis studia nuncupatur, quod hominem perficiant, atque exornent» (Bruni, 1791, p. 49).

15 Cranz, 2001, p. 6.

16 «In primis necessariam puto […] magnam et tritam et accuratam et reconditam litterarum peritiam, sine quo fundamento nihil altum neque magnificum sibi edificare quisquam potest» (Bruni, De studiis et litteris, apud Bruni, 2013, p. 250).

17 «Sed eos legas censeo, qui non solum doctrina, verum etiam nitore orationis, ac peritia litterarum juvare te possint, quales sunt Ciceronis libri» (Bruni, 1791, p. 49). Por otra parte, en la carta nuncupatoria con que envió su Isagogicon moralis philosophiae al rey castellano Juan II (1436), mantiene dicho deslinde pero para designar precisamente la tarea intelectual a que se entregaba el monarca, merecedora de todo elogio: «Super omnia michi tamen gratissimum fuit intelligere, Serenitatem ipsam, cum per occupationes licet, studiis & literis operam impartiri solere» (Bruni, 1791, p. 93).

18 De hecho, en la propuesta pedagógica que hace Bruni en dicha epístola se deja reconocer, como si de un palimpsesto se tratara, el ideal retórico romano, el «vir bonus peritus dicendi», pues se apela a dicho «vir bonus» como sujeto que ha de ser instruido en esos estudios que exigen la lectura de los óptimos autores: «Nam studia quidam ista ad faciendum virum bonum tota contendunt» (Bruni, 1791, p. 50).

19 Conforme al trillado locus aristotélico según el cual la sociabilidad del hombre radica en el uso de la palabra (Aristóteles, Política, 1253a, p. 43).

20 Cfr. al respecto Giustiniani, 1985, p. 169. Destaca la centralidad de la lectura de los autores clásicos en la metodología humanística Buck, 1968, p. 137-143.

21 «Si tamen me audies, fundamenta disciplinamque harum rerum ab Aristotele perdisces, ornatum vero orationis, & copiam, & omnes verborum divitias, sermonisque, ut ita loquar, dexteritatem in his ipsis rebus a Cicerone mutuaberis» (Bruni, 1791, p. 49).

22 «Itaque non modo a philosophis doctus, quod est huius studii fundamentum, verum etiam a poëtis, & ab oratoribus, & ab historicis paratus venias oportebit» (Bruni, 1791, p. 49-50). De ahí que no sea del todo «vago» el modo como los humanistas florentinos concebían los studia humanitatis, como sostiene Kohl, 1992, p. 194, aunque la trayectoria semántica trazada sea exacta (p. 201).

23 Le atribuye su institucionalización Buck, 1991, p. 112. Delimita el ámbito de los studia humanitatis enunciando dicho canon Kristeller, 1979, p. 22-23 y destaca, a su vez, la índole retórica del mismo Kristeller, 1956, p. 113.

24 1437 es la fecha propuesta por González Rolán et al., 2000, p. 352. Quizás haya que retrasar unos meses dicha carta.

25 Ofrece una precisa situación de su aportación en el contexto general del humanismo Cappelli, 2007, p. 177-179, quien destaca «la dimensión política e ideológica» de su obra.

26 Carta I (González Rolán, 2000, p. 352-355). Para la relación entre Cartagena y Decembrio en el marco de la «controversia alphonsiana», vid. Zaccaria, 1967, p. 506-514. Asimismo, Fernández Gallardo, 2012, p. 174-183.

27 Del que solo se ha conservado el resumen que hiciera Pío II en su historia del concilio basiliense (De gestis Basiliensis Concilii, I, Opera quae extant omnia, Basilea, 1551, p. 7). Cartagena se situaría en lo que se ha denominado conciliarismo moderado.

28 Que constituye la segunda fase de la polémica (1436-1438) suscitada por dicha traducción (Hankins, 2007[b], p. 195). Para la denominación de la célebre polémica vid. González Rolán et al., 2000, p. 97.

29 Hankins, 1990, p. 122.

30 «Candidus hoc indigne ferens suscipit defensionem tuam illumque acriter arguit. Loquitur tamen Hispanus, ut mihi quidem uidetur, admodum moderate» (Carta de Poggio a Bruni, apud González Rolán et al., 2000, p. 286).

