Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier

La indumentaria de Isabel la Católica y la retórica visual del siglo xv

Nancy F. Marino

Résumés

En 1489, Henri VII d’Angleterre dépêcha ses ambassadeurs en Castille afin de conclure les négociations sur la dot de Catherine d’Aragon. Parmi les émissaires du roi se trouvait Roger Machado, héraut du souverain, d’origine hispanique, qui écrivit en français le journal de son séjour à Medina del Campo où la rencontre eut lieu. Le but du journal était d’informer Henri sur la valeur de la richesse matérielle de la cour castillane ce que Machado fit par le biais d’une description minutieuse des vêtements et des bijoux de la reine. Apparemment, le roi vit en ces objets une garantie du paiement de la dot de l’infante. Cependant, la reine Isabelle semble les avoir portés dans une sorte de performance de son autorité et de son pouvoir en tant que souveraine de Castille. En dépit de l’accord conclu pendant ladite mission diplomatique et des espérances d’Henri VII, la cour castillane ne paya jamais la dot de Catherine.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Sobre la proclamación de Isabel, véase Palencia, vol. 2, p. 155 ; para una interpretación de los h (...)
  • 2  Para la consolidación del poder de Isabel, véanse los libros de Weissberg y Carrasco. Sobre la vid (...)
  • 3  Palencia, vol. 2, p. 166-167.
  • 4  El humanista Antonio de Nebrija sugirió el uso del nudo gordiano con el yugo y el lema « Tanto mon (...)
  • 5  Baeza enumera las telas y pieles usadas en la fabricación de los vestidos de la reina y sus damas (...)

1El 13 de diciembre de 1474, el día después de la muerte de su hermano Enrique IV, Isabel de Castilla salía de la catedral de Segovia, nuevamente proclamada monarca del reino. Se había quitado la sarga blanca de luto y vistió para su coronación un rico brial de seda bordada y las mejores joyas que poseía ; delante de ella iba Gutierre de Cárdenas, su contador mayor, blandiendo una espada desenvainada1. Esta toma de poder tan decisiva –amén de simbólica– marcó el inicio de una campaña publicitaria cuyo fin fue legitimar a la única mujer reinante en Europa a finales del siglo xv, y la primera mujer reinante en España desde la infortunada Urraca en el siglo xii. El camino que le llevó a la corona castellana fue sin embargo tortuoso. Se había cuestionado la legitimidad del nacimiento de Juana, hija y heredera de Enrique IV, ocasionando un conflicto entre los nobles que defendían su derecho al trono y los que apoyaban a la princesa Isabel. Esta salió victoriosa en una guerra civil que no terminó hasta 14802. Sin embargo, la nueva reina siguió empleando diferentes estrategias para solidificar su legitimidad y asegurar una opinión positiva de su persona. Hubo quienes no querían ver a una mujer reinar sola, entre ellos el cronista Alfonso de Palencia, quien lamentó el inconveniente del sexo del nuevo monarca castellano, enumerando las desventajas de una mujer que ejerciera el papel masculino de la monarquía3. No extraña, entonces, que, desde el primer momento de su proclamación, Isabel decidiera aprovecharse de su género femenino para ganar el respeto y amor de sus súbditos y para establecer su autoridad en España. Por un lado, quiso destacar su papel de esposa y madre, dedicándose a la educación de sus hijos, su devoción a su marido, y su piedad religiosa. Pero, por otro lado, adoptó el lema de Fernando « Tanto monta », dándole un matiz nuevo, el del poder compartido con él4. Sin embargo, y como pronto veremos, a pesar de su insistencia en « Tanto monta », por lo menos fuera de España se consideraba a Isabel el monarca de Castilla, por encima de Fernando en las cosas tocantes al reino. Y a pesar de su aparente parquedad en cuestiones domésticas, el libro de cuentas de la casa de Isabel es testigo de los gastos extraordinarios en sus vestidos, joyas, y adornos personales5. Las apariencias le importaban mucho a la reina católica, y por esta razón aprendió a utilizar su apariencia física, su femineidad, como una herramienta propagandística para establecer su autoridad y supremacía dentro y fuera de España. El cronista Fernando del Pulgar defendió a Isabel de los que decían que ella tenía el vicio de « pompa demasiada », replicando que

  • 6  Pulgar, vol. 1, p. 78.

(…) entendemos que ninguna cerimonia en esta vida se puede hazer tan por estremo a los reyes, que mucho más no requiera el estado real ; el qual así como es uno e superior en los reynos, así deve mucho estremarse e resplandecer sobre todos los otros estados6.

  • 7  La obra del cronista Lorenzo Galíndez de Carvajal es un buen ejemplo de este tipo de revisionismo. (...)
  • 8  Sobre los gustos y la supuesta maurofilia de Enrique IV, véase Weissberger (« A tierra… »). Fernán (...)

2Los cronistas de Isabel le ayudaron a destacarse como reina legítima, editando las crónicas sobre Enrique IV con el fin de « corregir » la historia de su reinado7. Estos historiadores criticaron al desaparecido rey por diversas razones, entre ellas su negligencia en lo tocante a la Reconquista y su personalidad pasiva en general, y por su rechazo de la opulencia normalmente asociada con la monarquía y los monarcas. Y es cierto que el gusto sencillo de Enrique le diferenciaba en el entorno real y aristocrático que marcaba la norma en el siglo xv : prefería vestirse a lo morisco y por lo visto huía de las festividades cortesanas8. En esto, Enrique difería también del resto de los monarcas europeos de aquella época. E. Jane Burns nos indica que

  • 9  Burns, p. 26.

(…) the courtly world depends on material extravagance and opulence, reflecting a culture obsessed with self-display and ostentation as a form of self-definition among members of the ruling elite9.

  • 10  El término que Burns utiliza para referirse a estas señales de vestimenta es « sartorial signifier (...)

