Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Comptes rendus de lecture

Alain Dumerger, Croisades et croisés au Moyen Âge

Luis Fernández Gallardo
Référence(s) :

Alain Dumerger, Croisades et croisés au Moyen Âge, Paris, Flammarion, coll. Champs, 409 p., 2006.

Texte intégral

1Alain Dumerger, reputado especialista en el estudio de las órdenes militares, en especial de los Templarios, ofrece en este libro una síntesis de las cruzadas. Pero no se trata de una síntesis más, de las numerosas y valiosas que han escrito las más destacadas autoridades en la materia, entre las que destacan las de Hans E. Mayer y Jonathan Riley-Smith, articuladas en torno al desarrollo de las ocho cruzadas, sino que se propone ofrecer una visión global de dicho fenómeno histórico, que se contempla desde los más diversos ángulos de análisis.

2En la primera parte del libro se aborda el estudio de la idea de cruzada. En el sermón de Urbano II pronunciado en Clermont se reconoce, frente a aquellos estudiosos que privilegian el testimonio de Foucher de Chartres, que silenciaba la apelación a Jerusalén, la resuelta voluntad del papa de liberar las iglesias de Oriente y Jerusalén. Tras una breve exposición sobre la evolución de Bizancio hasta el momento de la primera cruzada, se aborda la imagen que se tenía de Jerusalén en la Cristiandad, que oscilaba entre la celestial y la terrenal. Se señala la tendencia a la espiritualización de la Jerusalén terrestre debido a las peregrinaciones, que a lo largo del siglo xi experimentaron un gran desarrollo, tomando un carácter colectivo. Su conquista por los selyúcidas (1073), a pesar de la actitud tolerante de éstos hacia los peregrinos cristianos, dio lugar a un aumento considerable de la inseguridad debido a los enfrentamientos con los fatimíes. Los cristianos percibían un peligro ante los «sarracenos», sin distinguir entre unos y otros: se impuso, por tanto, la necesidad de una escolta armada para los peregrinos, dando lugar a la peregrinación armada, lo que hacía posible el planteamiento de la guerra santa. Se sugiere, de este modo, la posibilidad de que sobre Urbano II influyera Pedro el Ermitaño, quien fue en peregrinación en 1093-1094, y a su regreso pudo informar al papa de la situación en Tierra Santa.

  • 1  Proceso histórico que, a su vez, expuso ya C. Erdmann, Die Enstehung des Kreuzzugsgedankens, Stutt (...)

3En la exposición sobre la génesis de la idea de cruzada, el autor se acoge al planteamiento de Flori, quien, frente a la tesis que deriva la guerra santa de la guerra justa, invierte los términos: la imposibilidad de decidir la guerra santa impuso el recurso a la noción de guerra justa. La idea de guerra santa no podía aparecer en Occidente sino en el marco de una teocracia, la monarquía pontificia, como la que se configura con la reforma gregoriana a partir del siglo xi. A la zaga de Flori se sigue un proceso de sacralización de la guerra, en el que destacan jalones como las guerras de Carlomagno contra los pueblos paganos, los milites sancti Petri, armados por el papado para su defensa en el siglo xi, los movimientos de paz, desarrollados en Francia a lo largo del siglo xi1. Mas faltaba para la aparición de la guerra santa la recompensa espiritual del combatiente. Y es que la sacralización de la guerra no había tenido la correspondiente sacralización del guerrero. Esto tiene lugar en la segunda mitad del siglo xi en Civitate y en España.

4Urbano II fue más allá de la coyuntural petición de auxilio de Alexis I, al pretender la liberación y reconquista de territorios otrora cristianos, retomando un objetivo ya propuesto por Gregorio VII. Para ello se establece la guerra santa, que utilizaba la ideología de los movimientos de la paz de Dios. Pero Urbano II aspiraba asimismo a la unión con los griegos y así imponerles la supremacía de Roma. En este punto, Alain Dumerger rechaza el planteo de John France, que veía en la llamada de Urbano II solo un proyecto político.