31 No hay que perder de vista que uno de los términos utilizados para designar la institución universitaria fue scolae (fines del siglo xii y comienzos del xiii) (Denifle, 1885, p. 9-10). De ahí que el adjetivo derivado scholasticus se asocie a la actividad universitaria. Así, el propio Cartagena cuando evocara en plena madurez sus años de estudiante en Salamanca, lo utiliza para designar precisamente las disputas académicas: «E miémbraseme seyendo moço, ante que del estudio saliese, en vn acto escolástico auer puesto tal conclusión» (Cartagena, Questión, p. 362). Ahora bien, no hay que perder de vista la práctica de la disputatio en otros centros de enseñanza (Meier, 1958).

32 González Rolán et al., 2000, p. 101.

33 Hankins, 1990, p. 117-154.

34 «Animus meus quodam interno gaudio laetatur, cum ex antiquissimis scriptis graecorum aliquid de nouo ad nostram notitiam deducitur. Et enim quanto uetustiora sui origine sunt, tanto recentiora uidentur» (Cartagena, Carta I, apud González Rolán et al., 2000, p. 354).

35 «Merito ergo quidquid ex illa antiqua sapientiae apotheca de nouo hauritur, prae nimia antiquitate nouitatem non modicam, ut ita dixerim, importare uidetur» (Cartagena, Declamationes, Prólogo [González Rolán et al., 2000, p. 196]).

36 «Nisi illae tempestates temporum uestris ac meis, ne inter ceteros me praeteream, de meritis petentibus euenissent, in quibus non humanitatis studia gratissima, non moralis philosophiae, nedum perutiles sed iocundissimas ac suaues doctrinas pertractari sub otio gratissimo licet» (Cartagena, Carta I, p. 352).

37 En la Universidad de Salamanca muy poco posterior a los años en que estudió don Alonso, la regida por las constituciones de Benedicto XIII (1411), el estudio de la filosofía moral era preceptivo para la obtención del grado de bachiller (Constituciones de Benedicto XIII, apud Beltrán de Heredia, 1966, p. 25).

38 «Doctrina. A doceo, -ces, h(ec) doctrina, -ne. Vnde doctrino, -nas, -naui, -nare, i(d est) docere» (Balbus Januensis, 1460, fol. 143rº). Cartagena apelaría al Catholicon en sus Declamationes (González Rolán et al., 2000, p. 210) (vid. Fernández Gallardo, 1999, p. 223).

39 «Omnis doctrina que ad dirige(n)dos mores hominu(m) traditur in tria genera principaliter diuidi solet» (Cartagena, Memoriale virtutum, BNE, ms. 9178, fol. 2rº). El vínculo entre doctrina ética, económica y política era común a humanistas y escolásticos (Lines, 2007, p. 604).

40 Cartagena, Declamationes (González Rolán et al., 2000, p. 196). El autor de la nueva versión latina de la Ética Nicomáquea pertenecía, pues, al gremio de los cultores de la elocuencia.

41 La traducción constituye, en efecto, uno de los géneros principales de la literatura humanística (Kristeller, 1974, p. 5).

42 Lo que no obstaba la conciencia de la imposibilidad de abarcar todo lo escrito acerca de la doctrina moral, que Cartagena muestra de forma aguda en su Memoriale virtutum (BNE, ms. 9178, fol. 2vº-3rº). El ansia insaciable de lectura que revela la resignada limitación a la obra de Aristóteles, constituye un tópico más en la conformación del perfil del intelectual moderno (Maravall, 1972, p. 35-37). Por otra parte, ese carácter cerrado del canon de autores venía a ser una manifestación del fuerte control y censura que ejercía la universidad medieval como instrumento garante del orden social (Hankins, 2007[a], p. 34).

43 De ahí que se haya señalado como rasgo característico de la educación humanística su «sentido social y civil» (Garin, 1987, p. 132). Desde una perspectiva más amplia, Garin, 1996, p. 70-71, 80-81. Destaca la dimensión social (formación de las élites europeas) del humanismo Rico, 1993, p. 80-85. Una formulación más radical hace Martines, 1979, p. 191-217.