3Tan importante fue la vestimenta en ese entorno que llegó a ser una forma activa de las relaciones sociales. La realeza y los nobles vestían con la intención de poner de manifiesto su estatus social, una práctica que hizo del adorno personal un sistema semiótico complejo según los códigos del cual el atuendo personal denotaba no sólo el rango social o el linaje, sino también la ceremonia celebrada10. En esta cultura cortesana la aristocracia sabía descifrar este tipo de signos según un conjunto de reglas que regían una interpretación común. Estas convenciones interpretativas estaban basadas en unos símbolos visuales : tipos, colores, y cantidades de telas, joyas, y otros adornos personales. Por lo tanto se puede considerar la indumentaria como un « texto », una forma de comunicación no verbal pero sí muy elocuente. Sin embargo, las sociedades de aquella época tenían su propio sistema de significantes y significados que sabían distinguir y que hoy día no sabríamos descifrar perfectamente.

4Estas señales visuales crearon en la aristocracia el deseo de destacarse, de competir con los demás linajes. Podemos ver en las crónicas de la época que, en las festividades cortesanas, la cultura material desempeña un papel tan importante como los participantes. La ostentación fue indispensable durante la época de Juan II de Castilla, siendo las fiestas en Valladolid en 1428 y la boda del condestable Miguel Lucas de Iranzo dos ocasiones en las que los suntuosos banquetes, las decoraciones, y el atuendo de anfitriones e invitados llegaron al nivel de competición entre las familias. Aunque el reinado de Enrique IV empezaba de la misma manera, con fiestas en consonancia con las de la época anterior, en los últimos diez años de su vida el monarca rechazó el boato a favor de la sencillez.

  • 11  Nieto Soria, p. 57.

5La hermana de Enrique IV, Isabel, no fue de la misma opinión, aun cuando era todavía princesa. Cuando en 1473 recibió a los embajadores borgoñones en Alcalá de Henares, lo hizo desde un alto estrado decorado con ricas telas, vestida de un brial de terciopelo verde, y tabardo de brocado carmesí, y un collar muy rico. De sus primeros años como reina hay otras descripciones en las crónicas de la ropa que vestía para celebrar el nacimiento de su hijo Juan, la conquista de Loja, o el matrimonio de su hija Isabel con el rey de Portugal. Pero quizás el momento más significativo por la importancia de su indumentaria y sus alhajas fue la recepción en 1489 de los embajadores de Enrique VII de Inglaterra, que viajaron a España para los desposorios de Catalina de Aragón con el malogrado príncipe de Gales, Arturo. En este encuentro podemos apreciar claramente la importancia de la comunicación de un mensaje mediante unas claves visuales. Para esta visita la reina Isabel empleó de manera provechosa sus vestidos, sus joyas, y su lema en una performance de su autoridad personal. Esto corresponde a lo que ha notado José Manuel Nieto Soria, que en los encuentros de dimensión internacional, « será posible advertir una actitud de máxima ostentación cortesana (…) lo que entra en el capítulo de la competencia simbólica entre reinos y que tiene como una manifestación habitual esta actitud de ostentación que actúa como mensaje de poder de un reino frente a sus vecinos »11.

  • 12  Los primeros capítulos de la nueva biografía de Enrique VII, escrita por Thomas Penn, detallan las (...)

6Enrique VII envió una embajada pequeña a Castilla para representarle en la cuestión del matrimonio de Catalina y Arturo ; después, los embajadores se dirigieron a Portugal para la misión secundaria de entregarle al rey Juan II de Portugal la Orden de la Jarretera. Enrique de Inglaterra había ascendido al trono en circunstancias dudosas, tras haber derrotado a Ricardo III en el campo de Bosworth, donde este murió. Enrique pretendía al trono por ser el último descendiente legítimo de Eduardo III, reclamación no aceptada por varias facciones nobles, que se rebelaron contra él a lo largo de varios años. Por esta razón, Enrique buscaba oportunidades para legitimar su corona y llenar sus arcas, casi vacías a causa de las constantes batallas12. El matrimonio español era, por consiguiente, muy atractivo : representaba no sólo la aceptación política por un linaje cada vez más importante en Europa, sino también una oportunidad económica. Las negociaciones sobre la dote de Catalina habían empezado en Inglaterra bajo la dirección del embajador español, el Doctor Rodrigo González de Puebla, y aunque las dos familias reales habían llegado a un acuerdo preliminar de 200.000 coronas de oro a pagar en dos plazos, los Reyes Católicos seguían mostrando resistencia a lo que consideraban una suma elevada. Por esta razón fue decidido que el contrato matrimonial sería finalizado en Castilla en presencia de una delegación inglesa.

  • 13  Los datos biográficos de Machado han sido recogidos por Gairdner (Henrici…, p. xxxviii-xlv) y Wagn (...)

7El Doctor Thomas Savage, abogado del rey inglés, fue el embajador principal, seguido por Richard Nanfan, armado caballero el día anterior a la salida de Inglaterra. Les acompañaba el Heraldo Richmond, cuyo nombre era Roger Machado, un súbdito francés de probable origen español. Era el favorito del rey y su amigo entrañable, que le había servido de heraldo personal desde sus días en el exilio en Bretaña. Al ascender al trono en 1485, Enrique lo nombró Rey de Armas de Norroy13. Aunque el papel público de Machado en la delegación de 1489 consistía en asistir a los actos ceremoniales en compañía de Savage y Nanfan, queda claro que el rey también le había asignado otro trabajo más personal : el heraldo escribió para su monarca una memoria de lo que vio durante esta misión, un relato que se centra en la riqueza material de la corte castellana. Machado quedó impresionado con el lujo que los Reyes Católicos ostentaron para la ocasión, pero lo que más le deslumbró fueron los extravagantes vestidos y joyas que lució Isabel durante los quince días de las ceremonias oficiales.

  • 14  El texto en francés aparece en las páginas 157 a 222 y en inglés en las páginas 328 a 389.

8Hoy día, esta memoria se encuentra en el Colegio de Armas en Londres (Arundel Ms. 51, folios xxix-88). Fue publicada en su versión original (el francés algo contaminado por el castellano) y traducida al inglés por James Gairdner en 185814. Se nota el carácter personal del cuaderno en su letra descuidada, los folios en blanco sin cortar, y las varias tachaduras. Un aspecto curioso de la memoria es el punto de vista que Machado utiliza, que cambia según el tipo de la situación que narra. Cuando escribe sobre el viaje desde Inglaterra, sobre las palabras y actividades de los otros viajeros, o sobre su propia presencia en los actos ceremoniales, Machado lo hace en tercera persona, refiriéndose a sí mismo como Richmond, su designación heráldica. Pero cuando ofrece opiniones subjetivas sobre lo que ha observado, utiliza la primera persona para expresar sus impresiones. Por ejemplo, Machado describe una fiesta de toros en honor a los embajadores ingleses, incluyéndose a sí mismo al referirse a ellos en tercera persona. Pero al llegar a la descripción de la ropa que las damas llevaban aquel día, el yo subjetivo interviene en la relación :

  • 15  Gairdner, p. 182.