  • 2  No en vano ocupan casi treinta páginas en la selección de fuentes árabes reunidas por A. Maalouf, (...)

5En la respuesta al llamamiento de Urbano II, Alain Dumerger distingue dos movimientos: uno espontáneo, liderado por Pedro el Ermitaño, y otro oficial, organizado por el papado. En la toma de Maarat, camino de Jerusalén, se sitúan los célebres episodios de antropofagia2, testimonio para Alain Dumerger de las fuertes tensiones sociales que agitaron la primera cruzada. La violencia desatada tras la conquista de Jerusalén era el resultado natural de toda la actividad predicadora, incluidos los llamamientos del papado, que precedió a la primera cruzada; era la consecuencia de la demonización del sarraceno, tema, a su vez, solidario de la mácula horrenda de la ciudad santa en poder de los infieles. Tras su conquista, la cruzada deviene peregrinación y penitencia, lo que Alain Dumerger califica como inflexión en las propósitos de Urbano II. La toma de Jerusalén supuso la conquista y ocupación de un territorio, en el que se constituyeron estados cuya defensa sería a partir de entonces el objetivo principal de la cruzada.

  • 3  Con respecto a la aparición del término en castellano conviene hacer una precisión a la exposición (...)

6Fiel a la metodología de Flori, atento al análisis léxico, Alain Dumerger muestra la tardía aparición de la expresión cruce signatus. Peregrinatio y peregrinus eran los términos más comunes para designar cruzada y cruzado. Éstos aparecieron tardíamente (mediados del siglo xiii) y antes en vernáculo que en latín3. Esta dificultad para denominar la cruzada es la prueba de su novedad. Para captar la esencia de la cruzada, Alain Dumerger recurre a una imagen culinaria: la mayonesa, que requiere ingredientes que por sí solos no la hacen. Los ingredientes de la cruzada serían: un contexto de reforma eclesiástica, la idea de liberación de las iglesias orientales, la guerra santa, la peregrinación penitencial, la remisión de los pecados y Jerusalén. Todos ellos son necesarios, mas ésta última es esencial.

7La segunda parte aborda el estudio del cruzado. Éste debía seguir una serie de ritos que conforman una liturgia; ésta, que podía adquirir dimensiones espectaculares, cumplía una doble función: movilizar la opinión y asegurar el encuadre espiritual del cruzado. El sermón aseguraba la difusión de la bula de cruzada; si en un principio dependía del carisma del predicador, a partir del siglo xiii se sistematizó y cambió en la dirección de una espiritualidad cristocéntrica. Frente al control del papado, hubo, a su vez, «predicaciones salvajes»; tal vez la de Pedro el Ermitaño fuera de este tipo. La respuesta del fiel a la predicación se formalizaba en el voto y la recepción de la cruz, que se integraba en la liturgia de la cruzada, revelando el fuerte vínculo entre cruzada y peregrinación. El voto podía conmutarse. Con el control de la redención, la predicación dio lugar así al desarrollo de la burocracia de la cruzada.

8El análisis de los preparativos y realización del viaje (rutas terrestre y marítima) nos introduce en los aspectos materiales de las cruzadas, que se ilustran con el relato de Joinville sobre el itinerario de San Luis, ofreciendo una vívida y animada estampa de la vida cotidiana. Cruzado y peregrino no se distinguían netamente; les diferenciaba solo el armamento del primero. Las cruzadas han reunido combatientes y no combatientes, guerreros y «pobres». Algunos cruzados-peregrinos se quedaban en Tierra Santa haciendo profesión religiosa. Alain Dumerger plantea que a fines del Medievo la peregrinación sustituyera a la cruzada. Cualquiera podía ser cruzado. Se destaca el papel de los vínculos familiares y vasalláticos en la movilización de la cruzada entre los nobles. La espiritualidad popular de la cruzada es sencilla, si no simplista, resalta la cruz y la  figura de Cristo, y asume tendencias escatológicas y profécticas.