44 Lausberg, 1975, p. 90.

45 «Ac modernae translationis suauitas Leonardum eum ignotum carum mihi reddiderat» (Cartagena, Declamationes [González Rolán et al., 2000, p. 198]).

46 Que no sería otra cosa que esa «preeminencia de la palabra» con que se ha caracterizado la filosofía del humanismo (Grassi, 1993). Por su parte y desde presupuestos diferentes ha subrayado la naturaleza esencialmente retórica del humanismo Kristeller, 1956, p. 553-583 (especialmente p. 561-563).

47 Es definida como «the chief methode of instruction in all the disciplines in the schools and universities» por Lawn, 1993, p. 145.

48 «Nam quid est, per deos inmortales, quod ad res subtiles cognoscendas atque discutiendas plus valere possit quam disputatio, ubi rem in medio positam velut oculi plures undique speculantur, ut in ea nihil sit quod subterfugere, nihil quod latere, nihil quod valeat omnium frustrari intuitum?» (Bruni, Dialogi ad Petrum Paulum Histrum, apud Bruni, 2013, p. 84). Se han calificado estas palabras, puestas en boca de Salutati, como «laus disputationis» (Mortensen, 1986, 274).

49 De hecho, los humanistas se mostraron en general críticos con la disputatio escolástica (Lawn, 1993, p. 107-126).

50 Para su inserción en el marco de la literatura humanística vid. Kristeller, 1974, p. 13-15.

51 Para la dualidad otium - vida civil en el marco de la concepción de la humanitas, vid. Paparelli, 1960, p. 131-148.

52 Y es que quedaría asociada a la biografía de Cartagena como uno de sus episodios más notables, como pone de manifiesto la semblanza que de él trazara Fernando de Pulgar: «Ovo una grand disputa con un filósofo y orador grande de Italia que se llamó Leonardo de Arecio sobre la nueva traslación que fizo de las Éticas de Aristóteles, en la qual disputa se contienen muchos y muy dotrinables precebtos» (Pulgar, 1985, p. 141). Por otra parte, las obras de Bruni, tanto originales como traducciones, algunas de ellas traducidas al castellano, tuvieron una amplia difusión en Castilla (Jiménez San Cristóbal, 2011, p. 179-193).

53 «Proposueram, disertissime vir, nobilitati tue integrum Duodenarium tuarum questionum transmittere et huius propositi mei quasi quoddam pignus in prologo dederam. Set subcreuerunt cure et diuersarum specierum impedimenta accreuere, ut alias questiones tuas non valuissem, licet uoluissem, ut decebat, euoluere» (Cartagena, Duodenarium [Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 260]).

54 Fernández Gallardo, 2012, p. 184-185.

55 «Corda enim subsistere in hiis humanitatis studiis que precipuam libertatem animi petunt sub tumultuantibus negociis et subite uariacionis metu libere nequeunt» (Cartagena, Duodenarium [Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 164]).

56 Tate, 1965, p. ix-xi. He destacado el compromiso y la implicación de este noble en la vida política castellana por las fechas en que se compuso el Duodenarium (Fernández Gallardo, 2002[b], p. 269).

57 Tavoni, 1984. Minucioso relato de las circunstancias en que se desarrolló la discusión «apud summi pontificis Eugenii auditorium» en p. 198-199. De hecho, Cartagena viene a reflejar dicho debate en el Duodenarium, al exponer una concepción de la lengua latina que se corresponde con la posición defendida por Bruni (Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 248-250). Se analiza con detalle las ideas de don Alonso al respecto en Fernández Gallardo, 2002(c), p. 20-25.

58 Fernández Gallardo, 2015, p. 222. Cfr. Genesis, 2, 19-20.

59 De hecho, la respuesta de don Alonso incluye un excurso sobre las relaciones entre historia y poder político (Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 360).

60 Landfester, 1972, p. 94-108.

61 Cranz, 2001, p. 9-10.

62 El planteo más acabado al respecto lo ofreció en el prólogo a su versión de De senectute, donde expresaba su alerta ante una hipotética dedicación universal al estudio (Cartagena, De senetute [Morrás, 1996(a), p. 155-156]). Vid. Fernández Gallardo, 2012, p. 22-23. Para las ideas de don Alonso sobre la función social del intelectual, Fernández Gallardo, 2002(a), p. 383-388.