Et touchant de les abillements et richesses des dames et damoiselles je ne le vous saroye pas mettre en escript, car je ne le saroie pas escrire en ung an (…) Et pource je ne saroye tant dire qu’il ne soit beaucoup plus15.

  • 16  Ibid., p. 172.

9Esta cita demuestra también que Machado tenía un destinatario en mente al escribir el texto, a juzgar por el uso de la palabra vous, que sin duda se refiere a Enrique VII. Esto lo hace en otros momentos también, como cuando se refiere al discurso que el Doctor Savage leyó delante de los Reyes Católicos en la primera entrevista : « La quelle prepossicion vous ores sy apres plus à plain par escript »16.

  • 17  Para los detalles de las negociaciones, véase Calendar of Letters, vol. 1, p. 21-24.
  • 18  Después de la muerte de su mujer, Enrique envió a un legado a conocer a Juana de Nápoles, sobrina (...)

10La clase de información que Machado relata en su memoria delata sus intenciones y su propósito. No escribe sobre la razón principal de la embajada, las negociaciones finales sobre la dote de la infanta Catalina, que fueron finalizadas varios días antes de la despedida de los embajadores17. De hecho, sólo las menciona de paso y sin especificar sus pormenores. Al contrario, el diario del heraldo Richmond consiste en una observación pormenorizada de los aspectos sociales de la visita a Castilla, y la riqueza material de la corte de Fernando e Isabel. Cualquier lector desinteresado pensaría que esta visita fuera esencialmente ceremonial. Pero esta es la información que más le interesaba a Enrique VII, que en otras ocasiones también había solicitado a sus embajadores datos personales sobre los monarcas que visitaban18.

11Machado empieza su relato con la historia del viaje desde Inglaterra y la llegada a tierras españolas el 16 de febrero de 1489. Después de pasar por Burgos, Valladolid, y por otras villas donde los nobles les brindaron su hospitalidad, los embajadores llegaron al lugar que los reyes habían elegido para el encuentro, Medina del Campo. El heraldo no hace ningún comentario sobre esta ciudad, pero entre todos los lugares de la corte itinerante de los Reyes Católicos (Segovia, Sevilla, y Granada, entre otras) la elección de Medina fue en alguna medida simbólica, ya que en esa época era uno de los centros comerciales más importantes de Europa, y por lo tanto evocaba de manera tácita la gran prosperidad de Castilla.

12Porque de Castilla se trataba, la Castilla de Isabel, y no del Aragón del rey Fernando. En su memoria Machado se refiere a ellos como « les Roys de Castille », una designación que cree que tiene que explicar :

Et pource que aunchuns à la venture feroint feculte pource que je parle des Roys et que aunchunne gens pourront mussir et dire « Comment, ail deus Roys en Castille ? » Nenny, mes je escript Roys pource que le Roy est Roy de par la Royne par voye de mariage, et pource ilz se dient Roys et se escripvent en leurs lettre « De par le Roy et la Royne », car elle en est la heritière (166).

  • 19  En 1484 Nicolas von Poppelau quedó asombrado por el hecho de que Fernando no pudo firmar ningún do (...)

13Isabel insistía en la fórmula de nombrar a ambos en todos los documentos que firmaron, acto que coincide con el lema « Tanto monta ». La explicación de Machado demuestra que las personas de fuera de España consideraban poco común este tipo de designación. De hecho, otros viajeros extranjeros del siglo xv ya lo habían comentado.19

  • 20  Nieto Soria, p. 134.

14Este reconocimiento de la autoridad exclusiva de Isabel puede explicar el proceso profesional del heraldo Richmond durante la visita inglesa a Castilla. Toma nota de los varios aspectos de la vida y las normas de la corte : el protocolo de las visitas oficiales, con sus jerarquías en el uso del espacio regio, y las diferentes actividades festivas, como las procesiones, o los saraos, torneos, y toros. Pero entre todas estas noticias se destaca un tema recurrente, un interés especial que se revela como la intención primaria del autor : transmitir al rey Enrique un informe sobre las joyas extraordinarias y la ropa extravagante de la reina Isabel, señalando con cifras específicos el valor monetario de casi todos estos artículos. Como iremos descubriendo, la indumentaria de la reina católica tenía un valor tanto simbólico como ambiguo : para Isabel su ropa y sus joyas tenían un significado esencialmente social, sirviendo de una manera de marcar su identidad como reina de Castilla. Como ha señalado Nieto Soria, en este tipo de ocasión uno quiere « ofrecer cierta imagen, en parte ficticia, en parte real, del poder que ostenta una monarquía »20. Para Machado, sin embargo, el valor de los vestidos y adornos de la reina no fue metafórico sino literal, ya que sus comentarios al respecto se limitan exclusivamente a lo monetario. En efecto, se puede llegar a la conclusión de que el heraldo veía las posesiones de la reina como un aval que garantizase el pago de la dote disputada de Catalina. Su trabajo consistía en hacer tangible con palabras precisas algo que era esencialmente visual e intangible, el espectáculo del atuendo de la reina : era visual, pero no visible al rey inglés por su ausencia. Es también importante señalar que en ningún momento cita el heraldo Richmond las palabras pronunciadas por la reina. Éstas no interesaban evidentemente, y en todo caso serían ceremoniales y formularias. Todo lo importante e interesante quedaba en el terreno visual, en la comunicación no verbal.

  • 21  Aquí y a lo largo de la relación de Machado este dosel está omnipresente. Queda claro que el heral (...)