  • 4  Para Mayer, en cambio, la bula de cruzada obedecería antes a la presión de la predicación (H. E. M (...)

9La parte tercera trata los aspectos institucionales. La bula de cruzada, cuyo modelo es la promulgada por Eugenio III, Quantum praedecessores (1145-1146), presenta un doble carácter de promulgación y codificación, que define la esencia de este tipo documental, en que se plasma la iniciativa papal4. Además de ésta hay otras: imperial y real, que como de Federico II, se desvían de su propósito originario, y popular, para Alain Dumerger más próximas al espíritu genuino de la cruzada, aunque «técnicamente» no fueran tales.

10Alain Dumerger distingue varios modos de financiación de la cruzada. Privada, cuyas fuentes son el propio capital del cruzado, consistente generalmente en bienes raíces, el crédito, y, para los más pobres, los fondos reunidos por las cofradías. Autofinanciación, mediante limosnas y colectas. Financiación institucional, con el desarrollo de una fiscalidad específica.

11La Iglesia aseguraba una protección material al cruzado, otorgándole ciertos privilegios, y una recompensa espiritual: la indulgencia. Para Alain Dumerger, Urbano asoció en Clermont indulgencia de peregrinación y guerra santa; los cruzados, por su parte, tendieron a considerar que la indulgencia borraba no solo la penitencia, sino la culpa, planteamiento que asumieron asimismo algunos canonistas, cuya doctrina se fijó en el IV Concilio de Latran.

  • 5  Conforme al principio del análisis del vocabulario, al que se atiene Alain Dumerger, hay que const (...)

12En la parte cuarta se analiza la extensión de la idea de cruzada a otras situaciones. Sobre la segunda cruzada, Alain Dumerger niega que fuera concebida como empresa global, aunque en su desarrollo vino a serlo. La Reconquista5 sería una guerra santa, no una cruzada, aunque experimentara su influencia, especialmente en ciertas ocasiones, como la campaña que culminó en las Navas de Tolosa (1212). En cuanto a la Alemania oriental, se trataría de una guerra misionera antes que de cruzada. Como «desviaciones» de la cruzada se consideran aquellas que se apartaron del objetivo inicial de Tierra Santa. El uso que hizo Inocencio III de las instituciones de la cruzada en la guerra contra los herejes albigenses, guerra santa, supone asimismo un desvío consciente del ideal de cruzada. Asimismo, se incluyen en esta categoría las cruzadas «políticas», emprendidas por el papado contra los Staufen. Y es que la cruzada se define e institucionaliza en relación con Tierra Santa, tal y como revela la doctrina conciliar y pontificia. Para Alain Dumerger, la aplicación de la idea de cruzada a otras situaciones supone su empobrecimiento.