63 «Cum vna comocio ex alia dependeat et adinuicem colligate quandam catene similitudinem faciant, nonne primo forssam vita transsibit quam desiderata tranquillitas veniat et sic omni tempore ocupaciones nociue studiis humanitatis et scolastice palestre ameno labori ocium lentum et infelicem cessacionem indicent?» (Cartagena, Duodenarium [Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 270]).

64 «Laudabile nempe viris scolasticis exemplum ac perutile prebes, ut inter tumultuaciones omnes, que frequenter nobis ocurrunt, et anxiis curis vrbes repletas scolasticum exercicium ex toto non deserant» (Cartagena, Duodenarium [Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 270]).

65 «Illam decebat ad disceptationem nostram linguam vocare, que spiritualem miliciam professis co(n)gruentissima comuniorq(ue) scolasticis viris diuersarum nacionu(m)» (Cartagena, Duodenarium [Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 260]).

66 Cuestión que desarrolla con cierto detalle en el Duodenarium (Fernández Gallardo, 2012, p. 194-195).

67 Como dejaría indicado en la carta que dirigió al conde de Haro sobre los estudios literarios: «Si occium dicimus illam partem temporis quam a mundanis fluctuacionibus segregati amenis studiis occupamus, cum re vera ab occio plurimum distet» (Cartagena, Epistula directa ad Petrum Fernandi de Velasco, [Lawrance, 1979, p. 36]).

68 La caracterización como honesto del ocio dedicado al cultivo de las letras es una constante en el pensamiento de Cartagena. Apunta ya en la primera reflexión al respecto: «El ingenio cansado de leer las escrituras nesçesarias algunas vezes es de recrear con lección de otras cosas, tanto que sean honestas» (Cartagena, De senetute [Morrás, 1996(a), p. 155]). Adquiere pleno desarrollo en la Epistula (Lawrance, 1979, p. 36). Asimismo, aquí se hace eco don Alonso de la justificación de la literatura como recreo, alivio espiritual (vid. sobre esta Olson, 1986, p. 90-127). Sigue el curso del topos ciceroniano en el Cuatrocientos castellano Morrás, 1993(b). Vid. asimismo precisiones sobre el concepto de ocio en Cartagena en Fernández Gallardo, 2007, p. 55-57.

69 Pontón, 2001, p. 159-172 (análisis de la cita de Pérez de Guzmán en p. 163-165).

70 Cartagena, Duodenarium (Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 260-264).

71 «Nec te, nisi tibi loquerer, preterirem, cuius facundiam mirantur et laudant cuncti qui tecum verbis aut literis sunt versati rittimique tui mira inuencione et suaui modulacione compositi per omnes Yspanie prouincias proclamant» (Cartagena, Duodenarium [Fernández Gallardo y Jiménez Calvente, 2015, p. 262]).

72 Lausberg, 1975, p. 32-33.

73 Los compiladores de su poesía revelan la conciencia de una diferencia esencial entre los poemas menores, reunidos en el Cancionero de Baena y dedicados a los temas cortesanos más convencionales (amor, debate político), y los mayores, poesía didáctica inspirada por una honda reflexión ética y la meditación religiosa (Barrio Sánchez, 1992, I, p. 50).

74 Que más adelante ponderaría en el tratado devocional que escribió a instancias del propio Pérez de Guzmán: «Pero agora acordades passar a lo diuino (et) deuoto que a todo lo hu(m)ano transcende scriuiendo por v(uest)ra suaue metrificatura hymnos (et) or(aci)ones (et) otras conte(m)placiones pertenescie(n)tes a co(n)sideracion del cultu diuino de que yo algo ley (et) vi leer (et) loar al Rey de gl(or)iosa memoria q(ue) de pocos días acá de nos se partió» (Cartagena, Oracional, sig. a2vº). La paranomasia (leer - loar) realza la ponderación de la obra poética de Fernán Pérez: don Alonso gustaba de ornar su prosa vernácula con discretos «colores retóricos». Ya Menéndez Pelayo identificó las poesías aludidas con las Cient Triadas y los Himnos á loor de Nuestra Señora (Menéndez Pelayo, 1959, p. 86).