15El primer encuentro entre los Reyes Católicos y los embajadores ingleses ocurrió en Medina del Campo la noche del 14 de marzo. Los monarcas estaban sentados bajo su dosel de estado, hecho de tela de oro y adornado con el escudo acuartelado de armas de Castilla y León21, como se puede apreciar en esta miniatura del Cancionero de Pero Marcuello :

Fig. 1. Los Reyes Católicos bajo su dosel de estado. Cancionero de Pero Marcuello
(http://www.spanisharts.com/​books/​literature/​imagenes/​cpm1g.jpg)

16El dramatismo de llegar desde la oscuridad de la noche a esta cámara iluminada con antorchas, y el espectáculo de los reyes puestos sobre un escenario esencialmente teatral, todo esto causó gran impresión en los embajadores.

  • 22  La prenda masculina llamada ropa podía llegar a la rodilla o al suelo, según la formalidad de la o (...)
  • 23  No sólo los reyes vestían tela de oro en esta ocasión, sino también sus hijos, los representantes (...)
  • 24  Esta moda española sería la verdugada, una falda que cubría un armazón de verdugos y que le daba a (...)

17Este encuentro supone la primera alusión de Machado en su diario a la vestimenta. Muy revelador es el espacio que él dedica a la descripción de cada persona. Sobre lo que vestía Fernando, escribe menos de una oración : llevaba puesta una ropa de tela de oro forrada de piel de cebellina (como se aprecia en la fig. 1)22. Pero a continuación, Machado emplea más de trescientas palabras para describir meticulosamente el vestido y las joyas de Isabel. Queda claro que esta primera aparición de la reina lo dejó de lo más impresionado. Como Fernando, estaba vestida de tela de oro, completamente confeccionada con hilo de oro23. Sobre el vestido llevaba un brial de tela de oro « hecho al modo del país »24. Se puede apreciar la « verdugada » de Isabel en esta ilustración del ya citado Cancionero de Pero Marcuello :

Fig. 2. Isabel I, Cancionero de Pero Marcuello
(http://3.bp.blogspot.com/​-lKk3O8n8JXs/​T0t3L4pw8gI/​AAAAAAAABWg/​
2T2g5M3b9wo/s640/Marcuello.png)

  • 25  Bernis conjetura que este tipo de mantellina con los brazos abiertos fue una moda exclusivamente e (...)

18Encima del brial, lucía una ropa de terciopelo negro, una especie de mantellina con capucha y aperturas en los brazos para que se viese el vestido dorado (fig. 3)25. Se aprecia esto si nos fijamos bien en el antebrazo izquierdo de la reina tal como es representado en el cuadro La Virgen de los Reyes Católicos, conservado en el Museo del Prado y accesible a través de la « Galería online » de dicho museo (que permite hacer un zoom sobre un detalle como aquí el antebrazo) :

Fig. 3. « Maestro de la Virgen de los Reyes Católicos » (Museo del Prado, Madrid)
(http://www.museodelprado.es/​coleccion/​galeria-on-line/​galeria-on-line/​obra/​la-virgen-de-los-reyes-catolicos/​)

19En el borde de la mantellina había adornos de oro macizo, piezas rectangulares del tamaño de un dedo, embellecidos a su vez con piedras preciosas. Alrededor del cuerpo, Isabel ceñía un cinturón de cuero blanco « fayte à la mode que les hommes sont acoustumé de porter » (171). Colgaba del cinturón una bolsa o escarcela guarnecida con un imponente rubí balaj del tamaño de una pelota, además de cinco diamantes gruesos como habas. Se aprecia una escarcela semejante en el retrato de Maximiliano II, obra de Antonio Moro, y también visible en la « Galería online » de dicho museo :

Fig. 4. Maximiliano II por Antonio Moro (Museo del Prado, Madrid)
(http://www.museodelprado.es/​coleccion/​galeria-on-line/​galeria-on-line/​obra/​
el-emperador-maximiliano-ii/)

20En el cuello la reina llevaba un collar de oro con rosas esmaltadas en rojo y blanco, cada una de ellas incrustada con una joya grande. De cada lado de su pecho colgaba una cinta larga, decorada con más de cien diamantes balajes, rubíes, perlas, y otras piedras de gran valor. Encima de un hombro tenía un manto corto de satén carmesí, forrado de armiño. Machado concluye su relación de estas prendas calculando su valor en exactamente la cantidad de la dote de la princesa Catalina que había sido negociado en Inglaterra :

Certes, comme je quide, et ausy comme je pour lors ouy dire je estyme que les abillemens que elle avoit pour lors sur elle estoint dela valleur de ij.c. mille escus d’or (171).

21Sobre las alhajas de la reina el heraldo comenta que eran « la plus riche chose que jamay nulz hommes virent le parayl ».

  • 26  Bernis, Trajes, p. 22.

22Al leer el informe de su heraldo el rey Enrique VII seguramente pudo descifrar los códigos tanto explícitos como implícitos. Sólo los tejidos que Machado describe valían una pequeña fortuna, sobre todo la tela de oro. El terciopelo negro de la mantellina también rebosaba lujo : los tejedores más hábiles podían producir menos de diez centímetros al día de este tejido suntuoso. El manto de satén carmesí también tenía un valor elevado, debido al hecho de que teñir el satén de este color duplicaba su costo26. Este manto tenía bordes de armiño, una piel real y la preferida de la reina, que figura varias veces en el libro de cuentas de su casa, al lado de su precio elevado.

  • 27  Anderson, p. 221.
  • 28  En el retrato de Catalina de Aragón pintado por Michel Sittow (artista flamenco que fue pintor de (...)

23Además del mensaje explícito sobre la valoración de estas prendas, otros detalles de los adornos de Isabel constituían un mensaje implícito para el rey Enrique. El cinturón de cuero blanco con su bolsa incrustada de piedras lo llevaba puesto alrededor de su cintura, como hacían los hombres ; en la moda femenina las bolsas se llevaban colgadas de cintas y llegaban hasta la rodilla27. Al seguir la moda masculina quizás Isabel quisiera hacer alarde de su papel varonil de monarca ; y al colocar la escarcela lujosa en su cintura donde llamaba la atención, Enrique podía imaginar metafóricamente las riquezas que contenía. El rey inglés también se habría fijado en los detalles del collar de rosas rojas y blancas. ¿Sería porque esas flores parecían representar la Casa de Tudor, que unía la rosa roja de Lancaster con la blanca de York ? ¿Pensaría Enrique VII que el collar fue hecho con la intención de celebrar la unión de sus familias ? Semejante gesto no hubiera sido extraordinario, pues muchas veces en la historia los reyes mandaron hacer una joya importante para representar un enlace matrimonial28. Enrique tenía fama de gran aficionado a las joyas y poseía una buena colección de piedras preciosas que guardaba celosamente. En 1487 un platero valenciano describió el collar de esta manera :

  • 29  Danvila, p. 580, n. 1.

set balaxos y huyt perles : los set balaxos cascun balaix en sa avellana engastat e cascuna avellana en sa peça, mesa en manera de flor : les huyt perles cascuna en son molinet e meses sobre una rosa, en mig de peça ço es, entre balaix y perla, tres peças á manera de jous esmaltades de rong yolez y blanch29.