13La parte quinta aborda lo que Alain Dumerger denomina «experiencias» de la cruzada: políticas, económicas, culturales. Alain Dumerger mantiene un concepto restrictivo del «estado cruzado», referido exclusivamente a los que surgieron de las cruzadas de Oriente. En el análisis de las cruzadas como empresas guerreras adquieren un destacado protagonismo las órdenes militares, consideradas como «vectores privilegiados de intercambios entre el frente y la retaguardia» (p. 189): de hombres, mercancías y productos, y moneda. Proporcionaron un ejército permanente, a la vez que, en lo que respecta a los Templarios, «un verdadero manual de arte militar» (190). Las órdenes surgidas de las cruzadas no se implicaron en la Reconquista española, aunque tuvieron una presencia destacada en Aragón; sometidas a la corona, carecían de la autonomía gozada en Tierra Santa. Las cruzadas movilizaron una corriente migratoria, que tuvo más importancia en el siglo xii. En Oriente, el reagrupamiento familiar fue una práctica extendida. La colonización franca fue intensa en Palestina; tuvo un carácter espontáneo. La cuestión de la repoblación tiene un papel esencial en la Reconquista. La cruzada abrió nuevas posibilidades comerciales: apertura del Mar Negro a los italianos, control del Bósforo por los venecianos, vínculos con Rusia meridional. A la cuestión de si se desarrollaron imperios coloniales a raíz de las cruzadas, Alain Dumerger se limita a constatar la explotación colonial de Venecia y Génova. Entre los aspectos humanos, destaca el del cautiverio. La ejecución de prisioneros era una práctica corriente entre cristianos y, sobre todo, musulmanes, más sistemáticos y selectivos al respecto. Tal diferencia se explica por las expectativas de conversión del enemigo que mantenían los primeros. La actitud de los cruzados hacia los prisioneros era ruda, pues ni se planteaban la cuestión del cautiverio, ni se había desarrollado aún la ética caballeresca. Entre musulmanes y bizantinos eran corrientes el intercambio y el rescate de prisioneros. Mas los cruzados acabaron incorporando la realidad del cautiverio a su horizonte mental: se propusieron imitar a Cristo en su cautividad, a la vez que se desarrolló en la liturgia la plegaria por los cautivos. En este contexto surgen instituciones específicas para la redención de cautivos: en este punto el Islam llevaba ventaja a la Cristiandad. En el siglo xiii surgen las órdenes de trinitarios y mercedarios con esta finalidad.

14Junto a la movilización entusiasta, las cruzadas suscitaron críticas. Alain Dumerger resalta la necesidad de reunir un corpus de opiniones en diferentes tipos de fuentes sobre las cruzadas que permitiría evaluar su impacto. Los motivos de crítica son diversos: destacan las relativas a las malas prácticas, conversiones forzosas y, sobre todo, su financiación, el mal uso de los fondos recaudados.

  • 6  Resulta muy discutible que figurara la conversión como objetivo del avance reconquistador. Solo co (...)

15La parte sexta versa sobre la alteridad: la percepción del «otro». Alain Dumerger rebate la visión unilateral de las cruzadas, afirmando que la cruzada es un hecho religioso surgido de los problemas de una sociedad occidental en vísperas de un pujante desarrollo y no una guerra imperialista para conquistar el mundo; su eje es Jerusalén y la peregrinación. La guerra santa cristiana, componente de la cruzada, no es el equivalente de la yihad islámica, sino que se elaboró en función de circunstancias que no se limitan a la guerra con el Islam, ni han comenzado con ésta. Las cruzadas y la Reconquista crearon una situación inédita: grupos considerables de musulmanes pasaron a ser súbditos de príncipes cristianos. Los cruzados empezaron matando a los infieles, pero pronto matizaron su actitud, hasta aceptar su existencia como «dimmíes» «a la inversa», dando lugar a un tipo de comunidad caracterizada por la sumisión, la protección y la segregación. No se trataría de «tolerancia», sino de mantenimiento del principio de rechazo de la violencia para la conversión. El conocimiento del «otro» progresó considerablemente a lo largo del siglo xiii, pero se mantuvo un curioso desdoblamiento: a la vez que avanza el esfuerzo por conocer al otro, se mantienen los estereotipos de demonización del infiel. Para Alain Dumerger la conversión no era uno de los objetivos de la cruzada, pero sí de la Reconquista6 y de las guerras misioneras del Este; mas Inocencio IV elaboró una política misionera, que le confirió a la cruzada esta dimensión. Las relaciones entre griegos y latinos se caracterizó por una hostilidad y desconfianza mutuas que no impidió acuerdos. A su vez, el establecimiento de los occidentales en Oriente y la creación de los estados latinos planteó un nuevo problema: las relaciones entre latinos de Oriente y de Occidente, quienes se denominaron mutuamente «poulains» y «fils d´Hernaud», que expresaban desconfianza y antagonismo. Los largos períodos de paz permitían relaciones e intercambios, que generaron el respeto mutuo. Hubo así una convergencia entre cristianos y musulmanes en determinadas fiestas religiosas y prácticas rituales. En cuanto a intercambios culturales, Alain Dumerger destaca la transmisión de la medicina árabe. Todo ello le permite definir la sociedad cristiana de Oriente como una sociedad de frontera cultural.