75 «A libris itaque illis abstinendum erit, qui ad inhonestatem videntur allicere, uti sunt amatoria, bucolica, aliaque poetarum figmenta, que, licet eloquenti stillo et acuta inventione composita sint, magnamque ingenii elevationem ostentent, cum mirabili compositione metrorum exquisitisque verbis coagulata dulcem saporem conficiant, in nonnullis tamen eorum materia obscena et provocativa libidinum est» (Epistula [Lawrance, 1979, p. 50]). Analiza los presupuestos de la crítica humanística de la ficción Ife, 1992, p. 24-35.

76 Lausberg, 1975, p. 90.

77 Weiss, 1991, p. 106.

78 Cartagena, De los ofiçios, apud Morrás, 1996(a), p. 207.

79 Benito Ruano, 1976, p. 41-92 (edición de la Sentencia en p. 85-92); Netanyahu, 1999, p. 193-598; González Rolán y Saquero Suárez-Somonte, 2012 (edición de la Sentencia, que mejora la de Benito Ruano, en p. 20-31).

80 Para el marco polémico general, vid. Sicroff, 1960. Para el contexto preciso, Netanyahu, 1999, p. 480-517; para el biográfico, Fernández Gallardo, 2002(a), p. 243-246.

81 De todo ello informa puntualmente el propio texto (Cartagena, 1942, p. 61-62).

82 «At si hoc laudabile in omnibus studiosis collocutionibus est. Presertim tamen summis laudibus extollendum in illis qui fidei exaltationem et ecclesiastice unitatis deffensionem concernunt, quam tueri erroresque contra eam oriri aut pullulare nitentes in ipso ortu contundere actus precipuus principum est» (Defensorium, p. 63). Don Alonso aduce el locus isidoriano (Sententiae, III, 51), incluido en el Decretum de Graciano (como indica el editor), aunque es probable que también concurriera el recuerdo del prólogo de las Partidas, que tan bien conocía: «Ca los reyes sabiendo las cosas que son verdaderas et derechas, facerlas han ellos, et non consintirán á los otros que pasen contra ellas, segunt dixo el rey Salomón, que fue muy sabio y muy justiciero, que quando el rey sobiere en su cátedra de justicia, que ante el su acatamiento serán desatados todos los males; ca pues que lo él entendiere guardará á sí y á todos los otros de daño» (Las siete Partidas del rey don Alfonso el Sabio, Prólogo, p. 4). No es casual que Pérez de Guzmán, al hacer balance de las cualidades de Juan II, apele asimismo al rey Salomón como referente de la necesidad de sabiduría («seso») para la «gouernaçion e rigimiento de su reyno» (Pérez de Guzmán, 1924, p. 119).

83 «Dulce namque ac suavissimum muchi ese debet et est cum serenitati vestre, que sapientie, virtutis ac dignitatis culmina tenet, quicquam ruditatis mee acceptum fore connitio, ut illud quod de Sapientia scribitur. Ego de sapientissimo príncipe dicam. Non habet amaritudinem, conversatio illius. Sed letitiam et gaudium» (Cartagena, Defensorium, p. 62). Cfr. Sapientia 8, 16. Sobre el concepto figura vid. la obra clásica de Auerbach, 1998. Por otra parte, más allá del encarecimiento laudatorio, responde a una realidad documentada la referencia al verbo gracioso de Juan II: «…auía grant plazar en oýr palabras alegres e bien apuntadas, e aun él mesmo las sabía bien dizir» (Pérez de Guzmán, 1924, p. 118).

84 Para la génesis del código ético cortesano vid. Scaglione, 1991, p. 47-67 (se destaca la inspiración ciceroniana, p. 52-55). En la sistematización de las virtudes cortesanas que en el siglo siguiente se llevaría a cabo, el habla graciosa figura en lugar preeminente: «Nuestro Cortesano será tenido por ecelente y en todo terná gracia, especialmente en hablar» (Castiglione, 1984, p. 106).