  • 30  El platero valoró el collar en unos 40.000 ducados en el momento de describirlo, con motivo de su (...)
  • 31  Angulo, p. 31-32.

24Era fácil ver en esta joya un tributo a los Tudor. Pero si el rey inglés tenía la impresión de que el maravilloso collar que lucía Isabel esa primera noche bien pudiera acabar en Windsor con Catalina de Aragón, no podía estar más equivocado ya que el collar no fue hecho para esta ocasión. Se trataba del famoso collar de los balajes que había pertenecido a doña Juana Enríquez, madre del rey Fernando, regalo que este le hizo a Isabel como señal de su enlace con ella30. Por si el referido collar no fuera suficiente para marcar las riquezas de la reina, llevaba también puesta otra joya magnífica, las cintas largas y guarnecidas de piedras en cada lado de su pecho. También tenían historia esas cintas, siendo usadas de garantía con el collar de los balajes. Se trata con toda probabilidad del Collar de los Cordones, que constaba de veinticuatro piezas de oro decoradas con veinte balajes, sesenta perlas grandes y treinta de menor tamaño, además de cincuenta pendientes de perlas más pequeñas. El platero valenciano indica que este collar pesaba siete marcos y cuatro ochavas (más de 1725 gramos), más que el collar de los balajes31.

  • 32  « One of the most telling marks of the ruling, aristocratic class… is its movable, detachable luxu (...)

25Si las primeras impresiones son importantes, esta fue deslumbrante : la tela de oro del dosel, reafirmada en los vestidos de la familia real y la nobleza, y el despliegue de ricas joyas. Todas esas claves visuales representaban claramente la prosperidad de Castilla y la autoridad de su reina. Machado entiende que su trabajo como autor de la memoria de esta visita es interpretar el valor monetario de las prendas y alhajas de Isabel, y por eso termina su descripción cifrando su valor en unas 200.000 coronas de oro. Es fácil ver que el diario de Roger Machado es también, o quizá esencialmente, un libro de cuentas. Durante las dos semanas en Medina del Campo observa la riqueza material, la describe detalladamente y en términos hiperbólicos, y les asigna precio a muchos de los objetos que ve, sobre todo las joyas que son particularmente movibles y se pueden vender o empeñar32. En los banquetes Machado menciona de paso las apetitosas comidas, haciendo hincapié en la vajilla de plata que se utilizaba para servirlas. Cuenta el número de damas de honor, detalla su ropa, y luego dice exageradamente, pero con gran efecto, que tardaría un año en acabar de referirlo todo. Enrique de Inglaterra podía ver en esas cosas no sólo la garantía de la dote de la joven Catalina, sino un posible lote de bienes transferibles a su reino.

  • 33  Nieto Soria, p. 133.

26Nieto Soria ha señalado que las visitas oficiales de embajadores extranjeros eran ocasiones en que se ponían « en funcionamiento todos los mecanismos propios de la teatralidad cortesana »33. Esto se puso de manifiesto el 22 de marzo, cuando los Reyes Católicos honraron a la legación inglesa con justas y torneos, una celebración cortesana típicamente caracterizada por la pompa. En aquella ocasión los monarcas castellanos tenían planeado un espectáculo esencialmente teatral, según podemos inferir de la descripción que nos ha dejado Machado :

Et avoint les dicts Roys ordonnés que les dicts enbassadeurs fussent les premiers sur le dict escarravaulx affin qu’ilz vissent les Rois venir à tout leurs estas es listes. Et est vray que moult richement et somptueussement vindrent, et estoit beau à veyoir (177).

27Queda claro que los monarcas habían preparado una extravagante exhibición visual en la que los embajadores fueron los espectadores de una performance de la grandeza de su corte. Machado recuenta el desfile del Rey, su hijo Juan, y la alta nobleza castellana, todos ricamente ataviados, con su montura adornada de oro y piedras. Pero es otra vez la reina Isabel la que más llama su atención, con su traje de tela de oro debajo de una mantilla de seda carmesí y terciopelo negro, ribeteada con perlas y rubíes, y la perla grande en su tocado, sobre lo que el heraldo exclama que « il n’est homme qui bonnement ne saroit istimer qu’il pourroit valloir, tant riche estoit » (178). La reiterada e insistente declaración, durante su estancia en Medina del Campo, que jamás ha visto semejante cosa en la vida, lleva la fuerte implicación que en Inglaterra no hay nada igual. Hacia el final de su relación, Machado declara esto más explícitamente, cuando los Reyes Católicos hacen a los embajadores regalos valiosos :

On parle de l’onner que en fait es enbassadeurs an Angleterre : certes ce n’est pas à l’onner que on fait aulx enbassadeurs au royaulme de Castille, et en especial au temps de ces nobles Roys et Royne (181).

28Otra clave sugerente que Machado vio continuamente en estas dos semanas fue el lema « Tanto monta », sobre todo en el dosel de estado bajo el que los reyes recibieron a los embajadores. Aunque estaba a la vista de Machado en casi todos los momentos, en ninguno le llamó tanto la atención como durante la corrida de toros celebrada unos días después de su llegada, cuando la reina llevaba el lema como adorno en las mangas de su vestido. Aquel día Isabel vestía un brial de satén verde y un collar de muchas piedras preciosas que servían de telón de fondo de unas mangas de terciopelo carmesí que llegaban al suelo. En el borde de las mangas largas el heraldo podía leer el lema :

  • 34  En la fig. 2 se pueden ver unas letras en el borde del vestido de la reina, que dan una idea de es (...)

et coussu par dessus des grosses lectres d’or batu de la longuer don’un quart de verge, et estoit son mot ; et sur scheschun lettre garnis de grosses perles, et la plus riche chose que jamais ne fut veu (182)34.