16En la parte séptima se contrastan ideales y realidad, desde la convicción de que el estudio de las cruzadas no puede detenerse en 1291. La idea de una unión con los mongoles contra el Islam no era una utopía, como demuestra la presencia de una legación mongola en el Concilio II de Lyon (1274); a su vez, el proyecto primitivo de San Luis era una acción coordinada con los mongoles. Mas problemas tanto logísticos, las dificultades para el avituallamiento de la caballería mongola, como políticos, la situación del kan, impidieron la ofensiva del grueso de las tropas mongolas contra el Islam: solo participaron reducidos contingentes (1300-1302). De este modo, el sueño de la reconquista de Jerusalén se desvanecía. La pérdida de Jerusalén (1244) dio lugar al surgimiento de los tratados De recuperatione Terrae sanctae. Se pueden clasificar en tres categorías: tratados de clérigos que combinan cruzada y acción misionera (destaca Raimundo Lulio); tratados de hombres con experiencia en Oriente (maestres de órdenes militares, comerciantes...); propagandistas del rey de Francia. Versan sobre los medios  para llevar a cabo la empresa (financiación, rutas), distinguiendo entre passagium particulare (operación de alcance limitado) y passagium generale (gran cruzada internacional ordenada por el papa), diferencia que remite a objetivos. Condición previa para llevar a cabo tal proyecto era la unión de los cristianos (griegos y latinos) y de las órdenes militares (a ésta última se oponían intereses nacionales).

17La lucha contra los turcos se llevó a cabo en condiciones y terrenos diversos. Combatir la piratería interesaba especialmente a Rodas, Génova, Venecia y Bizancio. Los reinos occidentales y el papado reaccionaron en términos de recuperación de Tierra Santa, socorro a los griegos o defensa del reino de Hungría. Las interferencias entre estas empresas eran continuas y exigen ser tratadas con relación a la cruzada. Así, las ligas navales contra la piratería, que unieron a Venecia, Rodas, Francia, Bizancio y el papado (1332) o a Venecia y Roma (1343) se valieron de las instituciones de cruzada. En cuanto a la ayuda occidental a Bizancio, el papado la subordinó a la unión de las iglesias; mas cuando ésta se iniciaba, ya era demasiado tarde para contener a los turcos. La penetración turca afectaba asimismo a los Balcanes, el rey Segismundo de Hungría apeló al socorro occidental, que respondió con un cruzada (1396). Alain Dumerger resuelve la cuestión de si tales empresas son cruzadas afirmando la continuidad a lo largo de los siglos xiv y xv del ideal de cruzada, que las habría marcado profundamente con su espíritu. Y es que si la cruzada habría muerto de hecho, permanecía presente en espíritu. Éste se mantendrá donde menos se esperaría, con el consiguiente empobrecimiento de su contenido.

  • 7  Aquí convendría hacer una precisión: el fenómeno de la limpieza de sangre no deriva directamente d (...)

18La resistencia de los lituanos a la expansión teutónica dio lugar a la movilización de la caballería occidental: a partir de 1337 comienza la moda de las «cruzadas de Prusia», denominadas entonces «viaje a Prusia», con idénticas recompensas espirituales que las de Tierra Santa. La rebelión husita dio lugar a la organización de cinco cruzadas, situación análoga a las emprendidas contra los albigenses. Para castellanos y portugueses –los aragoneses participaron en mayor medida en las cruzadas- la Reconquista no era una coartada para eludir la lucha en Tierra Santa. La gran empresa de la guerra de Granada fue llevada a cabo «en un ambiente de cruzada», una guerra santa encabezada por los Reyes Católicos, príncipes investidos de esta misión directamente por Dios. La palabra clave de este proyecto es la unidad, lo que ofrece un evidente paralelismo con la cruzada. Para Alain Dumerger la reconquista es una «obra de purificación» (otro rasgo análogo a la cruzada), que conduciría al concepto de pureza de sangre.7 La expansión atlántica y el descubrimiento de América, aunque sus motivaciones fueran básicamente económicas, estaban asimismo imbuidas de espíritu de cruzada.