85 «Inesse namque ingentem dulcedinem conversationi vestre quam in scolasticis actibus interdum exhibere serenitas vestra dignatur: plurimi sunt qui occulata fide senserunt et inter plurimos ego nunc et aliis temporibus sensi. cum scholastica quedam ac humanitatis studia cum celsitudine vestra tam verbalibus colloquiis quam scriptis plerumque tractarem» (Cartagena, Defensorium, p. 62). Y sin embargo, no incluye ni una palabra acerca de las cualidades eruditas de Juan II en el capítulo correspondiente de su Genealogía de los reyes de España dedicado a este monarca (Cartagena, Anacephaleosis, p. 660-662).

86 «Sabía fablar e entender latín, leýa muy bien, plazíanle muchos libros e estorias, oýa muy de grado los dizires rimados e conoçía los viçios dellos» (Pérez de Guzmán, 1924, p. 118).

87 «…le [= Barrientos] fue preguntado por tu Señoría algunas veces qué cosa era Fortuna; a lo qual él te ovo respondido por palabra lo que a esta demanda se requería» (Lope de Barrientos, Tratado de caso y fortuna, apud Getino, 1927, p. 205).

88 Barrientos, Tratado (Getino, 1927, p. 206). Analiza la presencia del tema de la fortuna en la poesía de la época Mendoza Negrillo, 1973; en concreto sobre la predestinación, Fraker, 1974.

89 El aristotelismo vernáculo constituye la manifestación más puntual. Véase Valero Moreno, 2014.

90 El explicit de la versión del libro II de De providentia hace referencia a «v(uest)ra grand copilaçión de sus dichos τ doctrinas» (Cartagena, Cinco libros de Séneca, fol. 120vº). Vid. Fernández Gallardo, 2012, p. 112-113; Olivetto, 2010, p. 232-234, y, sobre todo, Olivetto, 2011, p. 37-39.

91 «E com(m)o de algunas copilaçiones nueuas que de las obras de Séneca mucho en vno ayuntaron uos pluguiesen algunos dichos, mandastes a mí que los tornase en lenguaje [castellano], non por la orden que ellos estauan escriptos, mas com(m)o acaso vinieron» (Cartagena [trad.], De la providencia de Dios, BNE, ms. 5568, fol. 52rº).

92 «E porque aquellos eran cortados por el copilador segunt a su propósito entendió q(ue) conplía, quesistes veer algunos otros sacados entenramente [sic] de su original. E escogistes entre todos el libro q(ue) se llama De la prouidençia: prudente por cierto τ discreta elecçión» (Cartagena [trad.], De la providencia de Dios, BNE, ms. 5568, fol. 52rº).

93 Aunque no hay que olvidar el interés de los humanistas por la paremia, de que Erasmo con sus Adagia ofrece el testimonio más conspicuo. Por otra parte, la elaboración de excerpta de autores antiguos constituía una modalidad de la metodología humanística (Buck, 1968, p. 141-148).

94 «Aquí se acaba la vna copilaçión de algunos dichos de Séneca sacados de v(uest)ra grand copilaçión de sus dichos τ doctrinas. Fue hecha τ fueron tornados de latín en lenguaie castellano por ma(n)dado del muy alto prínçipe muy poderoso rey τ señor el rey don Juan. E no van situados por ordenaçión, por quanto fueron trasladados acaso segund que a cada vno en leye(n)do le bie(n) paresçió. E añadiéro(n)le las glosas τ algunas adiçiones en los lugares donde el dicho señor rey mandó» (Cartagena, Cinco libros de Séneca, fol. 120vº).

95 No se trataba de mera retórica laudatoria. Una glosa que informa de Jerjes confirma la activa participación del rey en la confección del aparato de glosas: «E desta ystoria se fase mençion más largamente en vna adiçió(n) fecha por v(uest)ro mandado en el tractado De la ficçión en la copilaçión v(uest)ra» (De la providencia de Dios, BNE, ms. 5568, fol. 80vº).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luis Fernández Gallardo, « Los studia humanitatis según Alonso de Cartagena », Atalaya [En ligne], 16 | 2016, mis en ligne le 13 juillet 2017, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://atalaya.revues.org/1907

Haut de page

Auteur

Luis Fernández Gallardo

UNED

Articles du même auteur

Haut de page