29Las mangas del vestido de la reina llamaban la atención por varias razones. En primer lugar, aunque las mangas largas de punta estaban muy de moda en aquel momento, casi nunca llegaban al suelo, sino sólo a la rodilla. Y aunque podían estar ribeteadas, el adorno solía ser unas figuras bordadas con hilo de oro o plata, o simplemente un ribete de tela de color contrastante. Pero fue extraordinaria la exhibición de « Tanto monta » en letras de oro batido y guarnecidas de perlas, de más de veinte centímetros de largo. La vestimenta de la reina Isabel aquel día era un acto performativo de su identidad que invitaba a los testigos oculares a leerlo real y metafóricamente, con los ojos y con las imaginaciones.

30El énfasis que Roger Machado pone en las pruebas visibles de la riqueza de la corte castellana sirve de contraste directo con lo que escribe en su informe sobre la visita diplomática a Portugal que tuvo lugar justo después. Cuando se refiere a los monarcas portugueses, escribe « le Roy et la Royne » y no « les Roys » como lo había hecho al hablar de Fernando e Isabel. Los reyes de Portugal, Juan II y Leonor de Viseu, recibieron a los embajadores de Inglaterra con gran hospitalidad, obsequiándolos con diversiones como música, danza, y caza, ninguna de las cuales descrita por el heraldo Richmond en términos de lujo. Si hay algún aspecto de su estancia en Portugal que más le llama la atención es la comida, que el heraldo menciona varias veces, tratándose siempre de cosas muy sencillas. Recuenta que los monarcas vistieron ricamente para una de las celebraciones, pero no menciona sus trajes ; por lo visto esto le importaba poco a su lector implícito, el rey inglés. La única ocasión en la que Machado describe la ropa de alguien es durante la entrega de la Orden de la Jarretera : el rey vestía una capa de satén carmesí sobre un jubón de color violeta adornado con hilos de oro. Pero lo hace con una segunda intención : al final de la embajada, el rey portugués le regala al heraldo estas prendas por los servicios rendidos. De todas formas, la riqueza de la corona portuguesa le importaría poco a Enrique de Inglaterra, ya que no había en juego ninguna alianza matrimonial entre los dos países.

  • 35  Sobre las negociaciones de los dos contratos matrimoniales, véase Suárez Fernández, vol. 2, p. 162 (...)
  • 36  El primer tomo del Calendar of Letters contiene numerosos documentos pertenecientes a la dote. Las (...)

31Sin embargo, Enrique VII estaría muy consciente del acuerdo entre Juan II de Portugal y los Reyes Católicos sobre la dote elevada de la hija de estos, Isabel, para su matrimonio con Manuel, heredero del trono. Para no verse desestimado en comparación con los reyes portugueses, el rey Tudor insistió en una fuerte suma de dinero por la unión de Catalina de Aragón con su hijo Arturo35. Aunque Fernando e Isabel se habían negado a pagar las doscientos mil coronas de oro que el Dr. Puebla había negociado en Londres, esta es la cantidad que acabaron aprobando en Medina del Campo el 28 de marzo36. El informe que Roger Machado le escribió a Enrique VII había de dar la seguridad de que la corona de Castilla disponía de dinero más que suficiente para cubrir la cantidad estipulada.

32El heraldo Richmond habría vuelto feliz a Inglaterra, seguro de que el diario que le entregaría al rey contenía la información evidentemente solicitada, una prueba visual de la riqueza material de Castilla. No comprendería –como hoy día creemos comprender– que había un malentendido, un vacío entre el mensaje emitido por Isabel y asumido por él como receptor, causado por la ética de la selección de estos adornos y la ética de la interpretación que les daba él. Lo que es cierto es que en el caso de la reina como emisora de una comunicación y de Machado como receptor del mismo, se trata de un proceso dinámico que consiste en una serie de opciones y acciones con una intencionalidad pensada y específica. Estas telas magnificas con incrustaciones de joyas, con su lema en oro batido, y los collares sin par, Isabel las vestía como performance de su identidad, monarca titular del reino de Castilla, y por lo tanto mujer de gran autoridad y riqueza. Lo material es, en efecto, una manifestación de su poder. Se trataba de una manera de establecer una relación de poder para con Enrique de Inglaterra, de monarca a monarca. Sin embargo, Roger Machado no deja que su rey llegue a sus propias conclusiones sobre la apariencia física de Isabel. Enrique no está presente y no puede ver los trajes, y por eso su heraldo verbaliza para él los significantes ; por eso se trata de un comentario sobre la imagen y no la propia imagen. Y con sus comentarios Machado sólo deja al rey inglés pensar en el valor material de las cosas. Al comentar la vestimenta de la reina, el heraldo hace visible lo invisible de dos maneras : en una manera literal, hace que Enrique « vea » o visualice el atuendo de Isabel ; y en un sentido metafórico, hace visible el significado oculto de estos objetos. Todas estas riquezas valían mucho más que la dote disputada de Catalina, sobre todo las joyas, y sobre todo ese collar de los balajes. Pero Machado manipula su informe, citando más de una vez la cantidad de esta dote, para que su rey vea en estos objetos un aval del resto del pago, una especie de fianza tangible.

33Por lo tanto se trata de una cuestión de un significante y dos significados, de una interpretación desafortunada de unos signos no verbales, que resultó en un triángulo de mensaje y recepción entre Isabel de Castilla, Roger Machado, y Enrique VII de Inglaterra. Los factores en juego tenían repercusiones a largo plazo. Desde este momento hasta su matrimonio con Enrique VIII, siete años más tarde, Catalina vivió en un limbo económico. Enrique VII y Fernando se negaron a mantenerla, y al morir Isabel en 1504 todo llegó a ser más grave para Catalina. Fernando pronunció que su dote incumbía al reino de Castilla y no al de Aragón, y sin embargo se negó a que se recurriera a las joyas de Isabel para cumplir con las obligaciones contraídas. A pesar de lo que el heraldo Richmond había visto y descrito en Medina del Campo, al final Enrique VII acabó demandando la materialización de un acto intangible.