19La conclusión se plantea como el retorno a una definición, neta delimitación conceptual de la cruzada, para lo cual se hace un balance de las planteamientos «tradicionalista» y «pluralista». La primera, representada por Hans E. Mayer, sostiene que la cruzada es una peregrinación armada para liberar los Lugares Santos y ayudar a los cristianos de Oriente, tiene valor penitencial, sancionado por el otorgamiento de la indulgencia plenaria. La segunda, representada por J. Riley-Smith, concibe la cruzada como guerra santa contra quienes son considerados enemigos, tanto exteriores como interiores, para recuperar bienes de la Cristiandad o defender la Iglesia o el pueblo cristiano. Alain Dumerger considera ambas concepciones «demasiado estáticas» (p. 331). La pluralista destaca la autoridad que decide la cruzada, las instituciones y los objetivos (defensa de la fe, la Iglesia, el papado); allí donde se encontrara uno de estos elementos habría cruzada. Mas deja de lado dos elementos esenciales: la peregrinación y el movimiento espontáneo, la respuesta. A su vez, al alargar el ámbito de la cruzada, viene a absorber la guerra santa. Finalmente, obvia el análisis léxico, que pone de manifiesto, sin embargo, que el papa, aun abusando de las instituciones de cruzada, siempre diferenció netamente los diferentes campos de aplicación de aquéllas, estableciendo una jerarquía en cuya cúspide se situaba Jerusalén. La crítica a la concepción «tradicionalista» se basa en que se atiene rígidamente a los principios enunciados en Clermont, obviando que la cruzada «vive su propia vida» (p. 334).

20Para Alain Dumerger la cruzada es una empresa decidida por el papado y que afecta a todos los fieles; asocia y amalgama guerra santa y peregrinación penitencial con el objetivo de devolver Jerusalén a los cristianos; la remisión de los pecados concierne a quien pronuncia el voto y toma la cruz; ha generado prácticas e instituciones que se han extendido a ámbitos de guerra santa sin referencia directa o indirecta a Jerusalén. La cruzada se ha salvado por la perduración de la idea, utilizada incluso por el Estado Moderno, que, a su vez se convirtió en mito.

21El libro de Alain Dumerger ofrece una amplia síntesis que abarca un planteamiento histórico global, presentando una visión totalizadora de las cruzadas, desde los aspectos institucionales hasta los relativos a la vida cotidiana. Alain Dumerger ha logrado mantener un hilo conductor en su exposición, sin caer en la dispersión de observaciones a que se prestaba el tratamiento de tan variadas cuestiones. Mantiene, a su vez, un ponderado punto de vista sobre el concepto de cruzada, que le permite analizar las transformaciones que ésta experimentó en su historia. Se ofrece una selecta bibliografía que no olvida la aportación de la historiografía española al tema. Las notas, a su vez, ofrecen una buena referencia de la base documental del libro, básicamente bibliográfica, como no podía ser de otra manera en una obra de síntesis. Nos hallamos, pues, ante una importante aportación al estudio de las cruzadas, cuyo interés reside sobre todo en el esfuerzo por relacionar los más variados aspectos de la realidad histórica que confluyen en su desarrollo.

Haut de page

Notes

1  Proceso histórico que, a su vez, expuso ya C. Erdmann, Die Enstehung des Kreuzzugsgedankens, Stuttgart, 19552.

2  No en vano ocupan casi treinta páginas en la selección de fuentes árabes reunidas por A. Maalouf, Las cruzadas vistas por los árabes, Madrid, 2003, p. 65-91.