Haut de page

Bibliographie

Anderson, Ruth Mathilda. Hispanic Costume, 1480-1530. Nueva York : Hispanic Society of America, 1979.

Angulo Íñiguez, Diego. Isabel la Católica : Sus retratos y sus joyas. Santander : UIMP, 1951.

Arbeleta Mira, Letizia. « La corona rica y otras joyas de estado de la reina Isabel » en Isabel la Católica : La magnificencia de un reinado. Quinto centenario de Isabel la Católica, 1504-2004. Madrid : Sociedad estatal de conmemoraciones culturales, 2004.

Azcona,Tarsicio. Juana de Castilla, mal llamada la Beltraneja, 1462-1530. Madrid : Fundación Universitaria Española, 1998.

Bernis Madrazo, Carmen. « Las miniaturas de El Cancionero de Pedro Marcuello », Archivo Español de Arte, 25, 1952, p. 1-24.

—, Trajes y modas en la España de los Reyes Católicos. Madrid : CSIC, 1956.

Burns, E. Jane. Courtly Love Undressed : Reading through Clothes in Medieval French Culture. Filadelfia : University of Pennsylvania Press, 2002.

Calendar of Letters, Despatches, and State Papers, Relating to the Negotiations between England and Spain, (1485-1509). Ed. G.A. Bergenroth. Londres : Longman, Green, Longman, and Roberts, 1862.

Carrasco Manchado, Ana Isabel. Isabel I de Castilla y la sombra de la ilegitimidad : Propaganda y representación en el conflicto sucesorio, 1474-1482. Madrid : Silex, 2006.

Cuentas de Gonzalo de Baeza, tesorero de Isabel la Católica. Ed. Antonio de la Torre y del Cerro. Madrid : CSIC, 1955-56.

Danvila, Manuel. « La expulsión de los moriscos españoles », Ateneo 2, 1889, p. 563-590.

Fernández de Córdova Miralles, Álvaro. La corte de Isabel I. Ritos y ceremonias de una reina (1474-1504). Madrid : Dykinson, 2002.

Ferrandis, José. Datos documentales para la historia del arte español, III. Inventarios reales (Juan II a Juana la Loca). Madrid : CSIC, 1943.

García Mercadal, J. Viajes de extranjeros por España y Portugal, I. Madrid : Aguilar, 1952.

Historia Regis Henrici Septimi. Ed. James Gairdner. Londres : Longman, Brown, Green, Longman, and Roberts, 1858.

Jons, Michael. « Les ambassades de Roger Machado, le héraut Richmond en Bretagne (1490) », in 1491. La Bretagne, terre d’Europe. Colloque international de Brest. Brest – Quimper : Centre de Recherche Bretonne et Celtique / Société archéologique du Finistère, 1992, p. 147-160.

May, Florence Lewis. Silk Textiles of Spain. Nueva York : Hispanic Society of America, 1972.

Nieto Soria, José Manuel. Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastámara. Madrid : Nerea, 1993.

Palencia, Alfonso de. Crónica de Enrique IV. BAE 257-258, 267. Madrid : Atlas, 1973-175.

Penn, Thomas. Winter King. Henry VII and the Dawn of Tudor England. Nueva York : Simon and Schuster, 2012.

Pulgar, Fernando del. Crónica de los Reyes Católicos. Ed. Juan de Mata Carriazo. BAE 66, 68, 70. Madrid : Espasa Calpe, 1943.

Suárez Fernández, Luis. La España de los Reyes Católicos (1474-1516). Historia de España, 17, vol. 2. Ed. Ramón Menéndez Pidal. Madrid : Espasa Calpe, 1969.

Torres Fontes, Juan. Estudio sobre la « Cronica de Enrique IV » del Dr. Galíndez de Carvajal. Murcia : CSIC, 1946.

Tremlett, Giles. Catherine of Aragon. Nueva York : Walker & Co., 2010.

Wagner, Anthony. Heralds of England : A History of the Office and College of Arms. Londres : Her Majesty’s Stationery Office, 1967.

Weissberger, Barbara. « “¡A tierra, puto !” : Alfonso de Palencia’s Discourse of Effeminacy », en Josiah Blackmore y Gregory S. Hutcheson (ed.), Queer Iberia : Sexualities, Cultures, and Crossings in the Middle Ages and Renaissance. Durham : Duke University Press, 1999, p. 291-324.

—, Isabel Rules : Constructing Queenship. Wielding Power. Minneapolis : University of Minnesota Press, 2004.

Haut de page

Notes

1  Sobre la proclamación de Isabel, véase Palencia, vol. 2, p. 155 ; para una interpretación de los hechos, Weissberger Isabel Rules…, p. 44-46.

2  Para la consolidación del poder de Isabel, véanse los libros de Weissberg y Carrasco. Sobre la vida de Juana y las cuestiones de su legitimidad, el libro de Azcona. Todos ellos citados en la bibliografía de este trabajo.

3  Palencia, vol. 2, p. 166-167.

4  El humanista Antonio de Nebrija sugirió el uso del nudo gordiano con el yugo y el lema « Tanto monta » para Fernando de Aragón. Su significado original es que da lo mismo cortar o desatar el nudo.

5  Baeza enumera las telas y pieles usadas en la fabricación de los vestidos de la reina y sus damas a lo largo de su libro de cuentas.

6  Pulgar, vol. 1, p. 78.

7  La obra del cronista Lorenzo Galíndez de Carvajal es un buen ejemplo de este tipo de revisionismo. Se le pidió que corrigiera las crónicas sobre Enrique IV para producir una versión nueva. Galíndez cumplió la misión, enmendando los escritos de por lo menos dos de los historiadores reales del reinado anterior. Véase Torres Fontes.

8  Sobre los gustos y la supuesta maurofilia de Enrique IV, véase Weissberger (« A tierra… »). Fernández de Córdova reconoce que durante su reinado hubo fiestas y celebraciones, pero que el rey « se mantuvo al margen, abriendo una “fractura” que los Reyes católicos intentaron cerrar » (p. 225).

9  Burns, p. 26.

10  El término que Burns utiliza para referirse a estas señales de vestimenta es « sartorial signifiers » (p. 12).

11  Nieto Soria, p. 57.

12  Los primeros capítulos de la nueva biografía de Enrique VII, escrita por Thomas Penn, detallan las ansiedades de los primeros años del reinado del rey Tudor.