3  Con respecto a la aparición del término en castellano conviene hacer una precisión a la exposición de Alain Dumerger. El Poema de Fernán González (hacia 1250) ofrece un temprano testimonio del término « cruzado », que aparece como adjetivo referido a « pueblo » [coplas 255d, 473d, 476d, etc. (ed. R. Menéndez Pidal, Reliquias de la poesía épica española, Madrid, 1951)]o bien como sustantivo (477c), para designar a los castellanos que luchaban contra los moros. Llama la atención su uso sistemático y su subordinación para la caracterización del pueblo castellano, que en el verso siguiente halla su más elocuente expresión: « Los pueblos castellanos, essas gentes cruzadas » (513a). El monje de Arlanza se apropiaba, de este modo, del ideal de cruzada, que en aquel entonces, con la séptima (1248-1254), encabezada por el rey San Luis, alcanzaba un punto álgido, convirtiéndola en el rasgo identitario esencial de Castilla. El castellano se revela, por tanto, más temprano que otras lenguas en la adopción del neologismo, que inmediatamente adapta a su propia circunstancia. En documentación del reinado de Alfonso X se halla extendido el término (ver testimonios en CORDE. Corpus Diacrónico del Español [http://www.rae.es] s. v. cruzada).

4  Para Mayer, en cambio, la bula de cruzada obedecería antes a la presión de la predicación (H. E. Mayer, Historia de las cruzadas, Madrid, 2001, p. 53).

5  Conforme al principio del análisis del vocabulario, al que se atiene Alain Dumerger, hay que constatar que el uso del término reconquista es muy tardío. Conforme a los testimonios ofrecidos por CORDE. Corpus Diacrónico del Español [http://www.rae.es] s. v. reconquista, se documenta por vez primera este término en 1511, en la traducción castellana de Tirant lo Blanc, con el sentido genérico de recuperación de una plaza perdida anteriormente. Habrá que esperar a fines del siglo xviii para que el vocablo adquiera significación histórica. A Cadalso, en su Defensa de la nación española contra la carta persiana LXXVIII de Montesquieu (1768-1771), corresponde el mérito de su introducción. Mas es J. A. Llorente, en su Discurso sobre el orden de procesar en los tribunales de la Inquisición (1797), el primero en otorgarle pleno valor histórico al referirse a los «ocho siglos que duró la reconquista». En la documentación medieval el término más cercano es conquista, en la expresión «santa conquista» [ver al respecto A. Arranz, «El episcopado y la guerra contra el infiel en las Cortes de la Castilla Trastámara», La Monarquía como conflicto en la Corona Castellano-Leonesa (c. 1230-1504), Madrid, 2006, p. 256].

6  Resulta muy discutible que figurara la conversión como objetivo del avance reconquistador. Solo con los Reyes Católicos, merced a los buenos oficios de Hernando de Talavera, se observa un proyecto misionero de la población conquistada (ver al respecto F. Márquez Villanueva, Investigaciones sobre Juan Álvarez Gato, Madrid, 1960, p. 109-124).

7  Aquí convendría hacer una precisión: el fenómeno de la limpieza de sangre no deriva directamente del propio avance reconquistador, sino de las específicas circunstancias del grupo social de los conversos, que aumentó súbitamente a raíz del pogrom de 1391 (ver E. Mitre Fernández, Los judíos de Castilla en tiempo de Enrique III. El pogrom de 1391, Valladolid, 1994 y, sobre todo, E. Benito Ruano, Los orígenes del problema converso, Madrid, 2001).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luis Fernández Gallardo, « Alain Dumerger, Croisades et croisés au Moyen Âge », Atalaya [En ligne], 11 | 2009, mis en ligne le 20 avril 2009, consulté le 24 juin 2017. URL : http://atalaya.revues.org/444

Haut de page

Auteur

Luis Fernández Gallardo

Universidad Complutense de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page