13  Los datos biográficos de Machado han sido recogidos por Gairdner (Henrici…, p. xxxviii-xlv) y Wagner (p. 137-145).

14  El texto en francés aparece en las páginas 157 a 222 y en inglés en las páginas 328 a 389.

15  Gairdner, p. 182.

16  Ibid., p. 172.

17  Para los detalles de las negociaciones, véase Calendar of Letters, vol. 1, p. 21-24.

18  Después de la muerte de su mujer, Enrique envió a un legado a conocer a Juana de Nápoles, sobrina de Fernando de Aragón, y para contestar a veinticuatro preguntas sobre su persona : la apariencia física –desde la cara hasta los dedos y los pies– sus costumbres personales, y la cantidad de dinero que podía heredar. Fue su relativa falta de recursos lo que le hizo perder interés en casarse con ella (Historia Regis, p. 222-239).

19  En 1484 Nicolas von Poppelau quedó asombrado por el hecho de que Fernando no pudo firmar ningún documento sin el permiso de Isabel : « Es necesario recordar en este momento una extraña paradoja sobre este reino : la reina es el rey y el rey es su sirviente… El rey no puede hacer nada sin el permiso de la reina ; por otra parte, lo que ella desea él se dispone inmediatamente a cumplirlo » (Mercadal, p. 319).

20  Nieto Soria, p. 134.

21  Aquí y a lo largo de la relación de Machado este dosel está omnipresente. Queda claro que el heraldo entiende implícitamente su significado como algo que marca el espacio regio, y frecuentemente observa la posición de todos los demás con relación a este espacio : los infantes a cada lado de los reyes, la aristocracia en un escalón inferior, los embajadores colocados delante de ellos en el papel de espectadores y no participantes de la acción.

22  La prenda masculina llamada ropa podía llegar a la rodilla o al suelo, según la formalidad de la ocasión, y tenía un forro de una tela de color contrastante o de piel (Anderson, p. 99).

23  No sólo los reyes vestían tela de oro en esta ocasión, sino también sus hijos, los representantes de los linajes nobles, y las damas de honor de la reina. En su libro sobre las telas lujosas de España, May explica que fueron Córdoba y Sevilla los centros más importantes de la manufactura de la tela de oro y otros paños usados por las elites sociales (vid. May, p. 236-241). Entre los regalos que los Reyes Católicos hicieron a los embajadores ingleses al final de la visita figuraron no sólo mulas, caballos, y dinero, sino también telas costosas.

24  Esta moda española sería la verdugada, una falda que cubría un armazón de verdugos y que le daba a la dama la forma de una campana. Por lo visto Juana de Portugal (la segunda mujer de Enrique IV de Castilla) fue la primera que usó esta vestimenta amplia para ocultar un embarazo ilegítimo en 1468. A pesar de sus orígenes un tanto escandalosos, la verdugada llegó a ser muy popular en el siglo xv. Catalina de Aragón introdujo la moda en Inglaterra, desde donde se extendió por casi toda Europa (Bernis, Trajes, p. 38-40 y Anderson, p. 208-11).

25  Bernis conjetura que este tipo de mantellina con los brazos abiertos fue una moda exclusivamente española, porque no aparece en las imágenes de la ropa de otras cortes europeas (Las miniaturas, p. 9).

26  Bernis, Trajes, p. 22.

27  Anderson, p. 221.

28  En el retrato de Catalina de Aragón pintado por Michel Sittow (artista flamenco que fue pintor de la cámara de los Reyes Católicos), la infanta lleva puesto un collar en el que la letra « K » (de Katherine) alterna con rosas rojas y blancas esmaltadas, como las del collar de su madre.

29  Danvila, p. 580, n. 1.

30  El platero valoró el collar en unos 40.000 ducados en el momento de describirlo, con motivo de su empeño. Había sido empeñado ya varias veces en prenda de las deudas de la Corona de Aragón antes de pasar a manos de Isabel, y después fue depositado en Valencia para gastos de la reconquista. No es, como se ha creído y como reza la leyenda, el collar que Isabel empeñó para la primera expedición de Colón, porque en ese momento la alhaja estaba fuera de juego, siendo ingresada en Valencia para cubrir los gastos del sitio de Baza. Esto fue en noviembre de 1489, escasamente ocho meses después de la visita de los embajadores ingleses. El collar sólo fue rescatado por Fernando un año después de la muerte de Isabel, aunque volvió a depositarlo en 1508 como prenda de un préstamo hecho por un genovés para cubrir la dote de Catalina (Angulo, p. 27). Por lo tanto, la embajada inglesa quizás fuera la última ocasión en que se vio el collar de los balajes en público en vida de la reina. De las joyas isabelinas no sobrevive ninguna (Arbeleta, p. 170-173).

31  Angulo, p. 31-32.

32  « One of the most telling marks of the ruling, aristocratic class… is its movable, detachable luxury goods, which can be traded independently as currency » (Burns, p. 27).

33  Nieto Soria, p. 133.

34  En la fig. 2 se pueden ver unas letras en el borde del vestido de la reina, que dan una idea de este tipo de adorno.

35  Sobre las negociaciones de los dos contratos matrimoniales, véase Suárez Fernández, vol. 2, p. 162-169.

36  El primer tomo del Calendar of Letters contiene numerosos documentos pertenecientes a la dote. Las primeras cartas tienen fecha de marzo de 1488, un año antes de la llegada de los emisarios ingleses a Medina del Campo. Según el acuerdo final, los Reyes Católicos pagarían la mitad de la dote a la llegada de Catalina a Inglaterra, y el segundo plazo en el momento de su matrimonio con el príncipe de Gales. Pero nunca se cumplieron las condiciones del acuerdo, y por lo tanto la correspondencia mantenida sobre el tema continuó hasta después de la muerte de Enrique VII en 1509.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nancy F. Marino, « La indumentaria de Isabel la Católica y la retórica visual del siglo xv », Atalaya [En ligne], 13 | 2013, mis en ligne le 13 décembre 2013, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://atalaya.revues.org/907

Haut de page

Auteur

Nancy F. Marino

Michigan State University
Distinguished Professor – Romance and Classical Studies
marinon@msu.edu

Haut de page